Juan Antonio Hernández Corchete reflexiona sobre la denominada ‘propiedad’ de los datos en el Seminario organizado entre la Cátedra Google y la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

Publicado el viernes, 7 junio 2019

Seminario Cátedra Google y Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

La Cátedra Google sobre Privacidad, Sociedad e Innovación de la Universidad CEU San Pablo celebró, en colaboración con la Sección de Derecho de las TIC de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, la segunda y última de dos sesiones enmarcadas en el Seminario “La llamada ‘propiedad’ de los datos y la tutela de los intereses jurídicos relativos a los datos”.

En esta segunda sesión, Juan Antonio Hernández Corchete, letrado del Tribunal Constitucional, vocal de la Sección y profesor de Derecho Administrativo, expuso que la idea de asociar la propiedad y los datos no es nueva, sino que lleva instaurada en la doctrina desde los años 70. Para Hernández Corchete, el hecho de que algunos autores hayan llegado a considerar los datos como una ‘commodity’ ha reabierto el debate. A partir de esa consideración, reflexionó sobre la pertinencia o no de utilizar el derecho de propiedad para tutelar derechos ligados a la personalidad que albergan los datos de carácter personal.

En este sentido, el letrado del Tribunal Constitucional afirmó que no se pueden proteger los derechos individuales intrínsecos al dato personal con derechos de propiedad: “no hay un derecho de propiedad de los datos útil suficiente para tutelar los derechos ligados a la personalidad”, zanjó.

En cuanto al “valor social” de los datos personales, abrió el debate sobre si en la sociedad actual, donde la economía gira en torno a los datos, los ciudadanos pueden negarse a ceder sus propios datos. El profesor cuestionó, además, si, como algunos autores afirman, la solución al dilema podría pasar por asignar una compensación justa y -matizó- regulada.

El experto, que también ahondó durante su exposición en el dilema del consentimiento y en la evolución de las posibles transferencias de datos con consciencia del usuario, concluyó que la vertiente ligada a la personalidad presente en los datos, es más poderosa que la económica y que no puede ir en contra de la innovación.

Para concluir su tesis, el letrado comparó la dicotomía entre las vertientes individual y económica con la distinción información (única) Vs. Dato (duplicable).

A raíz de la exposición de Hernández Corchete, distintos profesionales del derecho y de la protección de datos centraron el debate sobre la posibilidad de asignar un valor económico a los datos.

Eva Nieto, catedrática de la Universidad de Castilla La Mancha, opinó que “el enfoque del derecho de propiedad es inadecuado” y afirmó que “es el valor patrimonial el que puede extraerse de los datos”

Por su parte, el abogado Rafael García del Poyo, afirmó que “el interés legítimo en el tratamiento de  los datos radica en si existen sujetos que puedan lucrarse gracias a ello”. Para el abogado, ese interés legítimo ha de velar por los derechos fundamentales del individuo.

Para clausurar la sesión y el seminario, José Luis Piñar, titular de la Cátedra Google, reiteró la importancia de dar respuesta a un debate, el de la propiedad de los datos, que puede condicionar el futuro del tratamiento de los datos personales en un mundo globalizado.

No termino de comprender esta frase

No hay un “interés legítimo de los datos”. Puede haber un interés legítimo en el tratamiento de los datos.

Sobre el autor
Redacción

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo