El Consejo de Estado abraza la transparencia

Publicado el lunes, 10 febrero 2020

Consejo de Estado

Han tenido que transcurrir casi cinco siglos, los que van desde su constitución en el reinado del emperador Carlos a principios de los años veinte del siglo XVI, para que el Consejo de Estado, el máximo órgano consultivo del Gobierno y de la administración general que preside María Teresa Fernández Vega, abra las centenarias puertas del Palacio de los Duques de Uceda en los que se ubica a los periodistas.

Los numerosos informadores que nos reunimos la mañana del viernes, atendiendo la convocatoria formalizada por el largamente deseado y recién creado departamento de Comunicación del Consejo de Estado – dirigido con acierto, cercanía y eficacia por Núria Ribas- coincidíamos en un titular “ la noticia es estar aquí”. Y lo era sin duda, tanto por lo inusual de ser convocados a la institución consultiva como por que no se nos pusieran trabas para  realizar, como obligan las reglas de nuestro oficio, las preguntas que consideramos convenientes a los responsables de un organismo público.

Todo esto en una semana en el que el Consejo de Ministros se ha reunido “informalmente” en Quintos de la Mora, sin presencia de medios de comunicación y en un momento político en el que el recurso al plasma o las comparecencias sin preguntas forma parte de lo cotidiano. Sin olvidar que hay partidos políticos, que reciben dinero público que vetan la presencia de medios o periodistas, o empresas que niegan información de interés público cubriéndose bajo la socorrida capa de la protección de datos.

Pasando de las musas al teatro, y yendo a lo que nos llevó a la sede del órgano consultivo la presidenta María Teresa Fernández de la Vega, trasladó que el Consejo de Estado  ha iniciado una nueva etapa en la que  trabajará para acercar a la sociedad su trabajo como “centinela del buen funcionamiento de los servicios públicos”. Una nueva página web y su presencia en las redes sociales, dijo la presidenta, ayudarán en este elogiable camino.

La memoria de actividades de 2018, que presentó el consejero y exministro de Justicia Fernando Ledesma refleja que ese año se aprobaron  1.030 dictámenes normas y actos administrativos, de los que el 99 por ciento fueron secundados por los órganos que le consultaron.

Fernández de la Vega, por su parte, destacó “la independencia, rigurosidad, seriedad y eficacia del Consejo de Estado” al que pueden consultar el Gobierno, el presidente, los ministros, las comunidades de Cantabria y Extremadura -por no tener órganos consultivos propios-, el Banco de España, el Tribunal de Cuentas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Sobre la posibilidad de abrir estas consultas, por ejemplo a los grupos parlamentarios o la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia,  indicaron que la limitación se encontraba en la Ley Orgánica que regula sus funciones y que, si así lo decide el Parlamento, podría modificarse.

Coincidiendo con el 40 aniversario de la ley orgánica de 1980 reguladora de la institución, este año el Consejo de Estado desarrollará un  «ambicioso» programa de actividades que incluye jornadas,  encuentros jurídicos de alto nivel académico y relevancia internacional y cursos de formación.

Sobre el autor
Carlos Capa

Periodista jurídico. Autor de Vida Jurídica en Cinco Días y Director de Lawyerpress TV. Redactor jefe área despachos e instituciones de Lawyerpress. carlos.capa@lawyerpress.com - @capa_carlos

Comenta el articulo