MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

La abogacía y sus últimos y lamentables sucesos

MADRID, 09 de FEBRERO de 2013
 

La verdad es que el hecho de “suspender la proclamación de los resultados electorales” por parte de la comisión electoral al efecto, el 18 y el 19 de diciembre de 2012, se me presenta como de una gravísima e inaudita entidad, desconocido tal hecho, en magnitud, que recuerde, en la larga historia colegial del ICAM.

No tengo información, ni noticias concretas, ni directas, de lo que haya podido acaecer. Por razones personales que no son del caso, he estado muy distante de todo este asunto como siempre, por lo general, en casi medio siglo he venido haciendo. Pero, la magnitud del resultado suspensivo o anulatorio, me lleva a pensar que lo sucedido es algo muy indigno de una convocatoria de múltiples licenciados en Derecho. Parece ser que ya se ha dado cuenta a la autoridad judicial correspondiente para que se investigue, nada más y nada menos que, penalmente, lo que ha ocurrido, su génesis, desarrollo y ejecución de todos aquellos que han tenido alguna participación, ya sea como autores, cooperadores necesarios o simplemente como cómplices. Hasta ahora se ha puesto sordina al tema.
A nadie le interesa su publicidad. Parece que en esto han tenido un cierto éxito. Tampoco periodistas de Tribunales que se dedican a los temas colegiales de la abogacía y de su ejercicio y funciones procesales, han encontrado gran interés en saber e investigar el problema y a sus culpables, que los habrá.

Pero, seguramente, la cuestión se me presenta como fea e indigna, siquiera sea de manera inicial en orden al comportamiento de miembros de las diferentes candidaturas y abogados votantes. Sólo desde el asco que me produce, se explica la llamada a la policía, denuncia en los juzgados de instrucción, etc..Ya veremos a qué resultado conduce esa actividad procesal, que quizás llegue prácticamente a la nada, lo que no sería de extrañar, tal y como están las cosas hoy en día en los procedimiento criminales, por lo general.

Como digo, carezco de los datos necesarios para emitir una opinión fundada sobre hechos concretos, y la verdad es que la conjetura nunca se me ha dado bien. Mucho menos, el régimen de chismorreo que parece se encuentra alrededor de tamaño y vergonzante suceso. La verdad, no me esperaba que se llegase a anular todo un procedimiento y el resultado electoral. Ha debido presidir por doquier una pésima educación cívica y democrática que parece ser no han aprendido en las Faculdades de Derecho o centros similares. Al menos, quienes resulten ser autores de tales sucesos que han conducido a la afirmación de que la educación democrática brilló por su ausencia, nada más y nada menos que en unas elecciones para la Junta de Gobierno del Colegio, denominado Ilustre, de Abogados de la capital de España. El más importante, sin duda, siquiera sea numéricamente.

Como siempre, y es mi opinión personal, la raíz de todo ello se la adjudico a las carencias de las universidades, a la falta de finura formativa para quienes van ha estar luego trabajando sobre la Ley y la justicia. Estoy seguro que me ocuparé, con más detalle conforme me vayan llegando los datos necesarios para poder hacerlo con cierta seriedad y fundamento. En cualquier caso, hasta el momento se me presenta todo lo ocurrido como algo absolutamente indigno y execrable. “Veremos fablar las piedras “ por las “cosas veredes”. Pues esperemos que hablen dentro del tiempo que, se merece tan gravísimo asunto y se concrete la verdad, si es que interesa.

A la vista de todo lo anterior, convendría una vez más, recurrir a nuestra vieja y ahora escarnecida amiga, como es la legalidad. Los procesos electorales apenas si están normados y, por eso, en más ocasiones que las queridas, se convierten en auténticas y verdaderas chapuzas interesadas. Pero, en fin, todo se irá conociendo y esperemos que no sea para peor, lo que puede suceder también, tal y como esta el patio.

Siempre ha existido muy escasa concurrencia y transparencia y las chapuzas, ocultas, ahora parece que se han expresado, de manera virulenta, con indignación, cuando no una seria frustración que esta vez ha resultado insoportable y por eso ha saltado a la opinión pública, malamente, confusamente, como se dice, globalmente, y sin sostenibilidad, que dirían los políticos de nuestros días. Convendría quizá dejar las cosas como están o seriamente regular la cuestión por una o varias disposiciones generales que no expresen chanchullo y cabildeos de clase alguna. ¿Será posible? Lo veo difícil. Mucho.
Me llega la noticia de que nada, como pensaba, nada ha ocurrido. Pero no debe repetirse nunca más. Cordial enhorabuena a los ganadores.


Manuel Cobo del Rosal, Catedrático de Derecho Penal y Abogado.

 


 





 


 

Publicar un Comentarioio

Lawyerpress publicará su comentario solo con su alias, sin el eMail, ni nombre y apellido.

Nombre y Apellidos

e Mail de contacto

alias

comentario

 

Comentario

 
 

 


 

 
 
 
 

Nosotros  /  Contacto  /
MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES  / 

copyright, 2013 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal