MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

La defensa de las fronteras españolas en África, fronteras europeas también

MADRID, 04 de MARZO de 2014
 

Como ciudadano español que soy, he visto, primero, con sorpresa, y después con un sentimiento contradictorio entre pena e indignación, los sucesos de nuestras ciudades situadas en el norte de Africa como lo son Ceuta y Melilla. Seguro que los lectores saben sobradamente a que me refiero. Me estoy refiriendo, pues, como por si hubiese alguna duda, a los asaltos, últimamente a diario y a centenares, para penetrar, ilegalmente, en nuestro país de ciudadanos subsaharianos, en busca de un horizonte que ellos estiman más confortable como creen que es el que les puede deparar España-Unión Europea. La intoxicación de la que han sido victimas por las “mafias” que se dedican a engañarles y sacarles dinero, prende en la desesperación de esas personas, atormentadas en sus países por gobiernos tiránicos y déspotas y además corruptos, en su juego con muchas empresas dedicadas a extraer la riqueza de su país de origen sin control de ninguna clase. El calvario de los inmigrantes es inimaginable para un europeo.
El gobierno español, a la vista del comienzo de la multitud de entradas ilegales de inmigrantes de esos países, hizo poco. Políticamente, prácticamente nada y humanitariamente lo mínimo. Ha quedado demostrado hasta la saciedad, que una valla de siete metros con cuchillas se muestra como algo insuficiente, en más ocasiones que las deseables, para salvaguardar nuestras fronteras y consecuentemente el territorio español-europeo. Ahora se nos dice, nada menos que por televisión, para que se conozca bien el asunto, que el benemérito Instituto de la guardia civil es insuficiente y que carece de medios materiales y también de agentes para frenar la inmensa hemorragia que se esta produciendo en la frontera española y obviamente también europea, y esto último conviene subrayarlo con cierta reiteración. La verdad es que resulta algo sorprendente que se haya llegado a tamaña situación. Era perfectamente previsible. Los servicios de inteligencia españoles, así como los marroquíes lo sabían. Resulta, pues, inexplicable la “insuficiencia” de las fuerzas destinadas a la protección de nuestras fronteras y que no hayan sido fortalecidas, con anterioridad, por las autoridades gubernativas españolas que son las obligadas para prevenir tales avalanchas y legalmente darles el tratamiento adecuado.
Nos informan, por diferentes medios, que el Ministerio del Interior está enviando alrededor de cuarenta agentes de la guardia civil, para reforzar la vigilancia de las fronteras africanas. Con todos mis respetos, creo que es algo totalmente insuficiente para la que se está avecinando y que, rápidamente, serán desbordados también, a pesar de su buen espíritu de servicio. No se ha utilizado, ni siquiera pensado, en gran medida, la amplitud de soluciones que tienen sobre la mesa nuestros políticos, ni tampoco los marroquíes, que están desbordados para luchar contra invasiones multitudinarias y en muchas ocasiones armadas de palos y piedras y con actitud agresiva, y que puede derivar en consecuencias funestas para España y muy inminentes para Ceuta y Melilla. Hasta ahora la Unión Europea se ha limitado a pedir cuentas como si hubiese colaborado en algo, según se quejan algunos responsables del asunto. La consejera de interior de la UE se ha dedicado a criticar, como si estuviera en su país, en español y por televisión, con afirmaciones hasta ahora no probadas, por los médicos forenses afirmativas de una relación de causa-efecto entre la actividad de la Benemérita y las distintas muertes lamentablemente acaecidas. Se debe esperar a que la policía científica y los forenses emitan sus informes y dictámenes sobre el particular. Mientras tanto, la imputación de homicidio por imprudencia o involuntarios, como les llama la consejera de interior, está rozando el delito de calumnia que, se le está atribuyendo a los guardias civiles intervinientes en el rechazo de los inmigrantes agresivos.
Por ahora, la oposición al gobierno, sin el menos sentido de Estado, critica a la cúpula de Interior y a los agentes actuantes. Por otro lado, el gobierno envía muy tardíamente a un pequeño grupo de unos cuarenta guardia civiles.
Cuando opino, repito, que los medios que se han enviado son insuficientes y lamentablemente el tiempo me dará la razón, estoy diciendo que se necesita más fuerza y la utilización de otros medios materiales más contundentes y disuasorios (tanquetas con mangueras de agua) y sobre todo la siempre gloriosa caballería, que tiene la guardia civil, que parece ser se utiliza sólo para desfiles y paradas militares, así como también las necesarias unidades caninas, utilizadas en casi todos lo países europeos, para disolver multitudes violentas y agresivas contra nuestros servidores públicos, pero todo esto debiera hacerse de forma urgente así como también muy urgentemente fortificar más la dichosa valla, dotándola de mayor altura y con previos obstáculos haciendo más dificultoso el “salto” y ampliando notablemente los centros de acogida. Al mismo tiempo, seriamente exigirle a la UE y a la citada consejera una ayuda y colaboración que sea eficaz y no ocurra lo que sucedió en Italia, que hasta el Papa mostró su profunda consternación. Muchos ciudadanos españoles nos sentimos avergonzados de que nuestro actual gobierno no garantice la seguridad de las fronteras españolas en el norte de Africa. Ahora no me voy a ocupar de las consecuencias a medio y a largo plazo que puede traer y que se están viendo dolorosamente venir.
Si conviene, por ultimo, recordar el texto del artículo 8,1 de nuestra Constitución, cuando ordena que “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejercito de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”. A la vista de la insuficiencia, ahora confesada, de la guardia civil y de la policía, se nos presenta como una necesidad la cobertura, y así dotarles de seguridad, por parte de esas Fuerzas Armadas afectas al Ministerio de Defensa. Debe existir un protocolo a seguir común para la UE, coordinando el Ministerio del Interior y el de Defensa. Con cierta premura, pues el tiempo apremia y de qué forma.


Manuel Cobo del Rosal, Catedrático de Derecho Penal y Abogado.

 


 

 

 
 
 
Nosotros  /  Contacto  /
MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES  / 
 

copyright, 2014 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal