MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

Salus populi suprema lex est

MADRID, 16 de SEPTIEMBRE de 2014
 

Desde hace siglos se ha utilizado, generalmente de forma muy interesada y arbitraría, la expresión antes citada y que sirve da rubrica general a esta reflexión .Con anterioridad al siglo XIX sobre todo en la republica francesa, el aforismo tenia o podía tener un fuerte y bondadoso sentido popular. Con la exaltación de la Ley, muy especialmente en el Derecho centroeuropeo su virtualidad se redujo al mínimo cuando no a una simple e interesada consideración que no va a ser más que un ataque, como dramáticamente fue en el centro de Europa ya por los años 30 –40 del pasado siglo XX, fundándose en una brutal critica negadora del imperio de la Ley. La característica esencial del nacimiento del Estado de Derecho al que en la actualidad, se cita sin cesar y veces se hace sin saber realmente que significa o que es esencialmente . Por citarlo de forma clara y simplista, no es otra cosa que todos absolutamente  todos, están sometidos a la Ley y muy especialmente los poderes públicos. El primero, el poder judicial en unión con el ejecutivo en suma, el poder político, ya éste detectando el poder central del Estado o el local o autonómico y si no fuese así, se estaría cometiendo, sin duda, un grave delito. A estas alturas del saber jurídico, no estamos ya para descubrir el mar mediterráneo, sencillamente por que fue descubierto hace milenios. Aun así parece que en España estamos condenados, cumpliendo una especie de maldición  que nos persigue y nos perseguirá de por vida, quizás por no haber tenido nunca  una seria revolución liberal triunfante en nuestro país .Y eso se paga quizás con un precio muy alto.

Con el sometimiento, implantado por el Estado liberal a la Ley y la vigencia del Estado de Derecho es cierto que SALUS POPULI SUPREMA LEX EST, no, desde luego que no.

Lo digan los lideres catalanes o vascos, como también lo dijeron los líderes europeos de centro Europa en los años 30-40 del siglo pasado. Hay que agradecer siempre a los Estados Unidos el recordatorio y la fijación, con mucha sangre, como de la restauración de de la vigencia y de lo que hoy llamamos imperio de la Ley, Estado de Derecho, o simplemente, principio de legalidad, por ser más modestos.

Estoy seguro, que bien explicado lo anterior, nuestros conciudadanos catalanes, vascos y gallegos estarían menos altivos y arrogantes en la utilización instrumental de sus grandes aglomeraciones y asolados por la corrupción y el desempleo, como estamos todos, se les agradecería clamara contra ello y no contra el Derecho derivado de la virtualidad de una Constitución, como la española de 1978, que votaron y les permite desfilar y hacer todo tipo de filigranas, sin que sean molestados por quienes tienen el poder para ello .Gracias y homenaje deberían rendir a esa Constitución, incluso tan generosa, que prevé y admite su cambio y reforma para aquellos que la votaron entonces y parece que ahora ya no le gusta.

Las declaraciones del Fiscal general del Estado no son música celestial, son algo que debe ser tenido en cuenta.

Manuel Cobo del Rosal, Catedrático de Derecho Penal y Abogado.

 


 

 

 
 
 
Nosotros  /  Contacto  /
MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES  / 
 

copyright, 2014 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal