MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

Q-LAWYER

DIRECTORIO

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

 
 
 
08 de SEPTIEMBRE de 2015

El Tribunal Supremo tendrá que pronunciarse sobre el doble cálculo que el TJUE plantea ahora en despidos colectivos

LAWYERPRESS / @LuisjaSanchez

Un análisis del Departamento Laboral de Jausas reclama prudencia a sus empresas clientes y que hagan ese doble cómputo en este tipo de despidos.

Las empresas que planeen realizar despidos colectivos deberán calcular los umbrales numéricos teniendo en cuenta tanto la empresa en su conjunto como el centro de trabajo. El objetivo es comprobar si cualquiera de los dos alcanza los umbrales, y en su caso, tramitar el procedimiento previsto para el despido colectivo.  Así se desprende  de una cuestión prejudicial resuelta el pasado mes de mayo de 2015, donde se indica que el criterio establecido por el legislador nacional y avalado por el TS (referido únicamente al cómputo de la empresa) infringía el ordenamiento jurídico comunitario, seguramente por una mala transposición de la norma comunitaria, y, por lo tanto, podía acarrear la nulidad de los despidos individuales plurales realizados. Desde el Departamento Laboral de Jausas se recomienda a las empresas que se haga ese doble cálculo “Mientras no se reforme la normativa nacional y se adecúe a la comunitaria o el TS se pronuncie sobre dicha cuestión, la recomendación para todas las empresas que tengan que preparar un despido colectivo es la de realizar el cómputo tanto por centro de trabajo como por empresa, con la finalidad de comprobar si en cualquiera de los dos escenarios se alcanzan los umbrales numéricos del artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores (ET), que obliguen a tramitar el despido colectivo”, comenta Emma Vicente, abogada asociada experta en temas laborales de Jausas.

Como bien sabe nuestro lector, los despidos colectivos se han convertido en un elemento que nuestros jueces miran con lupa como venimos informando. En esta oportunidad , desde el pasado mes de mayo, y como consecuencia de la sentencia dictada por el Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea de fecha 13/05/2015 (caso Rabal Cañas contra Nexea Gestión Documental),  como respuesta a una petición de decisión prejudicial planteada por el Juzgado de lo Social número 33 de Barcelona,  “el tribunal europeo ha precisado que el criterio referido a la unidad de cómputo “empresa” infringe la directiva si al aplicarlo se impide la tramitación de un despido colectivo que sí se hubiera llevado a cabo si se aplicara el criterio de “centro de trabajo”, subraya nuestra interlocutora.

Desde Jausas se explica cual es el contexto actual, donde  la legislación nacional se refiere a la empresa en su conjunto, la comunitaria lo hace al centro de trabajo considerado como una unidad separada, inferior a la empresa.  Pese a esos cambios “ Hasta la fecha el Tribunal Supremo (TS) había dado por bueno el criterio referido al cómputo “empresa” por considerar que la regulación nacional establecía un criterio más favorable para los trabajadores (STS 18-03-2009), por lo que las empresas que calculaban si debían acudir o no a un despido colectivo teniendo en cuenta dicho ámbito de referencia lo hacían creyendo que era ajustado a Derecho y, por lo tanto, seguro de aplicar”, comenta Emma Vicente.

Sin embargo, tras el citado fallo de mayo del 201, se ha puesto de manifiesto que el criterio establecido por el legislador nacional y avalado por el TS (referido únicamente al cómputo de la empresa) infringía el ordenamiento jurídico comunitario, seguramente por una mala transposición de la norma comunitaria, y, por lo tanto, podía acarrear la nulidad de los despidos individuales plurales realizados.

De hecho ya hay un fallo sobre este tema: “A la empresa le puede suceder lo que a Zardoya Otis, y es que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, mediante sentencia de 21 de mayo y al amparo de la sentencia del TJUE comentada, ha declarado la nulidad de las extinciones porque la empresa tramitó los despidos mediante extinciones individuales y no mediante el proceso de despido colectivo” señala nuestra entrevistada.

Pendiente pronunciamiento Tribunal Supremo

Para Vicente “mientras no se reforme la normativa nacional y se adecúe a la comunitaria o el TS se pronuncie sobre dicha cuestión, la recomendación para todas las empresas que tengan que preparar un despido colectivo es la de realizar el cómputo tanto por centro de trabajo como por empresa, con la finalidad de comprobar si en cualquiera de los dos escenarios se alcanzan los umbrales numéricos del artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores (ET), que obliguen a tramitar el despido colectivo. “Para esta jurista, lo que señala ahora el TJUE es un mínimo que hay que cumplir “pero la sentencia en cuestión no nos faculta a dejar de lado lo que nos indica el propio ET,” advierte esta jurista, de ahí que sea imprescindible que el Supremo se pronuncie.

En la práctica, es cierto que en la mayoría de supuestos es más favorable el cómputo por empresa, si bien en algunos, en cambio, es más favorable el cómputo del centro de trabajo (por ejemplo, una empresa con 300 trabajadores, que tuviera un centro de trabajo de 100 trabajadores y que afectara a 15 del mismo centro).

Esta solución permite seguir aplicando el artículo 51 ET, utilizando la sentencia del TJUE como criterio corrector, de modo que la referencia sea la empresa en su conjunto o el centro de trabajo, según sea más favorable para que los trabajadores tengan derecho al periodo de consultas.

 

 

 
 
 

 

 

 
 
 
 
 
 
Nosotros  /  Nuestro Equipo  / Contacto 

copyright, 2015 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain - 
Tel.: + 34 91 858 75 55555
info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal