MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

Q-LAWYER

DIRECTORIO

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

 
 
24 de SEPTIEMBRE de 2015

Sobre la certidumbre judicial

LAWYERPRESS

Por Javier Junceda, Decano Facultad de Derecho, UIC Barcelona, Abogado.

 

Javier Junceda, Decano Facultad de Derecho, UIC Barcelona, AbogadoDos responsabilidades decenales, ocasionadas por los mismos daños en dos adosados colindantes, fueron mis primeros pleitos como letrado. De ello, hace casi un cuarto de siglo. A pesar de su identidad, el desenlace de ambos procesos derivó en fallos diferentes, para perplejidad de los clientes afectados, buenos vecinos y amigos. Lo único que cambiaba en los dos casos era el juzgador y la personalidad de los actores. Todo lo demás, incluido el derecho aplicable, era una misma cosa.

A lo largo de los años, a este suceso inicial se han ido acumulando otros tantos, en los que la solución esperable a un determinado asunto, a la luz de la ley y de su interpretación más elemental sobre los hechos concurrentes, no necesariamente coincidía con la resuelta por el juzgador. No siempre, digo, pero tampoco de forma infrecuente.

Como es natural, una justicia encomendada a personas concretas tiene que contar con la aceptación de partida de que nadie es igual y que sus productos -aquí, decisiones judiciales- responden de alguna forma a cada personalidad. También, que en una comunidad amplia de profesionales no puede ser equivalente en todo caso el grado de formación o preparación de unos y otros. Pero, al margen de estas cuestiones, procede reflexionar mucho más de lo que la inercia diaria nos permite hacer, en el busilis del resultado judicial heterogéneo ante supuestos iguales, y singularmente cuando están confiados los mismos hechos a la decisión de distintos jueces o tribunales.

Las disparidades de criterio entre quienes componen el poder judicial se acostumbran a localizar entre las consecuencias del principio de independencia consagrado en el artículo 117,1 CE, pero, en cualquier caso, parece razonable que hayan de estar sometidas también a las exigencias de la igualdad en la aplicación de la ley, con su determinante fuerza de derecho fundamental. Las discrepantes condenas o absoluciones en el ámbito penal sobre los mismos delitos (jueces blandos y duros), por ejemplo, o las sentencias más o menos benévolas a la Administración en el orden contencioso en temas similares (jueces más caseros y menos caseros), más allá del chisme o la comidilla forense, responden muchas veces a la notoria realidad estadística.

Naturalmente, el sistema de recursos establecido cuenta con sobrada capacidad para filtrar estas cuestiones y acomodarlas a niveles aceptables, pero no es seguro tampoco que siempre pueda conseguirlo, debido a las exigencias de cuantía o por impedirlo el propio régimen procesal de acceso a estas impugnaciones. Así las cosas, las posibilidades que restan pasan por los correspondientes y prudentes retoques legales que aseguren esa unidad de respuesta judicial a la que llama por cierto el artículo 117,5 CE.

Pensemos, como muestra, en las propias reglas de valoración de la prueba, que faculten a los operadores jurídicos a conocer -con mayor certidumbre de lo que hoy ocurre- cuándo una prueba podrá producir unos u otros efectos sobre el proceso, y en qué concreto grado. O que las propias leyes apuren en su contenido, más de lo que hoy también sucede, cuáles son sus específicos mecanismos de aplicación, plasmándolos al detalle en su articulado. Otras alternativas, como los instrumentos procesales de unificación jurisprudencial o de criterios en las salas, no creemos que puedan surtir efectos provechosos en estas materias, al deber de limitarse al ámbito gubernativo, además de que ello desnaturalizaría nuestro ordenamiento, basado en el imperio de la ley y nunca en el decisionismo judicial.

Lejos, pues, de cualquier tentativa de automatismo en la función jurisdiccional, en lo que se debe trabajar es en fórmulas eficaces que impidan o dificulten al máximo que a mismos casos se otorguen distintas respuestas, porque ello compromete al máximo nuestro derecho y lo ubica lejos de la racionalidad y sentido común que le ha de caracterizar.

 

 

 

 
 
 

 

 

 
 
 
 
 
 
Nosotros  /  Nuestro Equipo  / Contacto 

copyright, 2015 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain - 
Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 9777
info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal