Despachos

Operaciones

Colegios

Justicia

Entrevistas

Comunidad Legal

Reportajes

Colaboraciones

Internacional

LP emprende

Abogados Jóvenes

Mediación

Arbitraje

TIC

BLOGS

Agenda


 
 
30 de NOVIEMBRE de 2015

El empresariado catalán ante el reto soberanista

LAWYERPRESS

Por Esteban Ceca Magán, Ceca Magán Abogados

 

Esteban Ceca Magán, Ceca Magán Abogados La Sociedad empresarial catalana se encuentra hoy fragmentada en dos grupos. Con posiciones antagónicas entre españoles e independentistas, a que les ha conducido la actuación global, social, política, jurídica y financiera, entre otros ámbitos, promovida por las propias Autoridades Catalanas.

Al margen de la más que probable anulación por abierta inconstitucionalidad de todas las medidas separatistas, a declarar en breve por Sentencia del Tribunal Constitucional, (se habla del dictado de la misma en torno al próximo 4 de diciembre, para no interferir en la campaña electoral de las elecciones generales), en el plano empresarial, el daño ha podido ya producirse, con carácter quizá irreversible, al menos, en parte.

Sobre todo, en el plano de las grandes Compañías catalanas, de los diversos ámbitos, que se debaten entre el silencio, el anclaje impertérrito en Cataluña, o la salida de las mismas de la citada Comunidad Autónoma, a otras Comunidades de España o incluso al extranjero. A otros países de la Unión Europea.

El caso de la empresa Suez Environnement España, S.L., entidad matriz de Aguas de Barcelona, S.A. (Agbar), constituye, sin duda, un ejemplo paradigmático.

Aunque también existan casos, precisamente de lo contrario. Esto es, de empresas catalanas, proclives a posiciones separatistas, que, afines a la política de la actual Generalitat, hayan trasladado su domicilio social, no ya de Cataluña a otra Autonomía española, sino a un país de la Unión Europea, distinto de España. Tal es el caso de Grifols, S.A., con domicilio transferido a Irlanda, por motivos fiscales y tributarios, más beneficiosos que los de Cataluña y España en general.

Es obvio que una empresa, pequeña o mediana, aun cuando se debata en la misma incertidumbre, no asumirá partido y permanecerá en Cataluña. Allí tiene su sede, proveedores, financiación y clientela. Y para nada le compensa cualquier movimiento territorial, en ningún ámbito, incluido el laboral, por otra parte accesorio en estas pymes.

Aunque, como se comprueba, no es el caso de las grandes compañías. Que se debaten, muchas de ellas, entre una difícil situación de inestable equilibrio político-jurídico-financiero y el intento de mantenimiento de un silencio, que pueda resultar perturbador para sus cuentas de resultados. Puede ser el caso de grandes corporaciones bancarias catalanas, como Caixabank o Banco de Sabadell.

Es conocido que el Grupo La Caixa distribuye su negocio, entre un 25% en Cataluña y el 75% restante, fuera de la mencionada Comunidad Autónoma. Una manifestación palmaria, incontrovertible y de claro posicionamiento, a favor o en contra del actual proceso separatista, bien le podría suponer determinadas ganancias o pérdidas de clientes, propios y foráneos de Cataluña.

Aun así, la incertidumbre actual y de futuro, está produciendo sensibles fugas de clientela, de entidades financieras de Cataluña, (aun no catalanistas), a otros Bancos; inclusive no españoles, sino extranjeros. De la Unión Europea; como puede ser (en el caso de Francia), el Grupo BNP Paribas.

Una gran empresa tiene que considerar, y por ello acude al asesoramiento de sus abogados, múltiples factores: imagen, clientela, proveedores, ámbito territorial, tributación, cambio de su domicilio social o sede principal de sus negocios, subvenciones oficiales, etc.

Decisiones que, aun resultando siempre reversibles, no lo serán en la práctica, si el tema político sigue a la deriva, incluso pese a una más que probable anulación y desbaratamiento de todo el entramado jurídico de la Generalitat, por la inminente Sentencia del Tribunal Constitucional.

La posición de un bufete jurídico; del nuestro, como de otros varios, intervinientes en estas consultas, por fuerza y por la propia situación política inicial y primigenia, tiene que resultar condicionada.

Teniendo, sin duda, en cuenta, el plano jurídico multifactorial; pero sin olvidar el desencadenante político-administrativo, que es el que condiciona todo este asunto.

Por supuesto que una Compañía catalana, que tenga el domicilio social, por ejemplo, en Barcelona, ello supondrá en la práctica, que debe tener allí, normalmente, la más importante sede de sus negocios. Pero incluso hasta puede no suceder eso. O puede seguir teniendo su sede social en Cataluña, pero haber trasladado el holding fuera de dicha Comunidad. (Caso Agbar).

Es decir; el asunto es muy complejo. Tiene un incuestionable origen político, que es el que lo ha desencadenado; pero no es menos cierto, que no es de suponer que la deriva soberanista arrase empresarialmente Cataluña. En modo alguno.

No obstante lo cual, como hemos anticipado, se pueden estar ya produciendo irreversibles daños. Aunque resulta difícil ordenar la incidencia que este proceso independentista está teniendo en la empresa catalana por lo multifactorial de sus causas.

Si comenzamos hablando de las empresas que deslocalizan sus centros de producción por motivos aparentemente operativos, debemos hablar de los grupos Valeo Automoción y Derby.

El caso más significativo, en efecto, es el de Valeo Automoción, que se encuentra ya en pleno proceso de cierre de sus naves de Martorell, para trasladarlas a Zaragoza.

También, hace escasos días, ha sobresaltado a la opinión pública el traslado de la sede operativa de la cadena de hoteles que componen el Grupo Derby, propiedad del empresario Jordi Clos, Presidente del Gremio de Hoteleros de Barcelona y persona íntimamente vinculada con todo el negocio del turismo de la Ciudad Condal.

Si nos adentramos en las empresas que han trasladado su sede social como consecuencia de fusiones o absorciones corporativas, debemos aquí destacar los casos de Merk, Arbora & Ausonia y Scheleker.

La farmacéutica Merk ha trasladado su sede a Madrid, respaldándola en su fusión con Merono.

Por lo que se refiere a Arbora & Ausonia, esta empresa perdió su residencia catalana cuando la multinacional Procter & Gamble, consolidó el 100% de su capital, tras la compra a una de las familias empresariales catalanas de mayor renombre, como los Señores Carulla.

Por último, aun menos conocida, no deja de resultar significativo el traslado de la sede social de una de las principales cadenas de droguerías, con sede en Cataluña, denominada Scheleker y que perdió su domicilio cuando fue absorbida por la cadena de Supermercados Día y la sede social, trasladada a Madrid.

Un nuevo grupo lo constituirían aquellas empresas que a través de su propia reorganización, han acabado perdiendo la sede social que antes tenían en Cataluña.

Todas estas compañías no han cambiado propiamente su sede social, sino que como consecuencia del cambio de las de sus holdings, han pasado de tener su centro de control en la ciudad catalana, a otras del resto de España.

Tal es el caso, antes comentado, de Suez Environnement España, S.L.,

En este mismo ámbito, resulta trascendente la nueva ubicación en Madrid, de la embotelladora de Coca Cola, Coca Cola Iberian Partners, resultado de la integración de las tres embotelladoras con presencia en la península ibérica. A este respecto es importante destacar que Cobega y su presidenta Sol Daurella, son catalanas; a pesar de lo cual, no se ha deseado retener la sede social de la nueva empresa, en Barcelona.

Con mayor discreción, pero no menor transcendencia empresarial, debe destacarse la ubicación en Madrid de la sede social del holding Corporación Landon, que agrupa la totalidad de las acciones de Laboratorios Almirall, propiedad de los hermanos Gallardo.

Destacando también con singular importancia, por su elevada facturación, la situación en Madrid, mediante operaciones internas de fusiones, del domicilio del holding de la mayor empresa cárnica catalana, denominada Valls Companys, cuyo Presidente Don José Vallas Palou, resulta también propietario de la holding Inversiones Fenec.

Mereciendo, destacarse también en este apartado, como conducta previa de su futura salida a bolsa, el traslado a Madrid de la cadena de tiendas de dietética Nature House, propiedad del holding Kiluva, cuyo máximo accionista es el conocido empresario Félix Revuelta.

En el plano financiero, y además de cuanto ya hemos expuesto, deberíamos destacar el traslado de la sede corporativa de Deutsche Bank, aun aparentemente justificada por la política de este grupo bancario alemán, de ir abandonado su presencia en España.

Igualmente significativo resulta el traslado de la Compañía Inmobiliaria Solvia, perteneciente al  Banco de Sabadell, de Barcelona a Alicante, justificado, al menos oficialmente, en la gran cartera inmobiliaria que esta compañía tiene acumulada en la zona mediterránea.

Por último, resulta aquí significativa en este sector, la declaración institucional de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) cuando, días antes de las últimas elecciones catalanas, se pronunció defendiendo la necesaria unidad del mercado financiero y de los graves riesgos a ponderar ante la creación de legislaciones en un territorio que se independizase de España.

No se conoce en lo que a CaixaBank se refiere, así como al Banco de Sabadell, cuáles puedan ser sus planes B. Pero seguro que existen; y que bien podría darnos una pista la antigua denominación social de La Caixa, como Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros de Cataluña y Baleares.

Por último, no podemos dejar de manifestar que aun por conocidas las declaraciones del que fuera Presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, hoy fallecido, de que no tendría reparo alguno en trasladar la sede social de todo el grupo, si razones fiscales o empresariales lo justificaran, sigue resultando preocupante el eventual cambio a Madrid, de la sede social de este primer grupo editorial de España.

Sin olvidar situaciones similares que pueden llevarse a cabo a corto plazo en el Grupo Pronovias, Volkswagen Audi España o en la constructora FCC, en la que tras la entrada del multimillonario Carlos Slim, ello ya ha provocado como primera cuestión, que las Juntas Generales de Accionistas no se celebren en la sede social de Barcelona, sino que se alternen entre la capital catalana y Madrid, un año en cada ciudad.

 

 

 

 
 
 

 

 

 
 
 
 
 
 
Nosotros  /  Nuestro Equipo  / Contacto 

copyright, 2015 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain - 
Tel.: + 34 91 858 75 55
info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal