Despachos

Operaciones

Colegios

Justicia

Entrevistas

Comunidad Legal

Reportajes

Colaboraciones

Internacional

LP emprende

Abogados Jóvenes

Mediación

Arbitraje

TIC

BLOGS

Agenda


 
 
30 de NOVIEMBRE de 2015

La calidad de la mediación: El abogado, llave de acceso a la sala de la mediación

LAWYERPRESS

Por Gloria Mª Calderón Duque, Mediadora, socia de Procumedia SLP

 

Gloria Mª Calderón Duque, Mediadora, socia de Procumedia SLPQuisiera aportar mi visión, ya que como Procuradora de los Tribunales, puedo ofrecer una perspectiva distinta sobre este tema y me gustaría  dejar dos ideas claras:

- El abogado es la llave para que los ciudadanos  abran la puerta de Sala de  mediación y deseen sentarse a su mesa.

- Para lograr una mediación de calidad hemos de contar con la presencia ineludible de los abogados.

Pero para llegar a esta conclusión, vamos a comenzar por el principio.

El Abogado que "procura " mediar, sería el pistoletazo de  salida de una carrera dirigida hacia la mediación de calidad como meta final.

Desde el momento en que la mediación ha entrado a nuestras vidas para quedarse, la palabra  "mediación"  suena y suena  cada vez con más fuerza, e incluso  los medios de comunicación emiten anuncios televisivos en los que se habla del mediador.

El abogado comienza a preocuparse por la posible intromisión de otros gremios en su mundo feudal. Él  es  quien conoce mejor cómo asesorar y resolver los problemas de sus clientes, pero ahora se siente amenazado. Oímos constantemente la frase, "sí ,mediación, algo que llevo haciendo yo toda la vida!" "¡¡Estoy cansado de negociar y mediar constantemente!!"

No nos alarmemos!!  El abogado tiene un papel imprescindible en el ámbito de la mediación. Su lugar  va a ser insustituible, básico y fundamental.

 Lo verdaderamente importante es diferenciar la función del abogado de la del mediador y saber el momento en el que puede y debe intervenir uno y otro. Son dos profesiones diferentes y a su vez complementarias.

El mediador no debe dirigir ni asesorar en el proceso de mediación, iría en contra de los principios básicos de los que alardeamos, esto le corresponde al abogado.

El Abogado que desee ser mediador ha de despojarse de su  toga, chaqueta, cartera y conocimientos  jurídicos  de abogado para convertirse en mediador, como figura aséptica y neutral, a mi entender, debe pulsar el botón de "reseteo".

Por tanto hay que tener muy claros los límites de ambas profesiones y lograr que una no solape a la otra

En la fase de premediación, las personas que tienen un conflicto, normalmente acuden a su abogado de confianza. Este es el momento clave en el que es fundamental dar la información completa sobre las distintas alternativas. El abogado, debe explicarles que además de la vía judicial, existe la mediación. Esto no sería tirar piedras sobre su propio tejado, sino ubicar a su cliente en el lugar adecuado para que llegue a obtener la mejor solución, la que más le pueda satisfacer y sea más económica.

El abogado es el que tiene la llave de  la puerta hacia la mediación, en él confía el cliente por lo tanto de él depende que el cliente se decante por una vía y otra. El cliente va a seguir sus indicaciones y consejos y si el Abogado no le ofrece esa opción, puede ser que la desconozca y no preste atención a cualquier oferta de información sobre mediación.

¿Pero qué gana el abogado, si su cliente decide decantarse por acudir a la mediación?

En primer lugar tendría que derivar el asunto a un mediador, puede orientar al cliente sobre los mediadores que conoce e indicarle sobre la peculiaridad de cada uno de ellos. De momento no pierde al cliente, si este se ve reconfortado por el consejo sabrá  que va a estar ahí para asesorarle jurídicamente.

En la fase mediación, una vez que el cliente haya decidido iniciar las sesiones de mediación, el abogado, como  profesional del Derecho es el único apto para asesorar jurídicamente. Los mediados se sentirán respaldados y seguros al poder consultar todas las dudas. Por lo tanto el Abogado de momento no ha perdido nada, sino que ha mantenido al cliente y además va a cobrar por realizar el trabajo de asesoramiento.

Y ya en la fase post-mediación, una vez que la mediación finalice, el letrado es el encargado de dar forma jurídica al acuerdo al que los mediados han llegado y verificar si es sostenible o no la solución a la que han llegado. Además se encargará de redactar el acuerdo para llevarlo al Juzgado o en su caso llevarlo al Notario para elevarlo a escritura Pública. El abogado cobrará por ello.

En Procumedia somos un equipo multidisciplinar, trabajamos codo con codo Abogados, Procuradores, economistas, arquitectos,psicólogos...porque entendemos que la colaboración de todas las profesiones y disciplinas, enriquecen y logran la mayor satisfacción de nuestros clientes. Ellos son importantes para nosotros y nosotros pretendemos orientarles para que aquello que les ha llevado a nuestro despacho se resuelva de forma más rápida, eficaz , económica y más satisfactoria para ellos.

Somos conscientes de la importancia del   abogado en la mediación y la labor encomiable que tiene frente al cliente.

Creemos que es básico diferenciar al abogado que actúa en mediación como asesor, experto jurídico y como pieza clave y básica  y al mediador como una figura aséptica, despojada de todo tipo de profesiones anejas, simplemente como mediador, ello logrará una mediación de calidad

A la  mesa de la mediación nos podemos sentar todos, hay cabida para todas las profesiones, ello hará que la mediación sea una mediación plural y de calidad.

 

 

 

 
 
 

 

 

 
 
 
 
 
 
Nosotros  /  Nuestro Equipo  / Contacto 

copyright, 2015 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain - 
Tel.: + 34 91 858 75 55
info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal