Despachos

Operaciones

in-house

Colegios

Justicia

Entrevistas

Comunidad Legal

Reportajes

Colaboraciones

Internacional

LP emprende

Abogados Jóvenes

Compliance

Mediación

Arbitraje

TIC

BLOGS

Agenda

DIRECTORIO


 
 
21 de ABRIL de 2016

El negocio ilegal de las bodas en fincas pirata no tiene solución… ¡De momento!

LAWYERPRESS

Por Rocío Serrano Conde, Serrano Alberca & Conde

 

Rocío Serrano Conde, Serrano Alberca & CondeExisten cientos de fincas rústicas de recreo a lo largo y ancho de nuestra geografía, muy próximas a las grandes ciudades, cuyos propietarios han heredado o adquirido sin intención o capacidad para desarrollar una actividad agrícola (es bien sabido que el campo nunca fue fácil, ni demasiado rentable).

La problemática de las fincas pirata

Sin embargo, para poder mantener dichas fincas, hay que sacarles provecho. Una opción muy lucrativa y en boga de unos años a esta parte ha sido la de destinarlas a la celebración de eventos multitudinarios como salón de banquetes. ¿Qué problema se plantea?

Pues que el suelo rústico común o rural en España y especialmente el que tiene algún tipo de protección debido a sus valores ecológicos, paisajísticos o agrarios ha de destinarse por ley, como su nombre bien indica, a fines rústicos. Cuando hablamos de fines rústicos nos referimos a actividades agropecuarias, ganaderas, forestales o a aquellas compatibles con éstas por no generar daño alguno ni transformar la naturaleza del suelo rústico. Dichas actividades quedan normalmente limitadas a las científicas o de investigación, a las dotaciones públicas o áreas de servicio o excepcionalmente (y no en todos los planeamientos urbanísticos municipales) al turismo rural. Y esta última opción, no nos engañemos, bajo unas estrictas condiciones.

En efecto, con carácter general, en los planeamientos urbanísticos españoles no se autorizan actividades de ocio o recreativas de salón de banquetes en suelo rústico, debido a su posible impacto ambiental.

Por tanto, no está permitida la actividad de realizar eventos multitudinarios en las fincas rústicas (ya sean bodas u otro tipo de eventos lúdico-festivos) ya que no cabe la obtención de la licencia urbanística que es preceptiva para el desarrollo de cualquier actividad comercial abierta al público. A esto se suma que este defecto es insubsanable, es decir, que aquel que decida llevar a cabo esta actividad en suelo rústico lo hará de manera ilegal, pues el Ayuntamiento correspondiente no tendrá potestad para darle licencia, ni aun en el caso de que quisiera hacerlo.

Sobre la sentencia

Prueba fehaciente de lo anterior es la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 2ª) número 722/2015 de 30 de septiembre, que ha ordenado la clausura de dos de las fincas "pirata" de más relumbrón en el panorama social actual, precisamente por actuar sin licencia urbanística: Arcos del Real (donde se dieron el "sí quiero" Ana Aznar y Alejandro Agag) y El Campillo (que eligieron José María Aznar junior, y los famosos cantantes Carlos Baute o Manu Tenorio, entre otros).

No obstante, me gustaría puntualizar un extremo que considero importante pues, en mi humilde opinión, la citada Sentencia incurre en un error de concepto. En efecto, dicha Sentencia entiende que la actividad de "salón de banquetes" (ya sea en salones en el interior o en jardines o terrazas) es una actividad hostelera que bajo unas estrictas condiciones - como son ser de interés público o social, contribuir a la ordenación del medio rural, tratarse de un edificio de valor arquitectónico- podría haberse autorizado para Arcos del Real y El Campillo conforme al artículo 29.3 de la Ley 9/2001 del Suelo de la Comunidad de Madrid, de 17 de julio. Es decir, el TSJ considera que si las dos fincas hubieran obtenido la licencia de actividad hostelera, habrían podido desarrollar su actividad legalmente, evitando así su clausura.

No obstante, estas afirmaciones son, a mi juicio, erróneas por dos razones:

  • En primer lugar porque la actividad de salón de celebración de banquetes o eventos no es una actividad hostelera con arreglo a las Normas Subsidiarias del Planeamiento Urbanístico de 1999 vigente en San Lorenzo de El Escorial, donde se ubican las fincas clausuradas. Se trata de una actividad que se incluiría más bien en la subcategoría de restauración o bien en la de las salas de reunión y espectáculos para actividades de ocio con fines lucrativos (artículo 5.21 epígrafe 1, sección 3 del título V de las Normas del Planeamiento).

  • En segundo lugar porque ninguna de estas 3 subcategorías (ni la hostelera, ni la de restauración ni la de sala de ocio) está permitida en suelo rústico en San Lorenzo de El Escorial de acuerdo con el citado Planeamiento, por lo que en ningún caso estas fincas hubieran podido obtener la correspondiente licencia, siendo su único sino el cese de su actividad y cierre por parte del Ayuntamiento. Esa es la realidad y así ocurre con carácter general en España.

Pero el peligro de actuar sin la preceptiva licencia sería, además del riesgo de su cierre y de las elevadas multas correspondientes, la responsabilidad incluso penal que podría derivarse para el dueño y/o para la agencia gestora de la citada finca como salón de banquetes en caso de producirse un accidente o lesión, ya fuera del personal contratado para el evento como de los invitados. Ello, amén de que en tal caso, el siniestro tampoco quedaría cubierto por seguro alguno que se tuviera contratado al no cumplir la finca con la legalidad vigente.

A la vista de lo anterior, podemos concluir que este es un problema que, si bien es "silencioso" pues no da mucho que hablar en los medios, es profundo porque es más común de lo que se piensa y porque actualmente carece de solución satisfactoria para aquellos que desearían explotar legítimamente sus fincas rústicas con actividades de ocio pero respetando el medio rural. En efecto, es una pena que no se modifique la legislación para permitir estas actividades pues dado que son muy lucrativas, van a seguir existiendo y siempre que se cumplan unas normas de seguridad y de protección del medio ambiente, las mismas contribuyen al mantenimiento de las fincas y de las edificaciones existentes en ellas en perfecto estado y son un motor más de nuestra economía que no hay que desdeñar.

 

 

 

 
 
 

 

 

 
 
 
 
 
 
Nosotros  /  Nuestro Equipo  / Contacto 

copyright, 2016 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain - 
Tel.: + 34 91 858 75 55
info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal