Despachos

Operaciones

in-house

Colegios

Justicia

Entrevistas

Comunidad Legal

Reportajes

Colaboraciones

Internacional

LP emprende

Abogados Jóvenes

Compliance

Mediación

Arbitraje

TIC

BLOGS

Agenda

DIRECTORIO


 
 
 
12 de JULIO de 2016

Delia M. Rodríguez, socia directora de Vestalia Asociados, abogados de familia:

“Frente al ciberacoso es necesario que en casa haya buenos hábitos.”

LAWYERPRESS / Hans A. Böck

 

Lawyerpress celebró hace algunos días una jornada dedicado al ciberacoso. Queremos aprovechar las conclusiones y ponencias de expertos en la materia como Jose Antonio Latorre de la Comunidad de Madrid o de Silvia Barrera Ibáñez. Inspectora de la Policía Nacional, Jefa del Departamento Forense de la Unidad de Investigación Tecnológica, para recabar la opinión de Delia Rodriguez, socia directora de Vestalia Asociados, un despacho dedicado al derecho de Familia.

Lawyerpress (LP): El ciberacoso es una realidad en nuestra sociedad. ¿Cómo se ve ésta problemática desde un despacho de abogados dedicados a las familias?

Delia M. Rodríguez (D.R.): Efectivamente Hans, los datos que citas reflejan que, lejos de desaparecer, aunque el acoso escolar proviene de hace muchísimo tiempo, está casi aumentando. De hecho los últimos estudios dicen que ha habido un aumento del 75% en este último año.

¿Cuál es el motivo de esto? Diariamente surgen nuevas formas de acoso y el acoso ha encontrado en la tecnología un perfecto disfraz para llegar a sitios donde antes no llegaba. Esto ofrece a los acosadores inmediatez anonimato e incluso una sensación de impunidad que les anima a seguir haciéndolo. Esto va más allá de los muros del colegio y pueden seguir acosando a golpe de click.

Nosotros vivimos esta problemática desde una óptica diferente a otros despachos convencionales de familia, debido a que mi primera trayectoria estuvo en el sector de la educación y por ello conozco muy bien los entresijos del aula.

Actualmente, en mi opinión, el mayor problema es la falta de tiempo que los padres y madres comparten con sus hijos, la falta de calidad en el ocio familiar. Estos menores se han lanzado al vacio sin ningún tipo de protección para navegar en la red sin información previa. Las charlas que se dan en los colegios, desde mi punto de vista, no son suficientes, ayudan pero estamos todavía muy lejos del objetivo principal

También influye la falta de de conciliación laboral y familiar. Los padres y madres no tienen tiempo material de sentarse con sus hijos para establecer esos buenos hábitos TIC que deben llevarse a cabo tanto en casa como fuera. Esto conlleva una falta de confianza y si los hijos no confían en sus padres como van a acudir a ellos si necesitan ayuda porque la cosa se tuerza.

De hecho, últimos estudios revelan que el 31% de los afectados confiesa que no acudirian a sus padres y esto naturalmente evita que los adultos puedan entrar en acción

Por otro lado, lo que decía, es necesario que en casa haya buenos hábitos. No puede ser que cada uno coja el ordenador y lo utilice a las horas que quiera o que los niños se pasen horas y horas pegados a la tablet. Para los padres, si es más cómodo que los niños estén pegados al dispositivo móvil que a lo mejor sentarse con ellos y empezar a trabajar dinámicas o enseñarle.

Si a todo esto sumamos la ausencia de protocolos de prevención y acción en los colegios y la carencia de formación específica de los docentes pues tenemos un coctel que el acoso escolar y el ciberacoso se encuentra en aumento.

LP: Hace poco pudimos escuchar opiniones de Psicólogos y Policías. ¿Todos coincidieron que nos hace falta una gran labor de educación. Eso parece una tarea a largo plazo. ¿Cómo se puede ayudar a perseguir o exigir responsabilidades a los responsables de acoso?

D.R.: Bueno para poder exigir responsabilidades lo primero que tenemos tener claro es un mapa en que dividimos a los menores de 14 que son totalmente inimputables y luego ya a los menores de 14 o de 18, que un chaval de 18 sigue siendo adolescente y puede que este acosando a un menor.

En el caso de los menos de 14 nos encontramos con el problema de que la ley no actúa. En este caso la familia y el colegio deben trabajar conjuntamente para que esto no quede impune, que se establezcan sanciones o que se establezcan medidas, trabajando colegio y padres y madres conjuntamente para que no quede esta sensación de impunidad y se siga animando o reforzando este tipo de conductas

Por otro lado los que son mayores de 14 años pero menores de 18, ya entramos en la Ley Orgánica de responsabilidad de los menores. Se activa el mecanismo, se investiga y se aplicaran unas medidas u otras dependiendo de la gravedad

Si nos encontramos ante un adolescente de 18 años, ya entramos en el sistema penal normal

Eso por un lado, en segundo lugar hay que potenciar la responsabilidad individual y colectiva del alumnado mediante dinámicas. Aquí creo que la mediación juega un papel fundamental. Se puede desarrollar la empatía muy fácilmente simulando casos de acoso escolar donde incluso tu perfilas en el aula cual puede ser un perfil de niño acosado y le invitas a participar en ese Rol Play como acosador.

Son geniales los resultados que se obtienen y muchas veces detectamos en estos talleres cosas que pasan desapercibidas para el docente, incluso para los padres y madres. Tenemos que remover conciencias en este sentido que los propios alumnos de cursos superiores enseñen y hagan planes de acción para los de cursos inferiores.

Y Por último, la responsabilidad civil y penal del centro escolar y de los docentes, me parece una asignatura pendiente.

Los centros escolares son GARANTES de nuestros hijos mientras estos están dentro del centro o incluso cuando están en la ruta del autobús, aunque no estén dentro de los muros del colegio. Muchos centros están carentes de este protocolo y otros tantos lo tienen pero no están preparados. Por lo tanto esta guía de acción tiene que estar presente en la vida de todos los colegios y de los docentes

LP: Silvia Barrera, la inspectora de policía nos comentó en nuestra jornada que todavía tenemos muchas carencias en el sector judicial. ¿Qué le pediríamos a la justicia para poder atacar esa lacra desde el punto de vista judicial?

D.R.: Pues muy brevemente, primero mayor seguridad jurídica al hora de afrontar los ciberdelitos, segundo menores dilaciones, esto es casi un sueño conseguirlo por lo tanto yo siempre abogo a la prevención puesto que el coste emocional, económico y de tiempo que sufren las victimas no es reparable desde ningún punto de vista.

 

 

 
 
 

 

 
 
 
 
 
 
Nosotros  /  Nuestro Equipo  / Contacto 

copyright, 2016 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain - 
Tel.: + 34 91 858 75 55
info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal