Despachos

Operaciones

in-house

Colegios

Justicia

Entrevistas

Comunidad Legal

Reportajes

Colaboraciones

Internacional

LP emprende

Abogados Jóvenes

Compliance

Mediación

Arbitraje

TIC

BLOGS

Agenda

DIRECTORIO


 
 
 
13 de JULIO de 2016

Susana Campos, Head of Marketing Key Accounts de Thomson Reuters:

“La cultura del compliance estará totalmente interiorizada en dos o tres años”

LAWYERPRESS / Núria Ribas

 

El compliance, o el cumplimiento normativo de la ley por parte de las empresas, está de moda. Desde la reforma del Código Penal en 2015 casi cualquier compañía, especialmente las medianas y las grandes corporaciones, tienen en su vocabulario este concepto. Pero es más fácil decirlo que llevarlo a la práctica, porque estamos hablando de una cultura del cumplimiento normativo que debe impregnar a toda la organización. Es complicado pero no imposible. Y existen herramientas tecnológicas que nos ayudan a ello.

Hablamos con Susana Campos, responsable del Departamento de Marketing Key Accounts de Thomson Reuters. Campos asegura que el compliance no es una burbuja del sector legal si no que “ha venido para quedarse y no queda más remedio que poner los medios y recursos necesarios para gestionar el riesgo con rigor”.

Lawyerpress (LP): Siempre ha habido riesgo de incurrir en una ilegalidad pero ahora parece que todo el mundo sea consciente de ello…

Susana Campos (S.C.): La preocupación de las empresas por incumplir la ilegalidad siempre ha estado ahí, es cierto, pero hasta que el Código Penal no ha  introducido la  necesidad de que los órganos de administración de las empresas adopten y ejecuten programas de cumplimiento normativo, no ha habido una preocupación tan profunda y tan clara. Además del Código Penal, la  Circular 1/2016 de la Fiscalía ha venido a ratificar que la necesidad de implantar modelos de Compliance es ineludible. A esto se une que el Tribunal Supremo ya ha dictado las primeras sentencias sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas, y cada vez más a menudo vemos en la prensa noticias de grandes empresas salpicadas por casos de fraude. Por todo esto, ya nadie se atreve a decir que el Compliance sea una moda pasajera o la nueva “burbuja del sector legal”. Ha venido para quedarse y no queda más remedio que poner los medios y recursos necesarios para gestionar el riesgo con rigor.

LP: Desde Thomson Reuters realizaron una encuesta al respecto el año pasado entre profesionales del compliance. ¿Qué datos arrojó la encuesta y qué conclusiones podemos extraer de estos?

S.C.: La encuesta se realizó a más de 600 profesionales del cumplimiento normativo distribuidos en países de los cinco continentes. Según el resultado de la encuesta, el 71% esperaba incrementar la inversión en los próximos años en programas de Compliance.  Téngase en cuenta que durante el pasado año se publicaron en el mundo más de 50.000 novedades regulatorias y de Compliance.

Además, y siguiendo con los datos de la encuesta, el 75% de los casos de corrupción analizados por el Informe de la OCDE sobre cohecho internacional involucraba a terceros. En 2015, la Agencia Gubernamental estadounidense SEC (U.S. Securities and Exchange Commission), recibió unas 4.000 denuncias y pagó más de 37 millones de dólares en recompensas. La conclusión que podemos extraer es que casi todas las empresas se plantean ya crear una cultura de compliance que sea permeable e impregne a toda la organización, desde el consejo de administración hasta el último empleado.

LP: Pero Hay muchas pequeñas empresas, que representan más del 90% del tejido empresarial español, que piensan que el compliance no va con ellas. ¿Qué les diría?

S.C.: Cualquier persona jurídica puede incurrir en responsabilidad penal con independencia del tamaño. Si bien es cierto que en las empresas de pequeñas dimensiones las funciones del compliance officer  pueden ser asumidas por el órgano de administración o directamente externalizarse, eso no les exime de incurrir en riesgos. La legislación evoluciona, y de la misma manera que de forma natural todos nos ponemos ahora el cinturón de seguridad cuando nos subimos a un vehículo, o a nadie se le ocurre ya fumar dentro de un establecimiento público, la cultura de cumplimiento en las empresas estará totalmente interiorizada dentro de dos o tres años, siendo muy probable que dejemos de hablar de ello.

LP: Quizás les echa para atrás el hecho de que la implementación de los programas de compliance no es sencilla porque no se trata solo de decirlo y ya está si no de impulsar toda una cultura de empresa, ¿no es así?

S.C.: Así es. La implantación de la cultura de Compliance en una compañía pasa ineludiblemente por la formación, no sólo para la capacitación del compliance officer, sino para la concienciación de todos los empleados a través de los códigos éticos o de conducta. Y como la mujer del César no sólo debe serlo, sino parecerlo, muchas compañías hacen públicos dichos Códigos en un afán de mostrar sus “best practice” y una mayor transparencia empresarial. Pero con esto no basta.

LP: En este sentido, ¿qué herramientas han desarrollado en Thomson Reuters para desplegar un programa de compliance en las empresas?

S.C.: En Thomson Reuters llevamos muchos años dotando de SOLUCIONES GRC (Governance, Risk and Compliance) a las empresas y son ya más de 10.000 las que optan por nuestras propuestas en todo el mundo. Además, nuestra oferta formativa se amolda a las necesidades de cada compañía, adaptando el CÓDIGO ÉTICO a cada negocio con formatos flexibles y versátiles (presencial, eLearning o mixto). Si lo que se busca es la prevención, la plataforma CHECKPOINT COMPLIANCE permite la  identificación, diagnóstico y análisis del riesgo.

En las organizaciones con mayor madurez en materia de cumplimiento normativo, son los propios empleados los primeros en detectar y comunicar posibles casos de fraude interno o irregularidades. La plataforma Legal Ecosystem, integra el CANAL DE DENUNCIAS o canal ético como una pieza más dentro de la gestión del riesgo empresarial. La confidencialidad queda asegurada generando un clima de confianza entre los empleados.

La gestión del riesgo en la relación con terceros también es fundamental, pues el deterioro de la imagen corporativa tiene un precio intangible a priori, pero muy alto a medio plazo. La solución ONESOURCE RPS (Restricted Party Screening) permite la monitorización de los socios comerciales para no incurrir en el temido riesgo reputacional.

LP: Y estas herramientas, ¿están adaptadas a las necesidades de cada empresa por tamaño, sectores en los que operan o riesgos añadidos?

S.C: Absolutamente. En Thomson Reuters contamos con herramientas que se adaptan a cualquier perfil y necesidad independientemente de las características de la empresa o su grado de madurez en materia de compliance. Además, contamos con colaboradores expertos en distintas materias normativas que nos permite adaptarnos a cualquier ámbito, sector o actividad, e incluso impartir formación en materia de compliance en otros países si la empresa cuenta con filiales fuera de España. 

 

 

 
 
 

 

 
 
 
 
 
 
Nosotros  /  Nuestro Equipo  / Contacto 

copyright, 2016 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain - 
Tel.: + 34 91 858 75 55
info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal