8M – Pilar Menor: SEGUIR ROMPIENDO TECHOS

Publicado el miércoles, 8 marzo 2023

8M Rompiendo techos

Pilar Menor

Pilar Menor

El Día Internacional de la Mujer siempre me hace reflexionar sobre las mujeres que me han precedido, sus logros y sus dificultades: mi madre, mis abuelas, mi madrina, mi bisabuela, todas ellas fuente de inspiración por distintos motivos. Tambien pienso en las pioneras del sector legal, muy presentes durante el 2022, pues los actos del 425 aniversario del Ilustre Colegio de la Abogacía de Madrid nos han vuelto a recordar su aportación y cómo desde la incorporación de las primeras colegiadas, Victoria Kent y Clara Campoamor en 1925, las abogadas del ICAM han contribuido a todos los ámbitos del Derecho y al desarrollo de una sociedad más justa e igualitaria. Mujeres como ellas y como Asunción Chirivella, primera abogada colegiada en España en Valencia durante 1922, rompieron un techo hasta entonces infranqueable. Tan sólo unas décadas antes de su colegiación, Concepción Arenal tuvo que asistir con 22 años vestida de hombre a las clases de la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Madrid, actual Complutense, pues en aquellos tiempos las mujeres no podían ir a la Universidad. Estas anécdotas de otros tiempos me recuerdan a las mujeres de Afganistán que hoy desafortunadamente no pueden estudiar Derecho.

Pero este año quiero aprovechar estas líneas para hablar también de mujeres mucho más cercanas que me inspiran cada día, mis amigas. Tengo un grupo de amigas “cracks” a las que conocí en UCLA realizando el programa de formación W50 para futuras consejeras becado por Santander. Todas son maravillosas, divertidas y tienen trayectorias profesionales impresionantes, mujeres de distintas edades y momentos vitales, maternidad, menopausia, cáncer, cambios de país, de trabajo, ocupan cargos directivos en distintos sectores como banca, abogacía, medios de comunicación, emprendimiento, sanidad, etc. Desde que hicimos el curso en el año 2018 seguimos en contacto y, por supuesto, tenemos un chat donde compartimos nuestros logros profesionales, nuestras alegrías, penas, secretos de belleza, enfermedades y recuperaciones… Si supiera escribir, como mi amiga Carolina, nuestro chat sería la fuente de inspiración para una novela maravillosa.

El otro día Bea, Directora de una ONG, mandó al chat un texto escrito por una de sus alumnas de 21 años en inglés que me ha hecho reflexionar, comparto la traducción:

Mi madre decidió ir a la escuela de fotografía durante el embarazo y, cuando volvimos a Estados Unidos, abrió su propio negocio de fotografía. En la actualidad, mi madre es cinturón marrón de jiu jitsu brasileño, una increíble artista en activo, cofundadora de una fundación en beneficio de mujeres que atraviesan momentos difíciles en su vida y la matriarca de nuestras vidas. Me duele decir que durante mucho tiempo le guardé rencor a mi madre por no haberme mimado como hacía la madre de mi amiga. No quería que su vida girara en torno a mis entrenamientos de fútbol, los ensayos del coro o la preparación de los almuerzos escolares. Yo sentía que era su deber que su vida girara en torno a mí. No esperaba nada así de mi padre, por supuesto. Tardé muchos años en comprender que mi madre era (y es) su propia persona antes de tener hijos. Una mujer como yo, con aspiraciones, preguntas y sueños. Yo no estaba ni mucho menos desatendida, pero como mi madre no encajaba en el molde de madre estereotipada y quería tener su propia vida y sus propias aficiones, yo la hacía sentir inadecuada.”

Me hizo sentir identificada, ese mismo lunes por la mañana, mi hijo Alvaro de 8 años se levantó para ir al colegio y me dijo decepcionado: ¨mamá, no ha venido el ratón Pérez”. Yo- ¿el ratón Pérez? Pero cariño, si no se te ha caído ningún diente. Él – sí, ¡mira! (sonrisa mellada) ayer cuando estabas durmiendo la siesta, se lo dije a papá. Yo –qué raro hijo ¿has mirado bien? Tú te mueves mucho en la cama, igual se ha caído. Cuando el niño se fue a su cuarto mí marido, que es un padrazo corresponsable y los recoge todos los días del colegio, me dice “vaya, se me olvidó decirte que se le cayó el diente para que le pusieras algo”. Yo pienso ¿por qué no dice “vaya, se me olvidó ponerle algo”? pero no me da tiempo a replicar porque ya llegábamos tarde al colegio y además ya estábamos celebrando que el ratón Pérez dejó una monedita debajo del colchón y no la habíamos visto… Me sentí fatal, mala madre de libro, este año ya nos había costado estirar lo de los Reyes Magos y me olvido de poner el regalito del ratón Pérez…

En fin, que por mucho que avancemos las mujeres profesionalmente y por mucho que se fomente la educación en igualdad en España, las mujeres seguimos teniendo mucho peso al frente de la familia y soportamos además los remordimientos de no estar siempre ahí, de no ser perfectas, de no llegar a todo, de no ser como las madres de los amiguitos que no trabajan.

Me preguntan mucho por los retos de la conciliación en el sector legal y por mi experiencia personal y creo sinceramente que todas las madres trabajadoras pasamos por dificultades, como también las que no trabajan. Ser madre es un trabajo muy difícil para el que no hemos estudiado, unas nos apañamos como podemos con más ayuda y otras, las verdaderas heroínas a las que apenas alcanza el sueldo para pagar la guardería, pero quieren seguir trabajando, con menos ayuda…

Recuerdo cuando Alicia, la hija de mi secretaria era pequeña y se ponía mala cada dos por tres, como todos los niños pequeños, y Bea tenía que hacer malabares para llevarla al pediatra o para recogerla de la guardería, recuerdo su cara de angustia mientras decía que todo estaba bajo control, pero necesitaba volver a llegar tarde. Recuerdo tambien cuando yo tenía una reunión de Managing Partners en Ámsterdam cuando mis mellizos tenían un mes, sufrí pensando en hacer ese viaje y separarme tan pronto de ellos, me sentí culpable cuando no pude ir en el último minuto porque ingresaron a Alvaro con bronquiolitis… y recuerdo también cuando tuve que hacer un juicio muy importante para un cliente teniendo a Carlos ingresado con neumonía con dos años, las 4 horas que duró el juicio fueron las más largas de mi vida y la sentencia favorable de mi cliente, aunque muy satisfactoria, nunca me compensó el mal trago. Mi hijo pasó esas horas dormido y acompañado de su padre y no se enteró, pero yo siempre recordaré cómo me sentí al salir llorando del hospital para ir al juzgado. Todas mis compañeras de despacho tienen anécdotas parecidas, recuerdo una reunión en EE.UU. donde mi compañera llevaba el sacaleches en el bolso para poder seguir amamantando a su bebé al volver a Madrid…

Pero mi balance es muy bueno, a pesar de chapuzas como la del ratón Pérez y de la cuesta arriba de llegar tarde a casa y ponerme a hacer deberes a las tantas, veo a mis hijos crecer felices y yo disfruto del inmenso privilegio de tener un trabajo que me apasiona. Dijo Victoria Kent, una de las colegiadas madrileñas pioneras a las que me he referido antes, “Mi profesión que no abandonaría por nada ni por nadie me ha proporcionado las mayores satisfacciones de mi vida. Cada asunto me preocupa como el primero y deseo que sea así siempre”. Me siento muy agradecida por seguir sintiendo esa pasión después de más de 26 años de ejercicio y veo optimista cómo mis compañeras asociadas y mis alumnas de los programas del Máster de Acceso van a tener las cosas más fáciles, cada nueva generación debe abrir camino a las que vienen detrás como a nosotras nos lo han abierto las que estuvieron antes. También me reconforta que mis asociados dicen cosas como “me tengo que desconectar un rato que tengo que llevar al niño al pediatra, luego contesto” y pienso en mi padre, que no ha pisado la consulta de un pediatra desde que le quitaron los pantalones cortos, pero que ahora lleva a sus nietos a cortar el pelo y está muy orgulloso de sus hijas trabajadoras.

Quedan techos de cristal que romper en el sector, el acceso de la mujer a la sociatura y a la alta dirección de los despachos sigue siendo la asignatura pendiente, oigo mucho la frase “queda mucho camino por recorrer” y pienso en los versos de Machado, “caminante no hay camino, se hace camino al andar” o como dicen los ingleses “we must walk the talk”. Espero que cada año por estas fechas al echar la vista atrás veamos un avance en igualdad que suponga la ruptura de ese techo del que tanto se habla.

Para todas esas mujeres maravillosas que nos han abierto camino y nos observan desde el cielo, para todas las personas, empresas, instituciones y asociaciones del sector legal involucradas en avanzar en el camino de la igualad, para todas las madres del sector legal y tambien para las que nunca lo serán porque no quieren o no pueden, porque conciliar no es sólo cuestión de madres, sino de personas, para todos los hombres compañeros de viaje en casa y en el despacho, que nos apoyan y comparten con nosotras responsabilidades e imperfecciones … ¡ Feliz Día Internacional de la Mujer!.


Natalia Velilla

8M – Natalia Velilla: Techo de cristal

Creo que estamos asistiendo a un cambio social en el que la igualdad efectiva está cada vez más cerca. Las nuevas generaciones suelen tener más interiorizada la igualdad de género y no conciben espacios públicos dominados por hombres. Cada vez ... Leer más ...
Pilar Menor

8M – Pilar Menor: SEGUIR ROMPIENDO TECHOS

El Día Internacional de la Mujer siempre me hace reflexionar sobre las mujeres que me han precedido, sus logros y sus dificultades: mi madre, mis abuelas, mi madrina, mi bisabuela, todas ellas fuente de inspiración por distintos motivos. Tambien pienso ... Leer más ...
Angela Cerrillos

8M – Angela Cerrillos: Techo de cristal

La Real Órden de 8 de marzo de 1910 vino a regular el acceso de las mujeres a la Universidad, sin necesidad de autorización previa para ello, complementándose dicha norma por la Real Órden de 2 de septiembre de 1910 ... Leer más ...
Sonia Gumpert

8M – Sonia Gumpert: Igualdad y abogacía: ¿mito o realidad?

La igualdad de género está en boca de todos, pero a pesar de que se están tomando medidas en las organizaciones -tanto del ámbito público, como del privado- en pos de la obtención de dicha igualdad, la realidad es que ... Leer más ...
Pilar Vacas Barreda y Esther Boix Salló

8M – Pilar Vacas Barreda y Esther Boix Salló: Acelerar en igualdad

Firmamos este artículo dos mujeres que este año hemos sido promocionadas a socias en RocaJunyent. Afortunadamente no somos las únicas. En estos primeros meses de 2023, el goteo de promociones de mujeres en las firmas legales en España ha sido ... Leer más ...
Teresa Zueco

8M – Teresa Zueco: Romper el techo de cristal

Romper el techo de cristal, establecer medidas para alcanzar una igualdad real, discriminación positiva, cuotas, son temas recurrentes en estas fechas. El sector de la abogacía no escapa al examen anual sobre feminismo y diversidad. En mi opinión, tras 20 ... Leer más ...
Sobre el autor
Redacción

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo