MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

LP emprende

 
Abogado y formador: Pasión compartida entre togas y juzgados
MADRID, 04 de FEBRERO de 2014 - LAWYERPRESS / @LuisjaSanchez
 

Crece el número de letrados que compaginan su actividad profesional con la docencia en la Universidad

En un entorno cada vez más competitivo, y tras la Declaración de Bolonia que apostaba por cambios en los planes de Estudio y por un profesional docente de cierto corte más práctico, las aulas de las Facultades de Derecho y Escuelas de negocio empiezan a contar con muchos abogados de forma regular. En este reportaje hemos querido conocer la experiencia de compaginar ambas facetas de letrados como Concha Jiménez Shaw, profesora de Derecho Administrativo, Rosana Pérez, formadora en el Master de Acceso de la Abogacía en la Universidad de la Rioja, Francisco Pérez Bes, profesor de Derecho Mercantil al principio, ahora especializado en derecho Tic y Luis Cazorla, profesor titular de Derecho Mercantil en la Universidad Rey Juan Carlos. Aquí están sus testimonios resumidos de una pasión compartida, la de la toga con los alumnos.
Concha Jiménez Shaw, abogada y experta en derecho administrativo, es un ejemplo claro que abogada y profesora pueden ser compatibles. Profesora a tiempo parcial durante más de veinte años en la Universidad San Pablo Ceu “resulta fundamental que a la hora de dar clases conozcas las cosas del día a día a nivel práctico como abogado”, confiesa. Reconoce que las clases la obligan a estar al día de todo lo que sucede y a un ejercicio de síntesis en su exposición docente “tienes las ideas claras y desde esta perspectiva puedes formar a tus alumnos en esta materia”, subraya.
En su opinión, pese al cambio estructural con el Grado en Derecho y el futuro Master de Acceso se observa peor preparación en estos futuros abogados “Desde ese punto de vista, el propio Master si parece una buena solución para mejorar conocimientos, sobre todo desde el punto de vista práctico.” Concha será otro de los formadores en ese Master de Acceso a corto plazo “aún no sabemos cómo serán las pruebas del examen final, estamos expectantes a lo que señale el Ministerio de Justicia”, comenta. Reconoce que a la hora de compaginar ambas tareas, asistir a juicios es lo más complicado “te suele romper la estructura de horarios que tienes”.
Nuestra interlocutora, que gestiona su propio bufete de abogados, vive ahora de nuevo la experiencia del recién graduado, sus dos hijos acaban de estudiar Derecho y los dos trabajan, “la mayor trabaja en una Universidad en Estados Unidos y Gonzalo se incorporó a un despacho en nuestro país donde ejerce de procesalista. No tuvieron que hacer el Master al ser licenciados”, recuerda. “Creo que lo más prudente en estos tiempos es aprender al lado de alguien y lo más recomendable. Si quieres dedicarte a la abogacía. En este contexto cada despacho tiene sus ventajas. Hay que analizar por ello, sus pros y sus contras”, recuerda.
Desde su punto de vista la modernización de las Facultades de Derecho va por el buen camino pero aún hace falta dar más pasos adelante “ Es fundamental implicar al alumno en la parte oral, no olvidemos que tendrá que acudir a juicios en el futuro. Da la sensación que no hay tiempo en estos programas cuando realmente son claves en su desarrollo profesional”, comenta. De esta forma se rompería cierta inercia que esta jurista observa, alumnos poco participativos que toman apuntes y estudian pero pocos proactivos.

Vocación de enseñar
Rosana Pérez Gurrea, gestiona su propio despacho de abogados en Logroño y además imparte clases desde hace dos años en la Universidad de la Rioja. Este año se encuentra en el Master de Acceso a la Abogacía y también imparte prácticas en Derecho Procesal: “Siempre me llamó la atención y creo que es un complemento ideal para nosotros los abogados. Puedes ver la parte teoría de los supuestos prácticos que ves en tu bufete a diario. Lo único que compaginarlo supone que haya días que llegues a casa muy tarde, pero merece la pena el esfuerzo”, subraya.
Nuestra interlocutora que estudio derecho en la Universidad de Navarra recuerda esos años con mucha nostalgia y de forma positiva “Siempre hay diferencias entre la universidad pública y privada. Creo que este grupo que me ha tocado quiere aprender mucho. La docencia es vocacional y tenemos que comprometernos en hacerlo lo mejor posible”, subraya. Desde su punto de vista el buen formador debe preparar bien las clases “estamos formando a los futuros abogados de los próximos años.
Ese docente ideal a su juicio debe estar definido desde la vocación y el compromiso “Que se note la ilusión en lo que haces y que tengas capacidad para transmitir tus conocimientos desde la empatía”, advierte. A nivel profesional docente recuerda con cariño a varios de sus formadores como Alvaro Dors, catedrático de Derecho Romano y Francisco Sancho Rebullida, grandes maestros para esta jurista y los dos fallecidos: “Creo que el abogado debe formarse de manera continuada. Si realmente el Master de Acceso y el posterior examen ayuda a lograr mejores abogados, entonces habrá valido la pena organizar esta nueva formación”, reconoce.
Le pedimos a Rosana que dé algún consejo a muchos de nuestros lectores, algunos de ellos a punto de acabar el Grado en Derecho y ese Master este año : “Lo principal es que sean libres de hacer lo que quieran; puede salir fuera de España a aprender idiomas; entrar de pasantes en otra firma o montar su despacho. Cada uno tiene que buscar su camino”, explica y nos confiesa que también actúa como Letrada Traductora de inglés en los juzgados. “Lo importante es que trabajen con compromiso, vocación e ilusión en todo lo que hagan”.
Respecto al futuro de los abogados, si mejor generalistas o especialistas, nuestra entrevistada se decanta por la especialización aunque comenta que “en determinadas ciudades no muy grandes no puedes ser especialista. Tienes tu despacho multidisciplinar de carácter generalistas donde ofreces todos los servicios”. Sobre cómo compaginar la docencia con la abogacía, confiesa que se trata de sacrificarse “te multiplicas y le echas muchas horas al día, pero al final te das cuenta que merece la pena lo que haces.” Ahora se encuentra acabando su tesis doctoral y defenderla. Otra de sus facetas es la de articulista, así lleva diez años en la prestigiosa Revista Crítica de Derecho Inmobiliario.

Cátedra de Derecho en Internet?
Francisco Pérez Bes, abogado experto en Nuevas Tecnologías, lleva prácticamente toda su carrera profesional compaginando la actividad jurídica con la formadora. “Acabé derecho en la Universidad de Barcelona y empezaron mis primeras experiencias en Derecho Mercantil gracias a un grupo de trabajo que organizaba un profesor de esa entidad. Luego mi actividad se ha desarrollado en diferentes Masters”. Su experiencia es buena y por eso confiesa que “obligaría a cualquier abogado a dar clase en algún momento. Te obliga a estudiar, estar actualizado y a organizar bien las ideas en tu discurso cara a los alumnos”, recuerda. Ser docente le ayuda a mejorar las capacidades como abogado.
Este letrado ha ido evolucionando del Derecho Mercantil que imparte en sus primeras clases, para luego ir avanzando al campo de las TIC. “Estoy enseñando Derecho de Consumo en la Universidad, a la par que doy formación en Derecho de las Tic, ambas ramas son complementarias realmente” aclara. A su juicio es bueno dar materias similares y no dispersarse: ”Ser formador me ofrece satisfacción personal al devolver algo a la sociedad, desde los conocimientos que repartimos a los más jóvenes. Luego es el proceso de saber organizar tus ideas, estructurarlo y transmitirlo”. Por desgracia, a nivel de investigación los recortes se notan y muchos proyectos docentes se truncan.
Los buenos formadores son buenos comunicadores que explican sus conocimientos con pasión y amenidad. Aquí coinciden nuestros entrevistados. “Por desgracia aún los contenidos teóricos son mayoría en la Universidad”. Y cuestiona asignatura como Derecho Romano o Fundamentos del Derecho, desde el punto de vista práctico para el futuro abogado “Hay que transmitir esos conocimientos de otra manera al alumno. Ahora se pueden desarrollar aplicaciones o juegos para que enseñar Derecho de otra forma”, asegura. En este contexto es complicado dedicarse por completo a la Universidad ante la falta de medios y recursos, sobre todo en los últimos años.
Desde su punto de vista los alumnos salen ahora peor preparados “se ven materias como Derecho Mercantil en un cuatrimestre”, y eso se nota mucho en la Universidad en su forma de estudiar y comportarse. “Creo que llegan con una preparación muy floja y salen peor preparados que otras generaciones”, denuncia. En su opinión si la carrera estuviera bien enfocada no haría falta ese Master de Acceso, ahora criba para seleccionar abogados “hay que renovar el temario e incidir en la parte práctica de los contenidos”, recuerda. Y sobre el citado Master “debe ser un contenido diferente a la carrera, de corte práctico que ayude al abogado a ejercer”, comenta.
Respecto al consejo que le daría a ese futuro abogado, Pérez Bes señala que “hay que hacer siempre lo que quieras. Puedes opositar, experiencia dura y maravillosa. También salir fuera y ejercer en un despacho extranjero así actualizas tus idiomas y ves como funciona el Derecho en otros países. También te puedes decantar por incorporarte a un despacho, cuestión dura si eres recién licenciado. Lo importante es tener claro lo que harás”, afirma. A medio plazo sueña con tener su Cátedra “veremos a medio plazo algo parecido a una Cátedra de Derecho en Internet, con posibilidades de consolidarse”, aclara.

Complicado compaginar ambas facetas
A Luis Cazorla doctorarse en el 2009 en la Universidad Rey Juan Carlos le ayudó también ese año a impulsar su despacho profesional, Cazorla Abogados. Antes había impartido alguna clase suelta mientras trabajaba en diferentes firmas anglosajonas. Ahora es profesor titular de Derecho Mercantil de la citada Universidad en la que da esa asignatura en diferentes gratos jurídicos y empresariales “Frente la figura del profesional que ocasionalmente da clases en derecho e temas de posgrado, hay otra figura que impulsa Bolonia de profesional docente con actividad práctica considerable. Y ahora si se nota como en los últimos tres años el profesor de Universidad Pública quiera ejercer”, explica. De esa forma nos indica que no es extraño ver a estos juristas como of counsel en diferentes despachos.
A juicio de este letrado no es sencillo compatibilizar ambas funciones “ al profesional le obliga tener un nivel científico intelectual alto, se trata de investigar y estudiar para estar a la altura de los alumnos y siendo abogado lo pones en práctica”. Desde su perspectiva es una buena mezcla que si se sabe combinar tiene muchas ventajas indudables. “No hay mucha relación entre el Derecho Mercantil que me enseñaron y el que ahora enseño, ahora he apostado por una formación muy viva, eso hace que explicar una compra venta de una empresa lo puedas hacer de diversas maneras,“ subraya. Y en esa línea, su blog
http://luiscazorla.com/ es un elemento de consulta práctico de sus alumnos en estos temas.
Cuando le pedimos que nos defina a ese buen formador jurídico, Cazorla habla de pasión y entusiasmo por lo que hagas “esta es una actividad vocacional que quiere mucho sacrificio. El profesional debe implicarse mucho y ser capaz de transmitir. Una cosa es contar las cosas y otra diferente transmitirlas y comunicarlas”; señala. Y reconoce que el uso del método del caso a modo de ejemplo es fundamental para que ciertas materias se conozcan de verdad y sin problemas por los futuros juristas. Respecto a los cambios introducidos para el acceso a la abogacía se muestra partidario de la misma “éramos el único país de Europa sin una regulación, creo que es mejorable lo que se ha hecho. Ahora no sabemos si el Master irá acompañado del examen o prueba correspondiente”, indica.
Para el socio de Cazorla Abogados la formación que ahora se cuestiona es necesaria “, debe tener un contenido práctico diferente al Grado en Derecho, pero también debe haber una prueba de nivel. Creo que nuestra profesión está muy masificada en estos momentos. Con esta prueba, a modo de selectividad me imagino, se podrá elevar el nivel y la categoría y formación de los futuros abogados”, comenta. Es precisamente esta falta de regulación, de forma diferente a los países de nuestro entorno, lo que a su juicio hace que esté tan desprestigiada esta profesión en nuestro país.
En este sentido, considera fundamental centrarse bien en la superación de ese Master y prueba de acceso a la abogacía. “Lo primero será centrar tus esfuerzos en eso. Sin ese título no se podrá ejercer. Luego puedes pensar qué es lo que vas a hacer una vez salgas de la Universidad”, señala. “Hay que darse cuenta que hoy en día un abogado no es sólo quien sabe bien derecho, aunque debe conocer bien esta parte técnica”, opina. Desde su punto de vista quien no haga ese Master acabado la carrera, es posible que nunca se decida a hacerlo luego con el paso de los años. La aparición de blogs y otras herramientas cambia la forma de comunicación con el alumno y está muy valorado a nivel universitario. “Bolonia es, por tanto, formación constante, debatir y comentar que accedan a ti de forma continuada”.
 


 

 

 

Buscar en lawyerpress.com

 

Suscribirse a nuestro Boletín semanal

 

 

 
Nosotros  /  Contacto  / MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES 

copyright, 2014 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal