María Jesús Herrera no cree que el teletrabajo pueda sustituir al trabajo presencial

Publicado el jueves, 25 junio 2020
María Jesús Herrera Duque

María Jesús Herrera Duque

La crisis sanitaria provocada por el COVID19 ha cambiado el paisaje de nuestra sociedad y nuestra forma de vivir, de actuar y de relacionarnos. La pandemia ha afectado al conjunto de la sociedad, de la economía y de las relaciones laborales.

María Jesús Herrera Duque, socia del despacho Sagardoy Abogados y ganadora del premio Asnala al mejor abogado laboralista en 2019, ha comenzado un nuevo «Diálogo Generacional en tiempos del Covid19» afirmando que todos hemos vivido cómo, en el mercado laboral, han sido precisos mecanismos legales que nos permitieran afrontar la situación y sobrevivir a la misma. Esto se ha unido a “un cúmulo de normas que se han dictado de manera rápida y continuada, con muchos cambios y complejidad que las empresas han tenido que afrontar, manejar y aplicar  en situaciones, muchas veces extremas y complicadas”.

Estos mecanismos legales han sido los ERTEs y el teletrabajo. Dos herramientas que ya existían, aunque utilizadas de forma más esporádica y complementaria en el caso de los expedientes de regulación temporal del empleo “ETOP”, y de escaso uso en los de “Fuerza mayor” , y de tímida aparición en el caso del teletrabajo que las empresas empezaban a regular a través de protocolos de establecimiento para su realización  puntual,  uno o dos días por semana.

Ante la situación derivada por la pandemia y la necesidad de afrontar la crisis y la falta de actividad y contención de la epidemia, los ERTEs, y en mucha mayor medida los de Fuerza mayor, han tenido una relevancia total  y el teletrabajo se ha convertido en protagonista absoluto y una herramienta de prestación de servicios  en muchas áreas de actividad donde ha sido posible implementarlo. Y en relación a este último, “Hemos visto que el teletrabajo ha venido para quedarse y para instaurarse de manera permanente en nuestro mercado laboral.

María Jesús Herrera Duque ha mantenido la posibilidad de utilizar  este mecanismo de forma más habitual, pero siempre teniendo presente que el teletrabajo “no es una herramienta que pueda sustituir al trabajo presencial, y que no en todos los sectores de actividad  se pueden tener o puede ser posible la instauración de un sistema de teletrabajo”

El día después

La desescalada ha traído consigo una vuelta a la normalidad distinta, gradual, y las empresas están introduciendo mecanismos de protección de la salud y la protección de los trabajadores. “Las empresas están siendo cautas en la forma de abordar el regreso al trabajo presencial”.

Ya hay empresas que se están planteando políticas de teletrabajo y, las que ya las tenían están reformulándolas, modificando sus contenidos, estableciendo nuevas dinámicas, aumentando los días de teletrabajo, regulando  su forma de prestación… “Se va a producir un nuevo impulso del teletrabajo”, que va a irrumpir, de hecho ya ha irrumpido  con fuerza en el sistema de relaciones laborales, y ya se habla de un regulación específica y mayor del mismo, según María Jesús Herrera.

En el horizonte aparecen nuevos retos relacionados con la reconstrucción de la economía, la necesidad de prorrogar los ERTEs, programar la vuelta al trabajo presencial, establecer mecanismos de protección de la salud y prevención de riesgos, etc..,  pero también afrontar la nueva situación a través del uso de otros mecanismos alternativos de flexibilidad laboral que ofrece nuestra legislación y deben mantenerse, como, por ejemplo, la adaptación-modificación de las condiciones de trabajo.

En los próximos meses veremos qué papel juega el teletrabajo en nuestro futuro. Para la socia de Sagardoy Abogados y ganadora del premio Asnala al mejor abogado laboralista en 2019, ha sido una de las herramientas estrella, imprescindible para posibilitar la prestación de servicios  en una situación excepcional de contención de la epidemia, pero  ello  no supone  que sea un derecho adquirido para el trabajador o una obligación que la empresa pueda imponer al mismo tras la desescalada, puesto que en nuestra regulación actual se establece por mutuo acuerdo y es reversible” y en estos tiempos de COVID ha sido una herramienta de uso más bien generalizado para dar solución a esta excepcional situación vivida, por lo que la vuelta al trabajo presencial se producirá gradualmente en función de la desescalada que cada empresa decida programar,  estableciendo para ello también los mecanismos de protección de la salud y prevención de riesgos adecuados y acordes con la situación y las exigencias legales.

Sobre el autor
Redacción

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo