Marcela Lagarde: Para mis socias de la vida

Publicado el jueves, 7 marzo 2024

Marta Tamargo Ferrera, Abogada especialista en derecho de familia, Socia de Amafi

Marta Tamargo Ferrera

Marcela Lagarde y de los Ríos es una política, antropóloga e investigadora mexicana, creadora de la categoría jurídica del feminicidio. Es autora de multitud de libros, entre los que se encuentra mi preferido: “Para mis socias de la vida”.

Lagarde dice que las mujeres hemos sido definidas ontológicamente como “seres para otros” (siguiendo a Franca Basaglia) porque el sentido de la vida de las mujeres tiene que ver con la utilidad para otros, por la calidad de lo que hago para otros, por ser indispensables para que los demás vivan. De ahí el susto que llevamos cuando descubrimos que no somos indispensables.

En el centro de la vida de las mujeres están los otros: la familia, el hijo, la hija, la madre, el padre, la vecina, el jefe, la colega, el colega, la causa, la Patria. Lo que queda desplazado del centro es el yo.

Pero al mismo tiempo ocurre la llamada “construcción moderna de las mujeres” como seres individuales, como seres con límites del propio yo. ¿Para qué vivimos, trabajamos, estudiamos, salimos a la calle? Para nosotras, para nuestra vida.

Por ello, dice Lagarde, que somos sincréticas: tenemos una concepción tradicional y además moderna de género y la mayor parte de los conflictos subjetivos y prácticos de las mujeres contemporáneas tiene que ver con esa contradicción.

“Ser para otros y ser para mi”, la eterna contradicción con la que vivimos las mujeres.

Por ello, según Lagarde tenemos que intervenir con voluntad en los procesos que atañen a nuestra propia vida, las cosas no son irremediables, los fenómenos de la vida no le “caen” a una sino que a veces intervenimos en nuestra propia vida con una gran pasividad. Por ello, hay que decidir, optar y asumir que lo que hacemos es lo que hacemos y no lo que nos hacen hacer los demás: esto es, asumir responsabilidad de la individualidad.

Habla también Lagarde de no tener miedo a la libertad, a tomar decisiones, a la soledad y una cosa que se hace en soledad es dudar. Cuando pensamos frente a otros tomamos la actitud de defender nuestras ideas pero cuando pensamos a solas podemos dudar. “Si no dudamos no podemos ser autónomas, porque lo que tenemos es pensamiento dogmático”. Por ello la soledad es un recurso imprescindible para construir la propia autonomía.

Debemos en esa soledad consolidar internamente las cosas para que cuando la exterioricemos lo hayamos asumido definitivamente y tengamos solidez intelectual y afectiva sobre las cosas. “Hay que hablar menos para actuar más” propone Lagarde.

En la vivencia tradicional, sigue diciendo Marcela, el futuro de las mujeres está cargado de deseos irrealizables, es tan efímero que no alcanzamos a vivirlo y como nunca estamos donde queremos estar, ni realizamos lo que queremos realizar, el presente se derrama y el pasado se vuelve un gran cargamento de nostalgia. Por ello la autonomía pasa por resolver el pasado, bajarle el tono al futuro y vivir intensa, compleja y profundamente el presente, porque somos mortales y no tenemos garantía de futuro.

Muchas mujeres según Lagarde, no son transgresoras y se dan de topes todos los días porque tienen una visión del mundo que no se corresponde con su anhelo de cambio. “Para ser transgresoras necesitamos tener una visión del mundo que corresponda con esos cambios que queremos”.

La aportación de Lagarde dando claves para la autonomía de las mujeres, me parece fundamental y qué mejor fecha que este 8 de marzo para comenzar a permitirnos cuestionar nuestras contradicciones, dudar, pensar en silencio y llegar a alcanzar una visión del mundo que corresponda con esos cambios que queremos.

Marcela Lagarde y de los Ríos

Marcela Lagarde y de los Ríos

Sobre el autor
Redacción

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo