Los desafíos jurídicos siguen más presentes que nunca en el escenario posbréxit

Publicado el viernes, 3 abril 2020

Reino Unido abandonaba el 31 de enero del 2020 la Unión Europea. Se consumaba así uno de los divorcios políticos, económicos y jurídicos más agotadores que se recuerdan pero el gobierno británico goza de un periodo de transición hasta el 31 de diciembre de este año. Durante este proceso, seguirá aplicándose la legislación comunitaria y Reino Unido seguirá dentro del Mercado Único y de la Unión Aduanera en una especie de limbo jurídico. Y es que, como vamos a ver a continuación, las complejidades jurídicas del bréxit podrían ser ahora, paradójicamente, más complicadas que nunca.

La economía refleja las consecuencias de la incertidumbre jurídica

Nada hay que castigue más a la economía que la incertidumbre. Y si de algo ha podido presumir el interminable proceso del bréxit ha sido de grandes dosis. Es difícil cuantificar todavía a cuánto asciende la factura definitiva del divorcio comunitario pero como buen indicador es analizar la tasa de cambio usd pound, que ha llevado a la libra a cotizar en mínimos históricos (en 35 años no se veían niveles tan bajos). También podemos recurrir a los datos que se publicaron a principios de este año: una economía británica un 3 % inferior a lo que podría haber sido si no se hubiese consumado el divorcio.

Un quebradero de cabeza jurídico que parece no tener fin

Como decíamos al comienzo de este artículo, el 31 de enero se materializaba el divorcio entre Reino Unido y la Unión Europea pero se trató de un acontecimiento más político que jurídico. Sí, los libros de historia recogerán esa fecha como el día del abandono de la UE, pero lo cierto es que las implicaciones jurídicas han sido prácticamente nulas, ya que el periodo de transición seguirá vigente hasta el último día de este año, con opción a prorrogarse uno o dos años más. En 2021, salvo prórroga de última hora, sí que comenzaría a complicarse la situación jurídica de maneras que todavía a día de hoy resultan difíciles de prever.

La consumación jurídica del bréxit plantea escenarios legales complejos por todas las ramificaciones que ello implica. Uno de los mayores quebraderos de cabeza es que el derecho comunitario desaparecería del territorio británico, dando lugar a uno de los mayores vacíos jurídicos de la historia reciente. De momento, se prevé que se incorporará de facto al bloque de derecho nacional británico pero es algo más complicado de realizar de lo que podría parecer a primera vista, ya que la resolución de cualquier disputa resultante a nivel transnacional en temas de derecho penal, mercantil o familiar dejaría de contar con los tribunales europeos.

En resumen, el bréxit está siendo uno de los procesos jurídicos más complejos y largos que se recuerdan. A pesar de que la salida política de Reino Unido ya se ha consumado, cosa bien distinta es la salida jurídica. Se pensaba que este año de transición serviría para despejar las incertidumbres que sobrevuelan el escenario posbréxit, pero las exigencias de la crisis de salud pública que afecta a todo el mundo añaden más incertidumbre a un proceso ya incierto de por sí.

Sobre el autor
Redacción

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo