Raúl Ochoa, diputado de Formación del ICAM: “La formación va a tener un impulso estructural en su modalidad on-line”

Publicado el lunes, 18 mayo 2020

Raúl Ochoa dirige el área de Formación del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid en la Junta de Gobierno que, desde enero de 2018 y bajo el decanato de  José María Alonso, dirige a la abogacía madrileña.

Iniciativas como el Aula de Debate o la multiplicación de acciones de formación a distancia han situado bajo la dirección de Ochoa, destacado penalista y miembro de la  Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, al ICAM en la vanguardia de la formación jurídica de España.

La pandemia del COVID-19 ha obligado a adecuar al mayor colegio profesional de Europa a responder a las necesidades de los colegiados con una respuesta tecnológica y organizativa inédita.

Raúl Ochoa, diputado de Formación del ICAM

Raúl Ochoa, diputado de Formación del ICAM

 

Carlos Capa / @capa_carlos

Pregunta (P): En primer lugar. ¿Cómo está el estado de salud del Colegio y de sus trabajadores en este momento de pandemia?

Respuesta (R): El Colegio está poniendo en marcha ahora un plan de reincorporación gradual de sus empleados, pues la inmensa mayoría, desde el inicio del estado de alarma, acometieron sus funciones tele trabajando. Lo importante es que la Institución, en modo remoto, telemático, ha seguido prestando sus servicios, siendo especialmente útil en tiempos de tanta incertidumbre.

P: Usted es el diputado responsable de un área tan vertebral para el colegio como la de formación ¿Han podido reestructurar adecuadamente sus programas en la situación especial e inesperada provocada por el virus?

R: Sin duda. Creo que todos vimos claro desde el inicio, que no nos encontrábamos ante un trastorno transitorio producido por la pandemia. Desgraciadamente los efectos están siendo demasiado cruentos y duraderos. Por eso, estamos en un proceso continuo de reestructuración de la oferta formativa del Centro de Estudios, fortaleciendo los cursos on-line, no como una apuesta pasajera, sino como una fórmula que vamos a potenciar de manera constante. El grado de aceptación que están teniendo todas las sesiones formativas que se vienen desarrollando en las últimas semanas es altísimo. Hablamos de jornadas por las que han pasado más de 5.000 colegiados.

P: ¿El grado de digitalización del Colegio ha sido suficiente para adaptarse a la actividad en remoto, como lo han hecho gran parte de los bufetes?

R: Sí y no. Hay herramientas y sistemas de los que ya disponíamos, que estaban funcionando de acuerdo a las exigencias y las demandas de hace meses en relación a las actividades en remoto. Algunos de esos sistemas han sido perfeccionados y potenciados. En paralelo, estamos incorporando nuevas herramientas que permitan aumentar nuestra capacidad de cobertura para un mayor número de colegiados

P: ¿Demandan los colegiados una formación específica sobre las medidas normativas adoptadas en el marco de la epidemia?

R: Sin ninguna duda. Nos enfrentamos a un escenario nuevo, en lo económico, en lo social, en lo organizativo, en nuestra propia psicología individual. Evidentemente, el conocimiento y estudio del nuevo escenario normativo aprobado en los dos últimos meses, es una exigencia para cualquier compañero. Como abogados en este difícil momento, tenemos la misión fundamental de dar seguridad y ofrecer la mejor cobertura jurídica a nuestros clientes.  Tanto las personas físicas como jurídicas, necesitan conocer el nuevo marco jurídico y para ello es esencial  nuestro asesoramiento. Son tiempos que requieren un gran esfuerzo para la Abogacía, pero tengo el convencimiento que como siempre y especialmente en situaciones complicadas, vamos a superar el reto.

P: Después de superada, confiamos que pronto, la excepcionalidad en la que vivimos. ¿La experiencia adquirida en el uso intensivo de los formatos digitales por el Colegio ganaran protagonismo y presencia en sus actividades formativas?

R: No estamos ante una crisis coyuntural que aconseje reaccionar en caliente adoptando medidas ad hoc para salir airosos durante estas semanas. La formación va a tener un impulso estructural en su modalidad on-line y el ámbito debe ser necesariamente el digital. Hay aquí dos cuestiones esenciales. La primera consiste en tomar conciencia que se trata de una forma de adquirir conocimientos que en absoluto puede ser considerada de menor categoría o entidad que la formación presencial.  La segunda es que estamos trabajando para mejorar todos los mecanismos tecnológicos de manera que la modalidad on-line sea un complemento ideal a la presencial sin perder un ápice de calidad y permita su acceso a un mayor número de colegiados/as.

P: ¿Qué aceptación han tenido entre los colegiados iniciativas como la desarrollada el pasado 12 de mayo con la realización del Aula de Debate virtual, que desarrollo seis sesiones consecutivas?

R: No podemos estar más satisfechos. El Aula de Debate se ha consagrado en el tiempo, como un espacio para combinar la reflexión y opinión más autorizadas, fundamentalmente por los magníficos ponentes, especialistas en cada una de las materias tratadas. Creo que se han combinado con acierto, el rigor intelectual y la actualidad más palpitante.

P: ¿Será el ICAM un modelo de digitalización y servicio telemático para la abogacía madrileña?

R: Creo que hemos de ser ambiciosos y realistas. Una institución centenaria, con vocación acentuada de vanguardia en la prestación de servicios, no sólo puede trabajar para erigirse en referencia para los miembros de nuestro Colegio, sino para la Abogacía en su conjunto. La declaración del estado de alarma, ha supuesto para todos un cambio radical en muchos ordenes de la vida cotidiana. El ICAM especialmente sensible a las nuevas necesidades individuales y colectivas esta volcado en esa idea de liderar la transformación digital para todos los colegiados/as.

P: Por último, ¿Está la Junta de Gobierno planificando actuaciones que permitan a los abogados con menos recursos y que han visto su actividad más dañada, recuperarse utilizando recursos electrónicos o aplicaciones que faciliten su trabajo?

R: Esta Junta de gobierno ha adoptado una serie de medidas de carácter social y solidario de urgencia para los compañeros/as que se han quedado en situación más vulnerable. Para ello se han trazado diversas líneas de actuación inmediata. Se ha acordado prestar ayudas económicas directas a quienes más lo necesitan, canalizadas a través de la Fundación Cortina, incardinada en la estructura del ICAM. También hemos acercado la formación a todos los Abogados/as de España, a través de la plataforma on-line, ofreciendo todo tipo de cursos y jornadas específicas por los últimos cambios legislativos, de manera gratuita o con grandes descuentos sobre la tarifa ordinaria. No menos importante es el acuerdo suscrito con las principales editoriales jurídicas que permitirá el acceso a las bases de datos jurídicas más potentes del mercado a los compañeros/as que lo necesiten. Por último, se abrirán las instalaciones del Espacio Abogacía cediendo gratuitamente el uso de sus despachos y salas de reuniones a los compañeros/as que estén atravesando dificultades para pagar la renta de sus despachos.

El Colegio, especialmente en tiempos de crisis, debe demostrar su compromiso y solidaridad con los más necesitados, mediante iniciativas y actuaciones realmente eficaces para sus miembros.

 

Sobre el autor
Carlos Capa

Periodista jurídico. Autor de Vida Jurídica en Cinco Días y Director de Lawyerpress TV. Redactor jefe área despachos e instituciones de Lawyerpress. carlos.capa@lawyerpress.com - @capa_carlos

Comenta el articulo