El delito de alcoholemia

Publicado el miércoles, 25 noviembre 2020

Castell Abogados

delito de alcoholemia

 

El delito de alcoholemia consiste en conducir un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

¿Infracción o delito?

Dependiendo de la cantidad de alcohol ingerida, nos podemos encontrar con una infracción o un delito.

Una infracción administrativa se produciría en el caso de que un conductor haya ingerido alcohol, superando la tasa de alcohol en aire espirado de 0,50 mg/l. La sanción sería de multa de 500 euros y la retirada de 6 puntos. Los profesionales y los titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad no podrán superar los 0.30 mg/l.

Superar la tasa de alcohol 0,25mg/l hasta 0,50 mg/l en aire espirado también supondrá una infracción administrativa, con la sanción de 500 euros y la retirada de 4 puntos. Los profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad no podrán superar el límite de 0.15 mg/l hasta 0.30 mg/l.

Nos encontramos con un delito de alcoholemia cuando el conductor supera la tasa de 0,60 mg/l de alcohol en aire espirado o la tasa de 1,2 g/l de alcohol en sangre.

¿Dónde se regula?

El delito de alcoholemia se encuentra regulados en el Título XVII “De los delitos contra la Seguridad Colectiva”, Capítulo IV “De los delitos contra la Seguridad Vial”, del Libro II, artículo 379.2 del Código Penal.

También está contemplado por dos reales decretos:

El Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial

El Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación (RGC).

Sujeto activo, sujeto pasivo, bien jurídico protegido.

Este delito, al tener relación con la conducción de un vehículo a motor o ciclomotor, comparte los tres elementos siguientes con el delito de conducción sin carné.

Sujeto Activo

Por sujeto activo, nos referimos, en este caso, al conductor de vehículo a motor o ciclomotor, es decir, quien tiene el manejo o control de los mecanismos de la dirección de los vehículos a motor descritos para hacerlos ir de un punto a otro.

La regla 12 del Anexo I Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, define que es un vehículo a motor y la regla 9 del mismo Anexo determina las características que debe tener un vehículo para que pueda ser establecido como ciclomotor.

Sujeto Pasivo

El sujeto pasivo no es una persona física, sino un ente colectivo, el conjunto usuarios que también están en la vía.

Bien jurídico protegido

En este caso, el bien jurídico protegido es la seguridad del tráfico rodado.

Consecuencias penales y observaciones

La pena es de prisión de tres a seis meses o la multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años. Por eso siempre aconsejamos estar representados por un abogado especialista en alcoholemias.

Es decir, que siempre se impondrá la retirada del permiso de conducir, junto con cualquiera de las siguientes penas: prisión de tres a seis meses, multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la Comunidad de treinta y un a noventa días.

Cabe recordar que, incluso en el caso de no superar las tasas de alcohol establecidas, se puede condenar por el delito si es posible acreditar que el sujeto activo conduce con indudable alteración de las facultades físicas o psíquicas.

Por otro lado, no es necesaria la prueba de alcoholemia, aunque constituye el medio óptimo para acreditar una determinada concentración de alcohol en sangre, pero ni es la única prueba que pueda producir esta condena ni es una prueba imprescindible para su existencia.

Pero, en caso de ser solicitado por un agente para realizarla, es obligatorio someterse a la prueba de alcoholemia. Con la negativa se podría incurrir en la comisión de un delito de desobediencia.

Solamente el conductor puede cometer este delito, por lo que no estarían dentro de la comisión del delito los que no estén realizando la acción de conducir, es decir, pasajeros, personas que aún no se han subido al coche, etc.

Normalmente, los delitos de alcoholemia se celebran en los juzgados mediante juicios rápidos por alcoholemia. En estos, puede convenir tener un acuerdo previo al juicio, ya que de esta manera el acusado puede acogerse por ley a una rebaja de un tercio de la condena solicitada por el Ministerio Fiscal.


Castell Abogados

Sobre el autor
Redacción

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo