Talento, habilidades, rendimiento y frustración

Publicado el viernes, 11 marzo 2022

 

En mi anterior columna sobre las “Claves para gestionar el fracaso y la frustración” hacía referencia a que el objetivo debe ser realista, este aspecto genera mucha polémica porque en ocasiones lo confundimos con conformarnos. No se trata de conformarse, se trata de establecer un objetivo, pero no calificarlo en términos absolutos de lo consigo o no, existen los grises, los términos medios, la distancia entre el fracaso y el éxito es un continuo inmenso. En mi opinión resulta mucho más eficaz y saludable centrarse en mejorar y crecer en ese aspecto concreto, aunque no lleguemos a conseguir el ideal.

Carlos R. Adeva

Un ejemplo deportivo que en mi opinión ilustra el concepto al que quiero referirme: ¿si un futbolista entrena 12 horas al día puede llegar a convertirse en Leo Messi? claramente no, pero sin duda mejorará enormemente pudiendo llegar a convertirse en un magnifico futbolista.

Aquí entramos en la polémica de mi columna de hoy, como manejar conceptos como el  Talento, las Habilidades,  el Esfuerzo y la Práctica,  su influencia en el rendimiento final, además de la importancia de saber gestionar las emociones y sobre todo la frustración

Este es un tema muy polémico en el cual no existen certezas ni verdades absolutas y que en mi opinión debemos analizar cada caso y persona en particular, sin establecer criterios apriorísticos, ni posturas frentistas o radicales.

El punto de partida de mi reflexión son frases del tipo:

“Puedes conseguir lo que quieras solo necesitas esforzarte”, “si te esfuerzas no habrá sueño que se te resista” o las más literarias como “Si las orugas pueden convertirse en una mariposa nada es imposible.”. Ejemplos de literatura de auto ayuda con la cual no siempre coincido.

¿Debemos coincidir con estas afirmaciones? ¿si no las compartimos es que somos negativistas, pesimistas, conformistas o carentes del suficiente carácter? Quizás para comenzar a responder a estas preguntas deberíamos tener claro el concepto de TALENTO entendido como la capacidad innata para desarrollar una actividad. Este talento por supuesto se puede desarrollar o se puede dilapidar. A partir de este momento debemos ser conscientes de nuestros talentos y podríamos buscar aquellas actividades que sean coherentes o al menos no estén muy alejados de aquellos que poseemos. Esto no significa que abandonemos nuestros sueños, pero tampoco que nos frustremos y paralicemos en la consecución de obsesiva de nuestro objetivo.

¿Pensamos habitualmente en potenciar nuestros talentos en lugar de derrochar esfuerzos en talentos que no tenemos de base? Quizás este sea el momento de poner el talento en relación con las habilidades, definidas como las competencias que una persona puede adquirir en las diferentes materias y actividades. De nuevo, en mi opinión deberíamos analizar en cada objetivo o actividad la carga de talento y de habilidades necesarias para desarrollar la actividad de una manera eficaz o satisfactoria.

Un ejemplo, el talento para dibujar seguramente será necesario para actividades artísticas pero será menor para actividades técnicas como la arquitectura donde me será más fácil adquirir las habilidades necesarias para convertirme en un buen arquitecto pero quizás me resulte complicado trabajar en áreas artísticas.

¿Podré dedicarme a la música, la literatura, con un escaso talento? Seguramente si, a base de esfuerzo pero quizás hubiera sido más adecuado valorar otros de mis talentos que seguro que poseo  y  ser más feliz en su desarrollo y en la posterior actividad vinculada a esa capacidad.

El psicólogo Howard Gardner considera que existen ocho inteligencias predominantes, con unas capacidades y habilidades específicas para cada una de ellas, ¿por qué no esforzarnos en descubrir nuestro talento y potenciarlo? Inteligencia lingüística, inteligencia lógico matemática, inteligencia visual espacial, inteligencia musical, inteligencia kinestésica, inteligencia naturalista, inteligencia intrapersonal, inteligencia interpersonal, inteligencia lingüística.

Descubre la tuya!!!

Para continuar con estos planteamientos conviene dejar claro que poseer talento y desarrollar nuestras habilidades no garantizan el éxito, por supuesto que no. Tener el talento y las habilidades necesarias no superan a la motivación, esfuerzo y la práctica.  Defender esta idea no me parece incompatible con la defendida en cuanto a los talentos, es más, yo soy un defensor de las teorías que defienden que el rendimiento esta muy condicionado por nuestro esfuerzo y que adquirir una determinada habilidad esta de nuevo condicionada por nuestro esfuerzo y aquí también me resulta necesario hacer hincapié en la importancia de la practica como otro factor importante, vinculado al esfuerzo. Muchos habréis leído la idea de “Lograr el éxito o ser un experto en una determinada materia  requiere una práctica deliberada durante 10 mil horas.” Podéis ir haciendo cuentas….

En este sentido la psicóloga Angela Duckworth y otros muchos, con los que comparto la opinión describen  un conjunto de fórmulas simples que definen la relación de talento y esfuerzo.

Rendimiento = Habilidad x Esfuerzo   

 Habilidad = Talento x Esfuerzo

Rendimiento = [Talento x Esfuerzo] x Esfuerzo

En términos generales estos autores consideran significa que el esfuerzo es dos veces más importante que el talento al explicar el éxito.

consultaPor último y para dejar clara mi opinión sobre la relación entre los conceptos tratados en esta columna:  TALENTO, HABILIDADES, RENDIMIENTO Y FRUSTRACIÓN .  Creo que debemos encontrar el equilibrio entre nuestras capacidades y nuestros deseos, esforzarnos por desarrollar aquellas habilidades necesarias para desempeñar la actividad elegida, sin rendirnos, estableciendo objetivos intermedios realistas que nos acerquen al objetivo final y que nos permitan evaluar los resultados , no importarnos redefinir la estrategia y/o las decisiones con una alta dosis de flexibilidad que nos permita alejarnos de la frustración gestionando adecuadamente los errores , aprendiendo de ellos  y sobre todo ser capaces de disfrutar del proceso, del aprendizaje,  del camino sin una autoexigencia destructiva.

“Hay mil formas de vivir y ser feliz”.

Quizás esta idea sea una buena filosofía de vida.

 

Sobre el autor
Redacción

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo