Límites al decorar de Navidad la vivienda o la comunidad de vecinos

Publicado el miércoles, 29 noviembre 2023

Legálitas

Gordo de Navidad

Tras el encendido de las luces de Navidad en la mayoría de las ciudades españolas, muchos ciudadanos hacen lo propio en sus viviendas y comunidades de vecinos. Pero ¿es legal poner cualquier tipo de adorno navideño en las zonas comunes?

Desde Legálitas se repasan los límites y consecuencias de decorar el balcón si molesta a un vecino o si es posible organizar celebraciones privadas en la comunidad de propietarios.

Decoración en viviendas y comunidades de vecinos: ¿Se puede decorar libremente el balcón de una casa o debe aprobarse en junta de vecinos?

Los vecinos deben ponerse de acuerdo de antemano en la Junta de Vecinos correspondiente. Por mucho que sea Navidad, los adornos navideños deben ser seguros, no obstruir el paso ni ir contra la armonía de la fachada como recoge la Ley de Propiedad Horizontal.

Esta norma establece la obligación de cada propietario de respetar las instalaciones generales de la comunidad y demás elementos comunes, ya sean de uso general o privado por cualquiera de los propietarios, estén o no incluidos en su piso o local, haciendo un uso adecuado de los mismos y evitando que se causen daños o desperfectos.

Por otro lado, se debe prestar especial atención a la decoración lumínica que se usa. Por motivos de seguridad, no es conveniente comprar el alumbrado navideño en cualquier lugar, ya que son artículos de electricidad.

Si la decoración navideña de una casa o la comunidad invade la acera o vía pública, ¿se debe pedir permiso al ayuntamiento?

La colocación de decoraciones navideñas que invadan la acera, la vía pública o el mobiliario urbano sin permiso puede resultar sancionable por el Ayuntamiento. Por ello, Legálitas señala que el punto de partida es solicitar autorización y abonar una tasa para cualquier tipo de utilización privativa o aprovechamiento de la vía pública o sus elementos. Aunque es cierto que cuando se trata de decoración navideña la normativa es menos estricta debido a que se trata de una tradición muy arraigada.

Es preferible revisar las ordenanzas municipales de cada Ayuntamiento para saber si es necesario solicitar autorización y si es sancionable invadir la vía pública o el mobiliario urbano con decoración navideña sin autorización.

En relación con los mercadillos navideños, la ciudad de Zaragoza, por ejemplo, establece una excepción. Exige una licencia municipal para ejercer actividades comerciales o industriales en la vía pública, plazas, parques u otros terrenos de uso público y establece los procedimientos para autorizar mercadillos fijos, periódicos y ocasionales, señalando que en el caso de los mercadillos navideños no será preciso realizar los trámites que se exigen como norma general.

Si la decoración de un vecino molesta (nieve en la terraza, luz por la ventana, ruido…) ¿Qué opciones hay?

La Ley de Propiedad Horizontal señala que “al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él (…) actividades que contravengas las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas”.

El presidente de la comunidad, a iniciativa propia o de cualquiera de los propietarios u ocupantes, requerirá a quién realice las actividades prohibidas la inmediata cesación de estas, bajo apercibimiento de iniciar las acciones judiciales procedentes.

Luces de Navidad: ¿Se pueden usar cualquier tipo de luces o deben ser de bajo consumo?

Las luces deben contener el marcado CE que indica que cumplen la normativa europea. Ningún producto importado de países exteriores a la Unión Europea puede entrar a Europa si no cumple la normativa de seguridad y las condiciones técnicas.

No obstante, Legálitas expone que existen falsificaciones en los etiquetados y, en concreto, a la hora de indicar el marcado CE. Por ello, se debe adquirirlo en un establecimiento de confianza. Es importante cerciorarse de que informa con claridad y detalle de su composición, instalación y forma de uso, sin olvidar el etiquetado ecológico, dirigido a promover productos con un impacto medioambiental reducido durante todo su ciclo de vida y proporcionar a los consumidores información exacta, no engañosa y con base científica.

Celebraciones privadas en las zonas comunes, ¿es legal?

En primer lugar, se debe verificar que no exista prohibición administrativa para ello. Si no existe limitación administrativa, la decisión sobre el uso de zonas comunes se debe decidir en junta por votación al amparo de los artículos 6 y 14 de la vigente Ley Propiedad Horizontal, salvo cuando los estatutos lo regulen.

En todo caso, el uso de las en zonas comunes no puede conllevar que suponga una actividad molesta, nociva, insalubre, peligrosa o ilícita, ya que la norma lo prohíbe.

Todo propietario tiene derecho a disfrutar las instalaciones de un edificio, pero de modo que no suponga un abuso de derecho o un ejercicio antisocial del mismo, es decir, de modo que no perjudique al resto.

¿Qué hacer ante el ruido de las fiestas los vecinos o el uso de pirotecnia?

Si el ruido de las celebraciones es insoportable, se pueden poner los hechos en conocimiento del presidente de la Comunidad de Propietarios para que requiera de forma oficial al vecino que disminuya el ruido en las fiestas. De no dar resultado, se puede acordar iniciar un procedimiento judicial contra dicho vecino.

Otra alternativa es llamar a la policía local para que, con un sonómetro, midan los niveles de ruido y comprueben si están sobrepasando los decibelios permitidos en cada comunidad autónoma y abrir un expediente sancionador contra la persona infractora.

¿De quién es la responsabilidad si hay un accidente en la comunidad de propietarios?

Legálitas explica que la comunidad siempre debe velar por el correcto cumplimiento de las normas de régimen interno, Estatutos y acuerdos comunitarios. Es importante que, en caso de producirse un accidente, la comunidad pueda probar que la normativa se ha cumplido y que se han adoptado medidas de control y diligencia exigibles en el cuidado y protección de zonas comunes para que la posibilidad de su uso no dé lugar a un accidente.

Otra cuestión es que el accidente sea imputable directamente al dolo o negligencia de algún vecino, en cuyo caso, deberá responder el mismo conforme estipula el artículo 1902 del Código Civil: “el que por acción u omisión causare un daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Multas y sanciones por incumplir la normativa en las comunidades de vecinos

A fecha actual, la vigente Ley de Propiedad Horizontal, solo permite a las comunidades de propietarios medidas disuasorias o sancionadoras frente a la morosidad, pero no gozan de potestad sancionadora como la tienen los jueces o la Administración Pública.

Como ciudadano, ¿se denunciar si el alumbrado público de las ciudades afecta en el día a día?

Legálitas indica que si el alumbrado público afecta a la vida diaria de un ciudadano y puede aportar pruebas que demuestren el daño que le está generando: en primer lugar, debe solicitar a la administración que busque soluciones que concilien la celebración de una tradición tan arraigada y el derecho al descanso, a la tranquilidad, al disfrute del domicilio, etc.

Si la administración no busca soluciones y no actúa de ninguna manera, se podrá demandar por inactividad y reclamar la correspondiente indemnización por los daños y perjuicios ocasionados.

¿El alumbrado público de las ciudades debe cumplir con alguna normativa?

Se debe tener cautela, dependiendo de la comunidad autónoma, con el alumbrado en calles y edificios públicos, ya que se podrían infringir normas como las de contaminación lumínica.

Legalmente, la contaminación lumínica es el conjunto de efectos causados sobre el medioambiente por el resplandor luminoso producido por luz en los gases, aerosoles y partículas en suspensión en la atmósfera que altera las condiciones naturales de las horas nocturnas y dificultan las observaciones astronómicas.

La normativa protectora de medioambiente es la que vela por evitar esta contaminación lumínica en las ciudades tanto a nivel de la Unión Europea, como nacional, autonómico y local, que en España parte del principio del uso racional de la energía lumínica.

Las administraciones públicas promoverán un uso eficiente del alumbrado exterior, sin menoscabo de la seguridad. Durante acontecimientos nocturnos singulares, festivos, feriales, deportivos o culturales al aire libre como, por ejemplo, Navidad, se deben compatibilizar estos eventos con la prevención de la contaminación lumínica.

Si no cumplen la normativa, los ayuntamientos se enfrentan a sanciones. En el caso de Cataluña, las sanciones pueden ascender hasta los 40.000 euros por infracciones graves. Otros son más benévolos en época navideña como Córdoba, que excluye expresamente de su regulación las luces navideñas, dado su carácter temporal.

Molestias por las celebraciones navideñas de un bar, restaurante o discoteca cercana: ¿es posible denunciar?

Sí, como ciudadano se puede denunciar el excesivo ruido incluso cuando este provenga de celebraciones navideñas, ya que los límites de ruido previstos en las ordenanzas municipales se deben respetar también en Navidad.

En el caso de las fiestas y celebraciones navideñas, al tratarse de celebraciones puntuales, la clave es la rápida actuación de las autoridades y que estas realicen una medición en el momento de la intervención, con el fin de que se pueda probar si el establecimiento estaba respetando los niveles sonoros permitidos y si contaba con la licencia adecuada para realizar la fiesta.

La legislación sobre ruido durante las fiestas navideñas varía según la ciudad de España y es necesario revisar cada ordenanza municipal. En la mayoría ellas, no se prevén excepciones para Nochebuena o Nochevieja, por lo que resultan aplicables los mismos horarios y decibelios que estén establecidos con carácter general en ese Ayuntamiento. Sin embargo, hay algunas ciudades como Sevilla, donde se permiten celebraciones en los días más señalados de Navidad entre las 00:00 y las 04:00 horas. En concreto, señala el artículo 28.3.b) de la Ordenanza Municipal contra la contaminación acústica, ruidos y vibraciones:

“Las celebraciones privadas en viviendas u otros locales cerrados del inmueble podrán desarrollarse únicamente entre las 12:00 y las 23:00 h, manteniendo un comportamiento lógico de civismo. Las que se desarrollen los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero, podrán hacerlo en cualquier período del día salvo entre las 04:00 y las 12:00 h.

Sobre el autor
Redacción

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo