Cancelada una deuda de más de 9 millones de euros a dos empresarios

Publicado el miércoles, 28 febrero 2024

Los juzgados Mercantiles de Barcelona han exonerado la deuda a dos socios que avalaban una deuda de 4.800.000 euros cada uno de ellos, sometiéndose a la Ley de Segunda Oportunidad. Ambos eran socios mayoritarios, administradores y avalistas de una empresa que quebró y ante la imposibilidad de asumir la cantidad de las deudas, primero presentaron Concurso de Acreedores de la sociedad y a continuación se acogieron al proceso de Segunda Oportunidad.

El límite legal de exoneración de la ley de segunda oportunidad es de cinco millones de euros por persona, por ese motivo des del despacho FusterGüell destacan esta victoria tan cerca del límite legal.

Según la normativa concursal, el deudor sólo puede ser exonerado si ha actuado de buena fe y cumple ciertos requisitos legales, como por ejemplo podríamos destacar que no puede haber sido condenado por delitos contra el patrimonio u orden socioeconómico, no puede haber sido objeto de derivación de deudas públicas, o no puede haber sido declarado culpable en un concurso anterior, entre otros. Si se cumplen todos los requisitos, los deudores se podrán exoneran de la deuda privada y de la deuda pública con ciertas limitaciones.

Lo destacable de este caso, según cuentan fuentes de FusterGüell, es la planificación previa, dirigiendo primero el Concurso de Acreedores, el cual fue objeto de un proceso muy concurrido de compraventa de Unidad Productiva, que permitió poder mantener la actividad y todos los puestos de trabajo, así como con posterioridad dirigir el procedo de Segunda Oportunidad de los empresarios-avalistas.

El abogado que ha dirigido estos procesos judiciales ha sido Jordi Molist Solà, abogado especializado en concursal y socio del departamento legal en FusterGüell, quién junto con todo el equipo han conseguido esta victoria tan significativa a nivel económico.

Molist destaca que “es usual que la mayoría de empresas PYMES, tengan la deuda bancaria garantizada a nivel personal por los administradores y socios de las mercantiles, lo que conlleva que cuando un proyecto empresarial fracasa, arrastre a nivel personal a las personas que avalaban las deudas. Por suerte, existe el proceso de Segunda Oportunidad que, aunque tenga aspectos a mejorar, es una muy buena herramienta para poder empezar de nuevo sin que las personas tengan de arrastrar de por vida deudas imposibles de pagar. Es una forma muy válida para que las personas puedan regresar en el orden económico normal y volver a generar riqueza. A nivel profesional, es de los expedientes más gratificantes que hay, ya que solemos vivir muy de cerca los problemas de los clientes y el sufrimiento que comporta este tipo de situaciones y, cuando tenemos la suerte de darles la buena noticia de que se han cancelado sus deudas, somo testigos directos del gran impacto positivo e inmediato que tiene en sus vidas.”

La recomendación, en cualquier caso, es que si hay síntomas de insolvencia, se contacte cuanto antes con un despacho de abogados especializado para que puedan estudiar su caso y asesorarse.

Sobre el autor
Redacción

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo