MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

Derecho de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación - TIC

 
Fallo histórico del TJUE: SI al DERECHO AL OLVIDO
MADRID, 14 de MAYO de 2014 - LAWYERPRESS / @LuisjaSanchez
 

El TJUE resuelve la cuestión prejudicial planteada por la Audiencia Nacional y respalda el Derecho al Olvido señalando que los motores de búsqueda son también sujetos que tratan datos

El Derecho al Olvido existe y debe regularse. Este es en síntesis el fallo histórico del TJUE al respaldar ese martes este “derecho al olvido” defendido por España en una cuestión prejudicial planteada por la Audiencia Nacional a raíz de un asunto entre la AEPD y Google. Pese a que el Abogado General en sus conclusiones hace casi un año señalaba otros criterios, al final este fallo recalca que los motores de búsqueda como Google deben retirar los enlaces a informaciones publicadas en el pasado si se comprueba que perjudican a un ciudadano y no son ya pertinentes. Para hacer una primera valoración hemos contado con los puntos de vista de Alejandro Touriño, socio de IT Techonology de Ecija; Rafael García del Poyo, socio experto en NT de Osborne Clarke; Ricard Martínez, presidente de APEP y Javier Fernández-Lasquetty, socio director de Elzaburu. Todos ellos analizan este fallo con la prudencia de haber estudiado una sentencia que ya es histórica al regular un derecho de Internet.
Revisa la sentencia aquí:
http://goo.gl/fGo01R
Recoger las primeras impresiones no es sencillo. Este fallo del TJUE requiere de una asimilación profunda de su propia repercusión. El lector si puede ver que poca relación hay entre las conclusiones del Abogado General que hacíamos publica hace casi un año
http://goo.gl/CdjXF3 y este fallo del TJUE. En el caso de Google no comparte la decisión adoptada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europa (TJUE) sobre el caso 'derecho al olvido' que enfrentaba al gigante de Internet con la Agencia Española de Protección de Datos. "Esta es una decisión decepcionante para los motores de búsqueda y editores online en general", ha transmitido a través de un comunicado la directora de Comunicación y Asuntos Públicos de Google para el sur de Europa, Marisa Toro. "Estamos muy sorprendidos de que difiera tan drásticamente de las conclusiones del Abogado General y de las advertencias y las consecuencias que ya identificó. Vamos a dedicar tiempo, desde este momento, para analizar las implicaciones de dicha decisión".
No obstante logramos opiniones de reputados expertos como Alejandro Touriño, socio del área de Information Tecnology de ECIJA, quien nos confiesa que ya después de conocerse el fallo empezaba a recibir mails de clientes que pedían consejo sobre cómo eliminar ciertos datos personales. “Es un fallo que sorprende mucho al apartarse de las conclusiones del Abogado General, sobre todo al resucitar el derecho al olvido; hay que recordar que el citado Abogado negaba que el particular tuviera ese derecho que hoy se respalda”. Y es que ahora con este fallo se podrá acudir al buscador de Internet y pedir la eliminación del contenido.
Para este experto, autor de una publicación sobre el Derecho al Olvido
http://goo.gl/drUriS, ahora más interesante que nunca su lectura, este fallo puede extenderse a cualquier publicación relacionada con Internet que tenga su sede en un Estado miembro y comercialice sus productos en ellos: “pasamos del derecho que ya teníamos de dirigirnos a ese medio de comunicación por ciertos comentarios sobre nosotros, a la facultad de dirigirnos a la página de enlace y decir a Google que suprima esos comentarios”. De hecho la propia sentencia señala que estos prestadores en la medida que están ubicados en España y venden publicidad en nuestro país deben someterse a nuestra legislación de protección de datos “Es posible que Google se encuentre en una tesitura: prescindir de la sede española y dar servicio desde los EEUU para no someterse a la legislación europea o atender a los requerimientos que vayan llegando de los ciudadanos”, explica.
Con este fallo parece claro el criterio que deben seguir los órganos jurisdiccionales en relación a las webs de enlaces y el derecho al olvido. “El fallo señala cuál debe ser el comportamiento de estos motores de búsqueda cuando tienen una reclamación de un particular”, subraya. A este respecto para este experto letrado es evidente que el fallo de la Audiencia Nacional sobre la cuestión prejudicial que planteó deberá seguir las directrices de este fallo que hoy comentamos en este reportaje “No creo que Google interponga un recurso ante el Tribunal Supremo sobre una norma comunitaria, al final este Tribunal también deberá pronunciarse de la misma forma que el TJUE”. Y apunta que el próximo Reglamento Europeo de Protección de Datos irá en la misma dirección y será un refuerzo para esta sentencia que conocimos en la mañana de ayer. “La propia Ley de Servicios de la Sociedad de la Información obliga a los prestadores de servicios a tener una forma de contacto con el usuario, a este respecto no creo que la aplicación práctica sea complicada”, subraya.

Decisión diferente a los criterios del Abogado General
Rafael García del Poyo recuerda a este periodista que la opinión del Abogado General nunca es vinculante para el TJUE. “En este caso el Alto Tribunal ha emitido un fallo muy diferente de aquel, en una primera valoración “ Es evidente que este fallo clarifica el escenario sobre el derecho al honor y su aplicación. El propio Tribunal recoge en el fallo que aquel dato recogido de forma lícita con el paso del tiempo no lo sea. De ahí que se establezcan los mecanismos oportunos para evitar esta nueva situación. Habrá que ver caso por caso como se defienden los intereses legítimos de cada individuo”, aclara. Desde su punto de vista tanto Google como buscadores similares tendrán que adecuarse a la legislación europea “será un proceso en el tiempo, no es sencillo que sea de un momento a otro”, apunta.
Para este jurista no hay duda que la Audiencia Nacional se pronunciará en el mismo sentido que el TJUE en aquellos temas pendientes que tiene Google en nuestro país “ Es muy posible que de forma paralela la AEPD reclame a las empresas que establezcan mecanismos que salvaguarden el tratamiento de los datos y el posterior derecho al olvido”. A su juicio es más previsible esta medida que un cambio legislativo por este fallo judicial “ Es lógico que el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos clarifique aún más la extensión de este derecho al olvido. Eso si, habrá que analizar caso por caso y ver si concurren los requisitos que señalan en el citado fallo del TJUE” señala. En su opinión un riesgo de extrapolar este fallo es que la historia no exista y se borre cualquier atisbo del pasado.
Este fallo tan contundente ha sorprendido a gran parte de la comunidad jurídica que este medio ha sondeado “Google deberá someterse a la territorialidad europea, esa cuestión ya la había dejado clara el Abogado General y ahora la sentencia sobre esta cuestión prejudicial también lo resalta. El derecho europeo afecta a Google y hay otro planteamiento ya comentado: ese dato tratado de forma licita hace tiempo con el paso de los años no es acorde a derecho en el día de hoy”. Desde su perspectiva esta situación no será de un dia para otro “ habrá que esperar un tiempo para que realmente esos datos puedan ser contrarios a derecho o a mis intereses en cuanto a derechos fundamentales según señala la sentencia”, comenta.

Problemas en la aplicación práctica?
Ricard Martínez, presidente de APEP, señala que la sentencia indica que Google es un responsable del tratamiento de los datos en función del interés legítimo “ y que debe responder como cualquier otro responsable, sin distinción. Ahora habrá que ver su aplicación práctica. En un caso concreto hay una solución sencilla pero no sabemos que pasará en los próximos días”, comenta. Y es que el fallo afectará a este modelo de negocio, el ya existente o el que se quiera poner en marcha. Sobre el caso que ha generado esta cuestión prejudicial, advierte que “ estamos hablando de una tutela y si esta queda satisfecha no hará falta tramitar una sanción”. En su opinión se clarifica el escenario sobre el derecho al olvido y se definen con precisión las facultades del usuario a este respecto.
En opinión de este profesional de la privacidad esta decisión tiene unas consecuencias prácticas importantes para Google y el resto de publicaciones o webs de la red “ Si se aplica el criterio Lindqvist en estas webs o redes sociales es evidente que hay un tratamiento de los datos, lo que no está claro es si tengo la facultad de pedir la retirada de una información que me afecte directamente”, subraya. Con el fallo, se puede pedir a un motor de búsqueda que retire esa información, si otro medio publica la misma información no se podrá pedir su retirada posterior. “En esos Considerandos finales de la sentencia da la sensación que establece cierto privilegio para los medios de comunicación, no sabemos si para los blogs también”, comenta.
Nuestro interlocutor sigue comentando la sentencia “ El dato no tiene porque ser inexacto o inadecuado basta para que afecte a la vida privada para que se pueda solicitar su retirada” y añade que el buscador va a tener la misma ponderación que los medios de comunicación y tendrá que resolver caso por caso los supuestos que se generen en relación al derecho al olvido “ La cuestión está cuando le entren a Google 5000 casos al mes sobre este asunto y ver como gestionará este asunto”. Desde su punto de vista es factible que surja un efecto cascada sobre este asunto con lo cual está por ver la reacción del buscador norteamericano ante esta situación “ Será más sencillo ejercer mis derechos ante el buscador que en el origen de esa información que daña mi reputación”.

Fallo histórico y contundente
En opinión de Javier Fernández-Lasquetty, socio de Elzaburu, ese fallo es contundente “ lo que se sabía de antemano no corresponde con el fallo final ya conocido. Sorprendente que no tenga casi nada que ver con el propio Abogado General en su dictamen de hace un año.” En una primera valoración de la sentencia reconoce que se debe digerir y estudiarla porque el fallo tiene una gran repercusión a corto y medio plazo “ Este fallo da cobertura al llamado derecho al olvido. Es algo histórico regula un derecho propio de Internet”, avanza. Otro elemento que destaca es que ofrece una protección a los usuarios de Internet en determinadas circunstancias. “Estamos ante un primer paso, se da carta de naturaleza a un derecho, pero éste habrá que desarrollarlo bastante más porque estamos hablando de un derecho muy importante”, apunta.
A su juicio la sentencia se centra mucho en Google, “ pero no podemos olvidar que hay otros actores, buscadores y otros portales informativos. Creo que de alguna forma se hace una llamada a los medios de comunicación al respecto. También ellos han indexado y catalogado cierta información via electrónica”, comenta. Para Lasquetty esta sentencia es una gran noticia “ al igual que el derecho olvido, nuestro sistema jurídico cree en la redención. No se condenan ad eternum las personas, pasado un tiempo se permite que se rediman y vuelvan a la vida normal”. Desde este punto de vista el derecho olvido se justifica desde el punto de vista de tener derecho a una vida normal sin preocuparse por actos pasados. “Al final el derecho al olvido tiene mucho que ver con el concepto cristiano del derecho al perdón”; analiza.
Otro dato importante a estudiar es el tema de la territorialidad “ la sentencia aclara ciertos aspectos de la filial de Google en España, es posible que este asunto se desarrolle en cuanto a los efectos que puedan tener las resoluciones europeas y españolas con respecto a entidades que están fuera de España”; indica. Ahora la Audiencia Nacional tendrá que obrar en consecuencia “ El fallo del TJUE que señala la aplicación de la Directiva actual de Protección de Datos deja poco espacio a la interpretación posterior. Le marca bien el camino a la Audiencia para resolver este asunto en concreto”, señala. Es fundamental para este jurista darse cuenta que este fallo afecta a muchos operadores en Internet “No es una buena idea convertir a Google en el centro de todas nuestras iras”, finaliza.

 

 

 

 

 

Buscar en lawyerpress.com

 

Suscribirse a nuestro Boletín semanal

 

 

Nosotros  /  Contacto  / MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES  / 

copyright, 2014 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal