MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

José Muelas Cerezuela - COMPAREZCO Y DIGO - BLOGS de LP emprende

 

"COMPAREZCO Y DIGO"

José Muelas Cerezuela - @josemuelas

Mentiras, medias verdades y Ley de Planta

Al dicho o hecho con que se pretende desorientar a alguien para que no advierta el engaño de que va a ser objeto se le llama en español "cancamusa" y, aunque el término está en desuso, describe a la perfección la principal actividad de buena parte de nuestros representantes políticos. Maestros en usar y propagar "cancamusas", algunos selectos miembros de nuestra clase dirigente las preparan y difunden con una habilidad tal que pareciera que ejercer la actividad política no es sino doctorarse en este dudoso arte de desorientar primero para engañar después.

Permítanme que les ponga un ejemplo de actualidad (jurídica, por supuesto):

Recientemente se ha presentado por el ministerio de justicia una propuesta de Ley de Planta Judicial que en su artículo 9 dice:

"Los Tribunales de Instancia tienen su sede oficial en la capital de la provincia."

La misma propuesta añade en su disposición adicional 5ª

"Sin perjuicio de lo establecido en los artículos 8 y 9, en tanto las sedes de los Tribunales Superiores de Justicia y Tribunales de Instancia no estén suficientemente dotadas de medios y servicios necesarios para el desempeño de sus nuevas competencias, con carácter provisional podrán utilizarse los edificios destinados a la Administración de Justicia existentes en el territorio provincial.

2. No obstante lo anterior, a partir de la entrada en vigor de la presente ley las inversiones en medios materiales que se lleven a cabo por las instancias competentes deberán dirigirse inequívocamente a consolidar la efectividad de la nueva planta judicial."

Naturalmente esta propuesta de Ley de Planta ha provocado la inmediata reacción de multitud de poblaciones de España, pues supone que se dejará a la mayor parte de ellas sin juzgados obligando a sus habitantes a acudir a pedir justicia a bastantes kilómetros de distancia, empeorando el servicio y aumentando los costes de los juicios para los administrados sin que se acierte a encontrar ventaja alguna. Pero la enorme necedad que es esa ley no constituye el objeto de este post, el objeto de este post es poner de manifiesto la mentira, el engaño, la "cancamusa" con que los partidarios de la propuesta de Ley de Planta tratan de desorientar a los españoles para que no adviertan el engaño de que van a ser objeto.

Preguntado por esta propuesta de Ley de Planta el ministro de justicia ha manifestado que "no supondrá el cierre de ninguna sede judicial".

¿Observan el detalle? El ministro no responde por ejemplo que "se mantendrán los juzgados y tribunales de Vigo", lo que dice es que "no supondrá el cierre de ninguna sede judicial" lo cual, aunque parece lo mismo no lo es; así pues: estén atentos a la farsa, no le quiten ojo a la cancamusa. El ministro —la mano es más rápida que el ojo— en su respuesta nos lee el primer párrafo de la disposición transitoria 5ª, nos oculta el segundo párrafo y trata de hacernos creer que "no cerrar edificios" es lo mismo que "mantener los órganos judiciales": La ambigüedad calculada, la cancamusa maestra.

Otro ejemplo: con motivo de las protestas de los ciudadanos de las Islas Baleares uno de los directores generales del ministerio (qué más da quien sea) ha manifestado hace sólo unos días que: "Desde el ministerio estamos intentando dejar bien claro que no se va a modificar ni cambiar de sitio ni un solo edificio judicial".

Nuevamente la cancamusa, observen que no dice que se vayan a mantener los juzgados o los tribunales, lo que afirma es que no se va a cambiar de sitio "ni un solo edificio judicial". Nuevamente tratan de confundir órgano judicial con edificio para, en hábil juego de manos y palabras, tratar de confundir al ingenuo lector y hacer pasar lo uno por lo otro. La cancamusa prodigiosa adquiere ahora características de trile pues, deslizando en hábil movimiento el cubilete de los "edificios" nos oculta la bolita de dónde estarán los jueces y los tribunales. Para completar la suerte añade el director general:

"Otra cosa es que ese proyecto a nivel procesal permita una gestión distinta del reparto de asuntos, pero eso no implica que se vaya a cambiar ningún edificio a corto o medio plazo"

Obsérvese la cuidadosa omisión del "largo plazo" en consonancia con la disposición transitoria 5ª. A corto y medio plazo no se cerrarán edificios (ya lo dice la ley, su permanencia es transitoria), pero a largo plazo... ¡Ay a largo! A largo funcionará la disposición transitoria 5ª, esa que dice que a partir de la entrada en vigor de la ley no habrá ninguna inversión en Justicia fuera de las capitales de provincia.

La cancamusa prodigiosa, el artificio perfecto, el clave bien temperado, la madre de todos los prodigios: Agitar el viento, armar ruido, no decir nada, hacer que la música suene bien cuando la letra es perversa. El despiste, el barullo, la confusión, la media verdad; la cancamusa, en suma.

Sin embargo, hoy, hablando para los suyos (FAES), el Secretario de Estado de Justicia les ha dicho lo que ni su ministro ni sus directores generales se atreven a contarle a la población: Que todos los jueces se concentrarán en las capitales de provincia.

La propuesta de ley de planta sólo tiene una lectura y es esta última; así pues no le dé vueltas, si tiene esperanzas de que el cierre de juzgados no se produzca recuerde que esas esperanzas son sólo producto de su imaginación, es usted una víctima más de la cancamusa ministerial. No deje que le engañen, por favor. Vale.


 
 

 

 


Buscar en lawyerpress.com

 


"COMPAREZCO Y DIGO"

José Muelas Cerezuela - @josemuelas

Me llamo José Muelas, soy abogado desde hace más de 25 años y tengo un despacho pequeño como el 85% de los abogados de España. Los abogados a los que admiro no miden su éxito en dinero, les ruego que me disculpen si ese es su criterio.

Se me reconocen ciertas habilidades en el mundo del derecho penal y el derecho de seguros, pero donde más a gusto me siento es reflexionando sobre el derecho y las nuevas tecnologías. En ese campo, para mi sorpresa, alguna vez se me ha reconocido la categoría de “experto” (no sé si echarme a temblar), esto me ha permitido participar en algún programa europeo y dar conferencias e impartir cursos en algunas universidades.

No me gustan las ideas preconcebidas ni los lugares comunes, prefiero las terceras vías (ya me entiendes: ni F.C. Barcelona ni Real Madrid, soy del Atletí desde que Reina se comió el gol del Bayern). Trato de entender la justicia y la moralidad humana de forma científica; no me busques en el Contrato Social, estoy más cerca de Darwin que de Rousseau. Trato también de entender cómo las tecnologías de la información han cambiado y cambiarán el mundo: Vivo una época apasionante y me fastidiaría no enterarme.

Por lo demás juego bastante bien al ajedrez (¿te he contado cuando me jugué la final del Masters 2004 de Benidorm contra el campeón del mundo?), toco el bajo eléctrico (bastante mal por cierto) y canto flamenco según dice un diploma de la Escuela de Arte Flamenco de La Unión, pero lo que dice ese papelito no es verdad.

Hace muchos años fui un outsider en política (hay una columna en El Mundo escrita por Paco Umbral que lo cuenta bastante bien) y ahora soy Decano del Colegio de Abogados de Cartagena, una ciudad a la que amo. Soy también Consejero en el Consejo General de la Abogacía (comisiones de infraestructuras tecnológicas y competencia, aunque no suelen hacerme mucho caso), patrono de la Fundación Abogacía para la defensa de los derechos humanos y la promoción de la cooperación internacional y Secretario General de la Asociación Murciana de Empresas de Nuevas Tecnologías, las comunicaciones y el Audiovisual.

Creo en las personas y en la creatividad.





 



 

 
 

Nosotros  /  Contacto  / MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES  / 

 

copyright, 2013 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal