MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

LP emprende

 

 

El Blanqueo de Capitales en el deporte: Legislar como nunca para dejar de incumplir como siempre
MADRID, 14 de OCTUBRE de 2013 - LAWYERPRESS

Por Eva Cañizares. Abogada. Experta en Derecho Deportivo

Eva Cañizares. Abogada. Experta en Derecho DeportivoLa expresión blanqueo de capitales hace referencia a toda actividad en la que se introduce, con apariencia de legalidad, dinero y/o bienes de origen ilícito dentro del tráfico jurídico. Como delito, se encuentra tipificado en los artículos 301-304 del Código Penal que abarcan el denominado tipo básico (infracción esencial) y los tipos agravados. Es un delito que castiga aquellas conductas que persiguen ocultar el origen ilícito de bienes y/o derechos a sabiendas de que proceden de una actividad delictiva, para cerrar el circuito de su aprovechamiento por razones de política criminal.
En el sector deportivo, actualmente, asistimos a una globalización sin precedentes, en el que se mueven considerables sumas de dinero a través de los operadores audiovisuales, los patrocinadores y, últimamente, también mediante la entrada en juego de los inversores privados. Esta situación aún es más exagerada en el fútbol, lo que le hace muy atractivo al dinero negro por las grandes sumas que mueve sin tener en cuenta fronteras y con unos métodos de contabilidad muy poco transparentes, como señala un informe del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
El fútbol es un mecanismo ideal para el lavado de dinero, asimismo, porque es un deporte muy popular que otorga un estatus especial a quien invierte en él, convirtiéndolo en una celebridad, permitiéndole la compra de prestigio social y su introducción en ambientes sociales de élite. Otras veces, el objetivo buscado es el de usar la propiedad de un club para forjar vínculos para otros negocios legales y obtener lucrativos contratos de construcción, por ejemplo.
Sin embargo, a pesar del enorme crecimiento de la industria del fútbol en su conjunto, que ha triplicado sus ingresos en los últimos diez años, muchos clubes/SAD, paradójicamente, se encuentran en un estado financiero muy deprimido. Si a esto le unimos que muchos de ellos son vulnerables al ser administrados de forma poco profesional, el escenario idóneo para la comisión de este tipo de prácticas ilícitas está servido. Ya sabemos las consecuencias financieras que puede tener la pérdida de un solo partido (disminución de ingresos de patrocinio, del presupuesto por derechos audiovisuales, descenso de categoría, etc.). Esta necesidad de “doping financiero” puede hacer de determinados clubes un blanco fácil para el dinero negro.
Más allá de todo ello, el deporte está en el punto de mira de “las cajas B” porque, como señala Francisco Bonnati, secretario ejecutivo de INBLAC, en relación con la Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales de 2010, “los clubes de fútbol no están obligados a aplicar políticas de prevención de blanqueo de capitales, siendo el mundo del deporte uno de los objetivos del mundo del blanqueo”. Esta situación hace que sea un negocio muy difícil de rastrear, sobre todo las operaciones de compra-venta de jugadores ya que, como el importe sólo lo saben los intervinientes, la cifra real invertida puede ser inflada fijando un precio por encima del estipulado y facilitar de un plumazo el lavado de sumas importantes de dinero de procedencia ilícita. ¿Qué auditor va a poder probar que determinado jugador que metió el gol que valió una final a su equipo no vale X millones de euros sino la mitad?
En España, la Agencia Tributaria investiga desde hace años supuestos de fraude en el deporte. Ya, el que fuera presidente del Atlético de Madrid, Jesús Gil y Gil, reconoció públicamente la utilización de dinero negro para el pago de los multimillonarios contratos de jugadores y técnicos. En el At. de Madrid, Jesús Gil y Enrique Cerezo no desembolsaron el dinero necesario para transformar el club en SAD. Según consta, los pagos fueron ficticios, la entidad deportiva no recibió cantidad alguna por las cantidades suscritas y aparentemente desembolsadas. En fase de instrucción judicial se encuentran operaciones vinculadas con el Real Betis, por la realización de acciones descapitalizadoras de la entidad en beneficio de alguno de sus principales accionistas de la era Lopera, y también se encuentra imputado el dueño del Real Murcia, por un presunto delito de blanqueo de capitales en relación a la construcción del complejo de la Nueva Condomina. Son varios ejemplos de operaciones mercantiles en el fútbol español investigadas por la utilización presunta de dinero de procedencia dudosa.
Según Hacienda, existen sospechas documentadas sobre el ocultamiento de dinero en el fútbol para eludir el pago de impuestos, así como complicados sistemas de cobro de los derechos de televisión e incluso innovadoras fórmulas de contratación y fichaje de jugadores y técnicos a través de Internet, que no necesitan intermediarios y con pagos supuestamente realizados a través de paraísos fiscales. Las investigaciones de Hacienda se centran, fundamentalmente, en los pagos efectuados por diversos clubes en operaciones trasnfronterizas, que afectan a importantes sumas de dinero abonadas a jugadores y técnicos fichados en el extranjero o no residentes, que suponen un porcentaje muy elevado en el fútbol español de Primera División. Estos pagos afectan también a los de derechos de marcas de algunos profesionales, y a los derechos de imagen y los audiovisuales en el mercado internacional. Asimismo, se investigan retenciones practicadas a jugadores y técnicos en concepto de IRPIF, el IVA y el IS, y los pagos de derecho de imagen, pues existen dudas de que no se está aplicando correctamente la legislación vigente en esta materia (recordemos el caso Messi).
Otro asunto que también podría quedar desvelado es el relativo a los ingresos en efectivo por las ventas de entradas en taquilla, ya que los sistemas de control existentes parecen haber sido sistemáticamente vulnerados. Otro tipo de operaciones presuntamente ilegales son el ingreso de derechos televisivos en cuentas en el extranjero que luego son utilizadas para el pago de comisiones a intermediarios. Estas comisiones parecen haber dado origen a fondos de inversión gestionados por algunos intermediarios, tanto en su propio beneficio como en el de importantes jugadores y técnicos nacionales y extranjeros.
Para paliar esta situación, la nueva Ley del Deporte (aún en proceso de elaboración) buscará que, aun manteniendo la autonomía de la gestión de los clubes/SAD, se sometan a un riguroso control económico. Por ejemplo, el futbol tendrá más autonomía y la LNFP podrá controlar los presupuestos hasta donde considere, al mismo tiempo que asumirá más responsabilidades en este terreno.
Igualmente, la futura Ley de Transparencia afectará a algunos sectores en que las ayudas públicas son claves para su supervivencia, entre ellos las federaciones deportivas y los clubes/SAD que reciban este tipo de ayudas.
Visto lo visto, es necesario empezar a legislar como nunca para dejar de incumplir como siempre, porque, de lo contrario, seguiremos moviéndonos en las arenas movedizas del error, el fracaso y la ineficacia. Por tanto, ha llegado el momento de ser transparentes en la gestión económico deportiva y, como dijo Victor Hugo, “no hay nada más poderoso que una idea a la que ha llegado su momento”.
 


 
 

 

 


Buscar en lawyerpress.com

 





 

 

 

 
 
Nosotros  /  Contacto  / MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES  / 

copyright, 2013 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal