MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

LP emprende

 
Running; el antídoto contra el estrés del jurista
MADRID, 17 de ENERO de 2014 - LAWYERPRESS

Por Emilio Gude, Abogado de Ceca Magán y Runner

En la madrugada del invierno, el Retiro tiene un cierto tono metálico. El suelo tiene una apariencia pulida, el estanque una impronta de acero y hasta los árboles parecen tener el aspecto ferruginoso del corten. Todavía en noche cerrada, las farolas de baja intensidad convierten la ruta del corredor en una continua conquista de puntos de luz.

Pese a la ropa térmica, los inevitables guantes, la braga al cuello y el gorro que culmina nuestra imagen de hombre preparado para cualquier reto, hace frío. Apenas lo sentimos en una pequeña franja de nuestro rostro, pero hace frío. Las continuas bocanadas de vaho que acompañan cada zancada ofrecen la prueba definitiva de la diferencia de la temperatura exterior y la de nuestros pulmones.

Correr alarga tu vida. Nuestro corazón y pulmones son igual que otros músculos, necesitan ejercitarse para ser fuertes y saludables. Mejora la elasticidad de las arterias, disminuye la presión arterial, previene ataques cardíacos, así como maximiza la capacidad de aportar oxígeno con menos esfuerzo a nuestros pulmones. Todas estas ventajas adquieren toda su razón de ser si pensamos que para vivir necesitamos el oxígeno y que cuando lo tenemos, gracias a los pulmones, lo enviamos al corazón que lo distribuye por medio de la sangre a todo nuestro cuerpo. Correr es vivir más y mejor.

Este mundo jurídico que hemos escogido o que nos ha escogido, para aquellos que den al destino su parte de importancia, lleva aparejado un fuerte y permanente estrés, que casi nunca resulta mitigado, ni aún en tiempo de descanso. Pocos serán entre nosotros los que una vez cerrada la puerta del Despacho para ir a casa, abandonan el ejercicio de la profesión. Ayúdense, corran y maten ese estrés. La única desventaja, respecto al estrés, que tiene el running es que si te lesionas y tienes que dejar de correr, notarás que esa ansiedad que fulminas a base de kilómetros recorridos, vuelve a alojarse en tu almohada para dar vueltas a estrategias, defensas, plazos, etc. Tres meses he estado lesionado. He vuelto a dormir bien el día que volví a correr.

Una de las certezas que nos ha enseñado la ciencia es que somos química. Más allá de creencias, nuestro cuerpo mortal y todo lo que en él se produce obedece a puras formulaciones químicas. Las endorfinas son unas hormonas que el cuerpo produce de manera natural mediante el ejercicio. Por eso, los corredores no están cansados pese al ejercicio físico sino que una suave y constante sensación de bienestar, nos acompaña gracias a la continua generación de esta sustancia.

Son innumerables los beneficios del running y cualquiera de Uds. encontrará sobrada información al respecto, así como sobre cómo iniciarse en este mundillo. Por eso prefiero contarles aquello de “espiritual”, de “íntimo” y “esencial”, que tiene correr. Hagan la prueba, vayan un domingo a la meta de una carrera popular y comprueben la satisfacción del primer corredor al ganar la carrera. Esperen una hora y verán llegar a los últimos de la carrera. Podrán observar en el rostro agotado y quizás desencajado de los últimos corredores, la misma satisfacción que la que percibieron en el primero. La satisfacción es terminar la carrera. Quizás, así se expliquen esas imágenes que todos recordamos de corredores casi destrozados entrando en el estadio olímpico empeñados en llegar a la meta mientras miles de espectadores, les empujan entre aplausos como hicieron con los tres medallistas. Terminar es vencer.

Cuando uno se calza las zapatillas, esas que ha elegido entre muchas porque te acompañarán durante mil kilómetros, sabe que su motivación es superarse a si mismo. El running es ese deporte que consiste en superarte a ti mismo. Corremos contra nuestros tiempos, contra nuestras marcas, contra nosotros. Entrenamos horas durante un año para ganar unos segundos, un día. El running es puro reto contra uno mismo, puro espíritu de superación por llegar más rápido sin que ello tenga otra satisfacción que la de habernos ganado a nosotros mismos.

Hay algo de intrínsecamente puro y bueno en correr: el ejercicio de la voluntad. Si alguien te dice que es corredor, sabes que tiene una fuerte voluntad forjada en miles de kilómetros. Todos hemos pasado por esa carrera en la que nos sentimos especialmente mal, sin fuerzas, sin ánimos, donde los tiempos se nos escapan a una velocidad imposible y en tu mente aparece en letras grandes, como una orden, esa idea punzante de abandonar. Has perdido la posibilidad de hacer un buen tiempo, estás sufriendo, no hay gloria para ti hoy, y sin embargo no te paras, no lo dejas, no abandonas. Es tu recia voluntad, tu determinación de seguir, de acabar, la que te concede las fuerzas justas para llegar a meta.

Somos muchos los que en el mundo jurídico, corremos. Se me amontonan nombres. Desde gente de Ceca Magán, a la que le inoculé el virus, a otros que he ido conociendo en redes sociales, precisamente a raíz de coincidir en estos dos puntos que nos conectan, pasando por con quien he tenido el inolvidable recuerdo de correr una única mañana por un bosque. Podría hablar en nombre de todos si dijese que no solo es el estar sanos y fuertes lo que nos lleva a correr, sino que hay algo de hermandad en todos aquellos que devoramos kilómetros con el único impulso de nuestras piernas.

Háganse un favor, cómprense unas buenas zapatillas y salgan a correr. Estaré encantado de darles la bienvenida a “nuestra banda de hermanos”, usando las palabras de Henry V, como recordaba el otro día. Espero tener la suerte de compartir esfuerzo con alguno de Uds. por esos caminos del mundo.
 

 

 

 

 

Buscar en lawyerpress.com

 

Suscribirse a nuestro Boletín semanal

 

 

 
Nosotros  /  Contacto  / MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES 

copyright, 2014 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal