MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

LP emprende

 
Susana Gisbert, fiscal y portavoz ante los medios:
“Más vale contar un hecho que ocultarlo”
MADRID, 24 de ENERO de 2014 - LAWYERPRESS / @LuisjaSanchez
 

En un entorno tan global como el que vivimos el trato con los medios de comunicación es fundamental para cualquier operador jurídico. Lawyerpress ha querido hoy acercarse a la fiscalía provincial de Valencia para hablar con su portavoz, Susana Gisbert, a vez fiscal de Violencia contra la Mujer desde hace cinco años. “Ha sido más fácil de lo que pensaba a priori cuando asumí estas labores de portavocía en la fiscalía provincial de Valencia. Siempre puedes tener la sensación que pueden desvirtuar tus palabras y tener un cierto temor por ello”, comenta. A lo largo de esta entrevista hablamos de los juicios mediáticos; de la relación de los fiscales con los medios informativos al igual que del tratamiento de las noticias de violencia de género. Es una conversación amena y distendida, nuestra entrevistada sabe como mantener nuestra atención, además de explicarnos su día a día como portavoz.

En primera persona
“Soy fiscal desde 1992. Reconozco que en este caso la influencia paterna pudo poco. Mi padre era abogado y aunque le veía en caso con sus pleitos, no acababa de seducirme lo que hacía.
En ese momento vi que ser fiscal podría ser una meta asumible. Siempre me ha gustado mucho hablar y relacionarme con los demás.
Hice la oposición convencida que lo lograría. Así fue. MI primer destino fue en Castellón, más tarde en Gandía y ahora en Valencia.
En los últimos años he compaginado mi trabajo en la portavocía con los medios de comunicación en la Sección de Violencia contra la Mujer, así como en la Sección de Jurado.
Desde hace cinco años con la incorporación de la nueva responsable, María Teresa Gisbert, me nombró portavoz y a lo largo del pasado año he sido ratificada en este puesto.
Mi dia a dia tiene muchos alicientes, este es un cargo que se va organizando sobre la marcha. No se trata solo de dar opinión de la fiscalía en determinados temas sino manteniendo unas relaciones estrechas con los medios.
Les damos información de los juicios que hay durante la semana, de las calificaciones de la sala, información sobre si una persona entra o no en prisión. Es una actividad diferente en la que siempre estás pendiente de la llamada de los periodistas.”


¿Es bueno o malo que todos los días leamos noticias jurídicas en los diferentes medios informativos?
Creo que es bueno, quizás habría que dar las noticias de otra manera y reconducir ciertos temas. De esa forma nadie tiene duda que jueces y ministerio fiscal trabaja y mucho.
Sin embargo, hay que distinguir entre el morbo y la noticia. Sé que no es buen momento, vivimos una espiral de corrupción donde muchos personajes públicos van a los juzgados. No beneficia a nadie que ciertos temas se traten desde la prensa del corazón.

¿Y la percepción del ciudadano que nadie va a la cárcel es cierta?
Es cierto. Es posible que tenga esa sensación. No es fácil explicar a nadie como trabajamos. Además la imagen de los fiscales no es buena. Piensan que dependemos del Gobierno y en lo que es nuestro trabajo diario eso no responde a la realidad.
Es evidente que la elección del Fiscal General del Estado la hace el propio Gobierno, también es verdad que en mi caso y en el de otros compañeros, jamás en toda nuestra carrera profesional hemos recibido una orden de ningún tipo.
De todas formas si hay un delincuente que repugna a la sociedad y está libre ,no tardan en echarnos la culpa que trabajamos al dictado de alguien. Esa es otra sensación que no somos eficientes, cuestión que tampoco es cierta. Con los medios que tenemos hacemos lo que podemos que es mucho.

Sobre los juicios mediáticos, ¿quizás sean los elementos que más desprestigian a la profesión de periodista?
Estoy de acuerdo con usted. Suelo ser defensora del trabajo de los periodistas, la gran mayoría son buenos profesionales aunque siempre hay alguno que crea problemas. Por desgracias se suele ver lo malo porque genera audiencia y morbo en la opinión pública.
El otro problema son muchos tertulianos, advenedizos que hablan de temas que conocen de oídas y es otro tema peligroso. A la larga la gente no sabe distinguir entre quien es el periodista serio y el que no lo es.
Reconozco que muchos compañeros fiscales prefieren guardar las distancias con los medios informativos. Ahí tengo que hacer pedagogía para convencerles que no va a haber problemas si hablan con ellos.

Hemos visto en la televisión la salida de Miguel Ricard de la cárcel y eso parecía más un circo mediático que otra cosa…
Ha sido bochornoso ver como las cámaras de televisión le perseguían. Se puede entender el dolor de las víctimas y afectados. Pero esa persecución para dar esa noticia de su salida de la cárcel, no la entendemos. Es morbo y no tiene nada de información

¿No hubo forma de evitarlo?
Entramos en cuestiones de ética periodística. La labor de la fiscalía ya estaba hecha desde su salida del penal. Poco podemos hacer desde ese momento.pero no ha sido muy edificante ver lo que todos los españoles vimos.

¿Cómo se podrían evitar este tipo de temas que no benefician a nadie?
Habría que ver si la limitación del secreto del sumario es buena idea. Es algo que afecta a las partes y no al periodista.
Quizás habría que trabajar más en la propia autorregulación de los medios de comunicación. Nosotros no podemos llegar a más. Al final el desprestigio es para todos los periodistas que pagan la actitud equivocada de uno.
En el caso de Marta del Castillo si se puso en juego el interés de un menor, entonces si actuó la fiscalía impidiendo que salga la imagen de ese menor. Pero en el caso de personas que ya han cumplido su pena, puede ser reprochable, pero hay poco que hacer.

Desde fuera asuntos como el de caso Noos o el de Bárcenas da la sensación que no benefician mucho a la imagen institucional que tenemos sobre el Ministerio Fiscal.
No ayudan en absoluto. Aunque no opinaré sobre ningún tema en concreto de los que usted señala es evidente que la gente se encuentra con una sensación extraña sobre lo que hace el fiscal en determinados casos.

En esos cinco años de trato estrecho con los medios informativos ¿Qué ha sido lo más complejo para usted en esta relación profesional?
Ha sido más fácil de lo que pensaba a priori cuando asumí estas labores de portavocía en la fiscalía provincial de Valencia. Siempre puedes tener la sensación que pueden desvirtuar tus palabras y tener un cierto temor por ello. Al final el trato es bueno, se respetan los off the records y con los periodistas que hablo a diario saben gestionar bien la información. Siempre hay más feeling con unos que otros pero la verdad que la experiencia a nivel profesional es gratificante.
Lo que si está claro es que es mejor contar lo que ha pasado que ocultarlo. Al final todo se sabe y eso que trasluce luego sale con la versión de otra persona que no te interesa.

¿Somos complicados los periodistas?
No más que otras profesiones. Lo que no acaban de entender es porqué no les podemos dar una información rápida y eficaz. Esa inmediatez por encima de todo.
Es posible y ha pasado que cuando me han llamado y no me encontraban llevaba tres días con juicios. Igual con otros compañeros que salían de guardia y tenían vistas en los juzgados. Son situaciones que van entendiendo aunque siempre quieran dar la noticia lo antes posible.

¿Cuesta mucho dentro de una fiscalía “vender” a un periodista para que pueda hacer un reportaje o llamaros?
Cuesta bastante. Pero la situación poco a poco va cambiando. Todo depende del trato que reciban tras el primer contacto informativo. Si sale bien esa persona reticente ya es más accesible en otros momentos.
Este trabajo de portavoz requiere de dotes pedagógica y de psicóloga, hay compañeros que no le gustan nada las entrevistas en directo; sin embargo si se les envía las entrevistas por escrito no tienen problemas en contestar.
La experiencia nos dice que los hechos al final salen. Lo mejor por ello es que lo cuentes tu antes de que el periodista reciba otra versión diferente.

¿Cómo se coordinan las fiscalías a nivel nacional si surge un tema de esta envergadura?
Es evidente que tenemos que mejorar en este tema. Y es que el tema de las portavocías aun no está consolidado en toda España. La Instrucción del Ministerio Fiscal sobre este tema no señala que se obligatorio esta figura. Se puede dar el caso que muchos fiscales jefes no los nombran y asumen esa función.
El otro tema en el que tenemos que insistir es en la formación. Al final sueles ser autodidacta de cara a mejorar tu relación con los medios informativos. Debería diseñarse un protocolo para ver cómo actuamos a nivel nacional. En estos momentos no existe. El propio Gabinete del Fiscal General del Estado debería tener más coordinación con los portavoces.
Cada año cada fiscalía hace su memoria. En el caso nuestro, nos centramos en los temas de Valencia como provincia. Siempre pensamos que se pueden mejorar la relación entre todos los portavoces pero de momento no hay muchos avances.

¿Qué ideas hay que cambiar en nuestra sociedad para que vean al fiscal de otra forma?
Hay que insistir sobre todo en que no hay injerencias del poder político en el trabajo de los fiscales, eso hay que seguir explicándolo hasta la saciedad. Nosotros somos funcionarios públicos y no defendemos al Gobierno. Defendemos al ciudadano.
Es muy difícil romper con esa idea de nuestra vinculación al Gobierno. Pero tenemos que seguir trabajando para romper con ese tópico que no es verdad.
También es bueno que dejen de pensar en el fiscal americano. Siempre en muchas películas es un personaje con poder y que aspira cargos políticos. Eso hace que se pueda pensar que tenemos ciertas aspiraciones políticas, cosa que también es mentira.
Es posible que si se cambiase la designación del Fiscal General del Estado cambiaría nuestra imagen y la percepción que tienen de nosotros.

¿Le gusta la futura reforma penal con más protagonismo a los fiscales?
Creo que dar la instrucción al fiscal como pide esta nueva reforma es un elemento bueno y positivo. Hay que regularlo de otra forma para que tenga la efectividad que todo el mundo quiere a corto y medio plazo.

Como fiscal que es usted sobre Violencia contra la Mujer, ¿qué le parece el tratamiento informativo de estos asuntos?
Al contestar esta pregunta debemos distinguir la prensa escrita del medio televisivo. Son dos mundos diferentes. A nivel de prensa hay una evolución buena y el tratamiento es serio respecto a estos hechos.
En televisión, es otra cuestión. No son tanto los informativos que cubren ciertas informaciones sino los programas debates, en especial de corazón, donde los famosos frivolizan sobre los malos tratos. Al final se desvirtúa por completo el mensaje.

¿Cuál es su mayor satisfacción en estos cinco años y la decepción más grande que tenido cono portavoz?
Sobre las satisfacciones, por un lado el trato amistoso que tienes con ciertos periodistas donde siempre hay respeto profesional. Uno de los temas ms duros que gestionamos tuvo que ver con el Metro de Valencia y aquel trágico accidente. Salimos a dar una entrevista y pudimos aclarar los hechos. Pese al riesgo salió bien la acción, así nos lo comentaron las propias víctimas del suceso.
De las decepciones, poca cosa, cuestiones menores a las que se les da la importancia que tiene. Eso hace que el balance sea positivo y siga como portavoz.

¿Se arrepiente alguna vez de ser portavoz de la fiscalía de Valencia?
Uff, muchas veces. Pero aquí sigo. La verdad es que me gusta lo que hago. Tener todo el apoyo de los superiores es muy bueno así casi todas las iniciativas que propongo se ponen en marcha con mayor o menor dificultad.

¿Que noticia le gustaría dar que hasta este momento no ha dado?
Una que me gustaría dar seria sobre las preferentes. Que el tema está ya en vías de solución o solucionado. Hay muchas personas afectadas por esa estafa que lo están pasando muy mal. Habría que intentar dar una respuesta penal y económica a estas personas

Sobre los problemas de la justicia, ¿cómo se ven desde esta fiscalía?
Ahí están, son casi crónicos. Creo que los periodistas nos ayudan a denunciar las carencias materiales y de recursos humanos de nuestra justicia. Siempre han estado a nuestro lado para denunciar estos problemas.
Es evidente que se ha invertido mucho dinero y tenemos una oficina judicial que de momento no funciona. Sin embargo los medios son escasos y le recuerdo que la Ley de Enjuiciamiento Criminal es del siglo XIX. Así no se puede trabajar.
Es fundamental la reforma de esta ley para que se pueda modernizar nuestra justicia con otros medios materiales diferentes a los que tenemos ahora. Las notificaciones por correo electrónico, por ejemplo, no tienen validez legal aún. No hay forma desde las fiscalías de consultar ningún expediente delictivo via online en estos momentos.

Hacen falta más medios humanos, no hay jueces y ni fiscales sustitutos, retirados sin ninguna explicación…
Necesitamos más profesionales. La solución no es que entre los que estamos en activo hagamos más cosas. No damos abasto ya pese a que nos pagasen más. Además es necesaria una racionalización de los medios personales, sobre todo del personal auxiliar. Todavía muchos de ellos escriben a máquina y tendrían que reconvertirse sus funciones en otras actividades.
Respecto a los jueces y fiscales sustitutos es una medida terrible. Tanto para ellos que se quedan sin trabajo como para nosotros que duplicamos la actividad. Al final el ciudadano es el gran perjudicado de todo esto.

A veces cuando vas al juzgado da la sensación que esos funcionarios están enfadados…
Es cierta esa sensación. Trabajan muchas horas, demasiadas. Es el momento de la racionalización de los puestos de trabajo. Definir lo que hacen en función de un sistema de gestión más moderno eso haría que todo pudiera funcionar mejor.

 

 

 

 

 

Buscar en lawyerpress.com

 

Suscribirse a nuestro Boletín semanal

 

 

 
Nosotros  /  Contacto  / MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES 

copyright, 2014 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal