MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

LP emprende

 
Reflexiones sobre el Congreso de Enatic, Derecho digital como disrupción jurídica
MADRID, 25 de FEBRERO de 2014 - LAWYERPRESS

Por Alfredo Herranz Asin, Abogado, Zaragoza

Alfredo Herranz Asin, Abogado, ZaragozaEl pasado viernes 21 de febrero, se celebró en Madrid el Congreso ENATIC. La valoración de la participación en Congresos y encuentros de este tipo se corresponde con los objetivos concretos puestos en ellos y añado siempre como elemento de valoración objetiva en mi asistencia a charlas, conferencias, etc. el hecho de que de las mismas me hayan generado ideas sobre las que pensar. En ambos sentidos, el congreso no me defraudó.
Mis motivaciones personales eran de dos tipos. Por un lado, acudir al congreso me permitía el poder poner cara por fin a mucha buena gente que he tenido la suerte de conocer a través de twitter. Debo destacar la calidez del grupo en lo que venimos a llamar “networking”, con momentos de todo tipo, conversaciones serias, intercambio de ideas y sobre todo risas. El plano personal por lo tanto fue absolutamente gratificante.
Por otro lado, junto con otros abogados, estamos desarrollando un proyecto desde una perspectiva cooperativa, en el ámbito del derecho digital. Así que el congreso ENATIC era un momento perfecto para pulsar el ambiente y ver si las perspectivas y orientaciones desde el que estamos enfocando el proyecto, se veían respaldadas o era preciso algún cambio o matiz en el enfoque.
Me traslado ahora por tanto a ese tercer criterio que aplico, en relación a si las ponencias e intervenciones han conseguido activar mi materia gris. Y desde luego que así fue.
Creo que es un momento importante para el derecho de las nuevas tecnologías y para los abogados que lo trabajan. En varias intervenciones se coincidió en el especial crecimiento de procedimientos o materias jurídicas en los cuales interviene lo que yo llamo el elemento tecnológico.
Centrándome en el ámbito penal, coincido con el criterio expuesto en que no hay verdaderamente delitos tecnológicos (salvo la concreta excepción de los denominados delitos informáticos), sino que se trata de delitos clásicos, contenidos en el Código Penal, que están variando sus formas de comisión incidiendo en las mismas de una manera exponencial el uso de elementos tecnológicos.
La misma sensación tengo al observar otros campos o ramas del derecho. De este modo, cada vez son más frecuentes los procedimientos judiciales en los que interviene algún elemento tecnológico, sobre todo en la prueba, como son los correos electrónicos. Y a ello debemos sumar en mi opinión, que nuestro colectivo, como abogados no se está adaptando ni en forma ni en tiempo a esta situación. El desarrollo tecnológico y el uso y presencia de las tecnologías es mucho más veloz que la formación de muchos compañeros. Incluso a un nivel muy básico. Y lo mismo ocurre con el resto de los denominados operadores jurídicos.
Si por algo me gusta el derecho de las nuevas tecnologías es porque considero que es un ámbito especialmente creativo, en evolución, que exige una constante adaptación, estar puesto al día de los avances. Supone un reto para el abogado pero que se compensa con esa necesaria creatividad.
La genérica resistencia del colectivo de abogados a la adaptación tecnológica; la falta de formación adecuada; el por qué no, miedo en muchos casos a las nuevas tecnologías; y sobre todo la inherente resistencia al cambio de toda organización; se configuran en mi opinión como un elemento competitivo y oportunidad de negocio para los abogados que trabajen el campo del derecho digital.
Como se indicaba al principio del encuentro, todo apunta a que los despachos deberán contar con abogados especialistas en las nuevas tecnologías. Aportando unos conocimientos más especializados, complementarios y que puedan mejorar la prestación de servicios jurídicos. Siendo esta la idea que en mi opinión flotaba constantemente en el ambiente. La de un futuro de oportunidad para el derecho digital. Esa será la disrupción jurídica.
Y en lo que a mi respecta, la sensación de que proyectos como los pensados y en el cual estoy poniendo mi esfuerzo, van en el camino correcto.
 


 

 

 

Buscar en lawyerpress.com

 

Suscribirse a nuestro Boletín semanal

 

 

 
Nosotros  /  Contacto  / MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES 

copyright, 2014 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal