MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

Q-LAWYER

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

GENTE

 

FIRMA INVITADA:
Rafael Fontana, presidente Cuatrecasas, Gonçalves Pereira

Manuel Olivencia: Leal colaborador de la Justicia
MADRID, 10 de OCTUBRE de 2014 - LAWYERPRESS
 

Rafael Fontana, presidente Cuatrecasas, Gonçalves PereiraColaborar con la Justicia es el papel que todo abogado representa cada vez que se dirige a un tribunal, en representación de su cliente y al servicio de sus derechos e intereses. La singularidad excepcional de Don Manuel Olivencia es que, en su caso, la colaboración con la justicia y el servicio a sus clientes han llegado mucho más lejos y han durado mucho más tiempo de los que resultan habituales incluso entre los mejores profesionales: su quehacer constante se ha convertido en realización auténtica del derecho, un ideal que todos los abogados soñamos alcanzar, pero que Don Manuel ha conseguido gracias a una carrera extensa y fructífera que abarca más de medio siglo de ejercicio sin descanso y absolutamente ejemplar.

Pero los frutos cosechados no se deben únicamente al tiempo transcurrido. En esta larga y envidiable carrera, durante la cual fraguó la importantísima fusión de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira con su despacho Olivencia-Ballester, Manuel Olivencia ha utilizado unas técnicas infalibles, que todo abogado que sinceramente aspire a la excelencia que él ha alcanzado puede poner en práctica fácilmente.

En primer lugar, está su preocupación constante por el rigor en el discurso hablado y escrito. Así, el empleo del lenguaje apropiado, el énfasis en una buena sistemática y en el orden de exposición argumental, o el saber cómo distinguir entre lo principal y lo accesorio son características definitorias de su estilo. Es un saber decir y un saber escribir que, distinguiendo siempre entre el genio del lenguaje verbal y el duende del lenguaje escrito, aúna las cualidades de ambos: de Don Manuel Olivencia, podemos decir con verdad innegable, que habla como escribe –con rigor extremo- y que escribe como habla –con naturalidad envidiable-.

Luego destacan su honestidad y lealtad hacia los clientes, a quienes siempre ha sabido trasladar las fortalezas y debilidades de sus asuntos, con transparencia y el consejo constante de explorar vías alternativas de acuerdo en todo caso y, particularmente, cuando ha considerado que el resultado perseguido por el cliente, cuya obtención Olivencia jamás garantiza, no es precisamente fácil de obtener.

En tercer lugar, Don Manuel es, al mismo tiempo, un perfeccionista que mima  la concreción y el detalle, y un jurista escéptico ante las especializaciones excesivas. Para él, un buen jurista construye sobre una base muy sólida de formación legal. En sus “Reflexiones sobre la teoría y la práctica del Derecho”, afirma que “las profesiones jurídicas –por antonomasia, la de abogado- son de estudio, y mal práctico será el que de él prescinde y lo confía todo a lo que aprendió en el ejercicio, casuístico y forzosamente limitado; sin teoría no hay verdadera práctica jurídica, sino vulgar rutina, hacer inconsciente, propio del practicón o del zurupeto”.

Por ello, siempre ha pedido a sus alumnos y colaboradores que preparen muy a conciencia tanto el ejercicio escrito como el oral. ¿Cómo? Con estudio reposado, con reflexión y dando muchas vueltas al orden y cadencia de la exposición oral y a la sistemática y claridad de los escritos.

Una cuarta cualidad, entrañable, de Don Manuel es su trato leal, exquisito y cálido con el sinnúmero de letrados con quienes ha colaborado y con quienes ha tenido que oponer sus propios argumentos. Nunca les ha considerado como enemigos, sino como compañeros en la tarea del desarrollo del derecho, adversarios leales en en un debate judicial, es decir, en un proceso que tiende idealmente a conseguir la realización misma del derecho, una vez se han establecido los hechos probados y se han discutido los argumentos de las partes.

Es curiosa y siempre me viene a la cabeza su particular distinción entre los abogados “de toga” y “no de toga”. Él siempre se ha identificado con los primeros, con los abogados que informan ante los Tribunales. Su excelente oratoria y su instantánea capacidad de improvisación le han distinguido siempre como un abogado forense de primer nivel. En palabras de nuestro socio Rafael Monsalve, quien trabaja codo con codo con Don Manuel en la oficina de Sevilla de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, “verle intervenir ante los tribunales era una delicia y una fuente de aprendizaje”.

No puedo dejar de recordar en este punto a otro gran abogado de toga que no sólo tuvo a Don Manuel como maestro, sino también como padre. Es nuestro querido Luis Olivencia, socio fallecido en 2013, quien llegó incluso a informar ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, superando en esto a su propio padre.

Pero llegar al Tribunal Supremo y al Tribunal Constitucional no es una tarea baladí y sé lo profundamente orgulloso que se siente Don Manuel de haberlo conseguido, porque es ahí donde ha podido poner en práctica su visión del abogado como colaborador de la Justicia. Él mismo cuenta de que, en una de  sus últimas vistas en la Sala Primera del Tribunal Supremo, saludó a los Magistrados de la Sala diciendo: “Llevo más de 50 años ejerciendo ante este Tribunal. He cumplido 50 años de ejercicio y nunca me he sentido más colaborador de la Justicia que vistiendo la toga ante este Tribunal”.

Y es que es ahí donde el colaborador leal de la Justicia consigue que sus tesis puedan convertirse en jurisprudencia, en doctrina legal, cuando una y otra vez son aceptadas por el Tribunal Supremo. Tal es la máxima expresión del trabajo de un abogado que, como Don Manuel, consigue ahondar en el derecho y, en definitiva, desarrollarlo. Manuel Olivencia, leal colaborador de la Justicia: ¡muchas felicidades y muchas gracias!

 

 

Buscar en lawyerpress.com

 

Suscribirse a nuestro Boletín semanal

Grupo Paradell

 

 
Nosotros  /  Contacto  / MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES  / 

copyright, 2014 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal