MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

Q-LAWYER

DIRECTORIO

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

 
 
16 de OCTUBRE de 2015

Malditos 6 meses

LAWYERPRESS

Por Susana Gisbert, Fiscal 

 

Susana Gisbert, Fiscal  Se consumó la tragedia. Ya se publicó en el BOE la ley –mejor dicho, las leyes- de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Nada menos que la séptima reforma de esta ley decimonónica en solo seis meses. Como si no hubieran tenido toda una legislatura para hacerlo o, si me apuran, más de un siglo, dada la vetustez de la ley. Y con un plazo de vacatio legis de dos meses. Contador a cero y dorsal en la toga. Agarrémonos que el sprint final va a ser de órdago.

Pero, aparte de la insoportable inseguridad en que nos vemos sumidos los operadores jurídicos, casi necesitados de un GPS para poder dar con la ley aplicable, y de la impotencia que causa tener que aplicar una ley de este calado sin ninguna previsión de medios materiales ni personales, el tema de fondo es grave. Muy grave, diría yo. La limitación de la instrucción puede suponer consecuencias terribles. Más incluso de lo que imaginábamos.

Andaba yo escuchando en los informativos el éxito de las fuerzas y cuerpos de seguridad al dar con el autor –presunto, por supuesto- del asesinato de una joven acaecido hace la friolera de dieciocho años, y una duda me asaltó. ¿Qué ocurriría con esto una vez entrada en vigor la reformita de marras? ¿Habría razones para vanagloriarse del éxito? ¿O el plazo de seis meses haría inútil tanto esfuerzo investigador? Y mi imaginación aún fue más allá. ¿Qué ocurriría si otros asuntos, otras desapariciones “dormidas” desde hace muchos años despertaran de nuevo? ¿Qué pasaría si apareciera Antonio Anglés, o se descubrieran nuevas pistas sobre Yeremi, por ejemplo? ¿Le afectaría ese maldito plazo de seis meses?

La cuestión no es baladí, desde luego. Pero tampoco es fácil de resolver. Pero las conclusiones a las que llego son más desalentadoras que otra cosa. Aunque ójala alguien dotado de ese GPS legislativo –o de una varita mágica, llegado el caso- al que aludía pudiera arrojar una luz que yo no veo. La luz al final de túnel.

Si tal cosa sucediera –aparición de nuevas pistas en casos como los citados- habría que salvar varios escollos. El primero, como siempre, el de la posible prescripción del delito. Pero esto sigue como siempre, computando el transcurso del plazo de inactividad procesal, y punto pelota. Con unos márgenes amplísimos, de veinte o veinticinco años incluso. Y con un cómputo bastante claro.

Pero la dificultad viene a partir del 7 de diciembre. Según lo que dispone la ley, ese día se pone el cuentakilómetros a cero y empieza la cuenta atrás de los seis meses –prorrogables-. Y ahí nos las compongamos. Y si bien es cierto que la propia ley prevé que se interrumpirá ese cómputo mientras el asunto permanezca en situación de sobreseimiento provisional –también en caso de secreto de sumario-, volviendo a correr por el tiempo que falte, no lo es menos que eso deja abierta muchas dudas. Y más que eso.

Como quiera que se trata de una ley procesal, se aplica desde el propio decía de su entrada en vigor, tanto a hechos sucedidos después como a los sucedidos antes, se hayan incoado como se hayan incoado. Y es el día de la entrada en vigor el que marca ese comienzo del tic tic procesal. Como si de una bomba de relojería se tratara, porque esa referencia a que en caso de una posible reapertura se reanudará el cómputo por el tiempo que falte me tiene hablando sola. ¿Quiere esto decir que si la investigación duró más de seis meses, como no resta plazo, no podría hacerse nada?. Porque, si difícil sería que en un caso así hubiera que constreñirse a un plazo de seis meses que empezara, si ya se han gastado los tiempos lo torna de difícil en imposible. Y causa una impotencia tremenda.

No sé cuál sea la posible solución a este galimatías. Porque, de un lado, mientras el asunto no entre en el juzgado no empezaría este plazo. Pero es inviable que una desaparición o un posible asesinato no vayan de cabeza a la mesa de un juez. Como debe ser. Y a partir de ahí las manecillas del reloj empiezan la inexorable cuenta atrás. Y claro, tal como están las cosas, solo con cumplir trámites se nos van los meses en nada. Ni que decir tiene si hay que localizar a un testigo en el extranjero, o estar pendiente de una comisión rogatoria, si ir más lejos. Entre citaciones y notificaciones se nos va la vida, aun en el dudoso caso de que se interpretara como un nuevo plazo que empieza.

Pero aún hay más. Tal vez la solución podría venir de mano de las posibles prórrogas, aunque con la ley en la mano tampoco lo veo claro. La eventual prórroga de hasta 18 meses viene dada por la declaración de complejidad de la causa. Y ésta tiene unos motivos más o menos tasados en los que no encaja con facilidad la investigación de un asesinato con un autor y una víctima. Porque parece pensado para temas más relacionados con el vil metal, y no tanto de ese derecho penal clásico de sangre, sexo y vísceras. Pero, aún así, la ley no establece una posibilidad de prórrogas sucesivas, o indefinidas. Porque, obviamente, carecería de sentido. Con lo cual volvemos a la línea de salida. Difícil, difícil.

Así que, de momento, no podemos hacer otra cosa que esperar el milagro. El milagro de que esto estalle antes, porque la cosa es gorda. Porque, por si no tuviéramos suficiente con tratar de sacar adelante los asuntos, nos añaden un trabajo extra de revisión de todas las causas existentes, a las que un kamikaze imaginario ha colocado una bomba lapa con temporizador activado. Algo que recuerda las series de mi infancia: esta expediente se autodestruirá en tres, dos, uno…

La limitación del plazo de instrucción, hecha además sin previsión de medios, puede convertirse en un bonito regalo para muchos delincuentes. Y, aunque haremos todos los esfuerzos para que ellos no ocurra, nos han puesto una valla difícil de saltar, con alambrada electrificada includa.

Un desastre para las investigaciones relativas a la corrupción, desde luego. Pero no solo para estos.

Así que no se me ocurre otra cosa que recomendar que nos abrochemos los cinturones y nos preparemos para un despegue difícil, y un viaje que todavía puede serlo más. Esperemos que dure poco.

 

 

 

 
 
 

 

 

 
 
 
 
 
 
Nosotros  /  Nuestro Equipo  / Contacto 

copyright, 2015 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain - 
Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97777
info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal