MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

Q-LAWYER

DIRECTORIO

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

 
 
02 de NOVIEMBRE de 2015

La transformación digital de la Justicia: un camino irreversible

LAWYERPRESS

Por Oscar Cortés, asesor del Ministro de Justicia en innovación y transformación digital

 

Oscar Cortés, asesor del Ministro de Justicia en innovación y transformación digitalSon pocos los que hoy dudan que vivamos un momento de cambios intensos en los que la tecnología está adquiriendo un protagonismo singular. Una revolución silenciosa pero con importantes efectos disruptivos. Las relaciones que los ciudadanos mantienen en su vida cotidiana, las transacciones económicas o la prestación de todo tipo de servicios se desarrollan haciendo uso de unos medios tecnológicos que ya son pura cotidianidad. Ya hay en nuestro país ocho millones de nativos digitales, de personas que han crecido con internet, pero en el año 2025 serán un 75%. Muchos de ellos, profesionales de la Justicia. La penetración de teléfonos móviles inteligentes en España es un 81%, de las más altas de Europa y en esa cifra, de nuevo, están incluidos casi la totalidad de los profesionales de la Justicia  El correo electrónico que de forma habitual puede utilizar un fiscal o un abogado para enviar o recibir información se va solapando con la mayor utilización de aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp, hoy empleada por más de veinte millones de españoles, entre los que se incluyen los jueces decanos españoles que la utilizan en grupo para conectar, compartir inquietudes y conocimiento.

La sociedad digital es una realidad para ciudadanos y profesionales, que plantea desafíos importantes para la legitimidad y el funcionamiento de nuestras Instituciones. Afrontamos por tanto un proceso irreversible. El funcionamiento de Justicia será digital o no será. O dicho de otro modo, no es una opción sino una obligación. El Ministro Catalá lo ha entendido así y ha incluido el reto de la digitalización de la Administración de Justicia como parte esencial de su estrategia de Gobierno con el objeto de avanzar hacia una Justicia que, además de un pilar del Estado de Derecho, sea un servicio público esencial cuyo funcionamiento esté marcado por la cercanía, la agilidad y la sencillez.

La estrategia adoptada pasa por la constatación de cuatro aspectos fundamentales. El primero, que la transformación digital es mucho más que dotar un PC para hacer el mismo oficio que antes se realizaba sobre un papel, sino que atañe a aspectos mucho más profundos como los procesos y la organización del trabajo, o la relación con ciudadanos y profesionales. En segundo lugar, que la transformación digital no deja margen temporal, apremiando a la Justicia a reaccionar de forma ágil para adaptarse a la nueva realidad. En tercero, que no se trata únicamente de implantar tecnología sin más, sino que la transformación ha de ser cultural y cubrir todos los ámbitos del sector legal. Y por último, dotar a la Justicia de instrumentos para perseguir el delito en la cibersociedad, a partir de una reforma de la ley de Enjuiciamiento criminal donde empieza a hablarse de medidas de investigación tecnológica, delincuencia informática, imágenes digitales, correos electrónicos o localización de dispositivos.

De ahí  que el Ministerio haya puesto en marcha una línea de actuación basada en un doble enfoque: acelerar a corto -con el escenario temporal del 2015- pero mirando a largo, en un horizonte de transformación a 2020. En este contexto el pasado 17 de marzo se presentó el Plan 2015 para la Aceleración de la Justicia en Entornos Digitales. Un plan ambicioso que,  pasados seis meses desde esa fecha, está ofreciendo resultados en ese objetivo marcado hacia una Justicia digital, abierta e innovadora.

La reciente publicación en el BOE de la ley 42/2015 de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que recoge la obligación para profesionales de relacionarse con la Justicia de manera electrónica desde el 1 de enero de 2016, marca el primer paso – necesario, aunque no suficiente- para llevar el papel cero en juzgados y tribunales. Se trata de culminar un proyecto de hace más de una década, consistente en generalizar en nuestra Justicia algo tan cotidiano como que el envío de información se haga mediante un correo electrónico seguro. Un proyecto que tiene beneficios cuantificables: desde que se pusieron en marcha las comunicaciones electrónicas, el conjunto de las Administraciones con competencias en Justicia hemos ahorrado 368 millones de folios, 246 mil cartuchos de toner, 18 millones de horas de trabajo y casi 300 millones de euros. Y otro beneficio más indirecto como servir de tractor para la digitalización del sector legal: más de 60.000 abogados han solicitado ya la firma digital para poder interactuar con la Administración.

Las comunicaciones son importantes pero sólo un paso del proceso de tramitación. De ahí la importancia de dotar las oficinas judiciales de una gestión procesal avanzada en términos tecnológicos. El reto para todas las Administraciones lo marca la ley 18/2011: a partir del 7 de julio de 2016 tendrán que poner medios para que esto sea posible. El Ministerio viene haciendo esfuerzos en ese sentido. La Audiencia Nacional ha sido una sede ejemplar con la implantación del expediente judicial electrónico que garantiza un funcionamiento en “digital” y ha permitido, durante 2015, ahorrar 5.5 millones de euros en los 18.415 asuntos incoados hasta la fecha. Recientemente se acaba poner en marcha un nuevo juzgado digital en los juzgados de lo civil de Cuenca y estamos ya elaborando un plan para replicar este modelo en el resto de sedes durante 2016.

En el contexto actual corresponde a los poderes públicos, también a la Justicia, establecer una nueva relación con la sociedad en el entorno digital, orientando su actividad a los ciudadanos del siglo XXI con un enfoque de mayor proximidad, transparencia y apertura. El pasado 15 de octubre el Ministerio inició un piloto en Albacete para que cualquier mujer víctima de violencia de género que lo solicite reciba de manera automática un SMS informándole, por ejemplo, si se ha dictado una orden de alejamiento o puesto en libertad al supuesto agresor. Además en unos pocos días los señalamientos / suspensiones de juicios se empezarán a comunicar, a quien lo desee, igualmente por SMS a sus dispositivos móviles.

La sede judicial electrónica, puesta en marcha el pasado 22 de septiembre, es una de las mejores muestras de esta justicia abierta basada en servicios al ciudadano. La sede es una ventana para llevar más transparencia al funcionamiento de los procesos judiciales, de manera que desde ya mismo cualquiera que esté inmerso en uno de ellos puede consultar cuál es su situación los siete días de la semana las veinticuatro horas del día.

La tecnología permite poner a disposición de los ciudadanos información que les corresponde a través de servicios, accesos o datos abiertos. Un valor al que los poderes públicos, exigidos como estamos de mayores niveles de transparencia y rendición de cuentas, no podemos renunciar. Uno de estos servicios que estamos poniendo en marcha estos días junto al Boletín Oficial del Estado, son las subastas judiciales electrónicas, de manera que cualquier ciudadano podrá acceder de manera sencilla a participar en uno de estos procesos de forma electrónica, siendo éste completamente transparente en cuando a su ejecución y adjudicación.

Por último quiero referirme a una importantes medida que refleja cómo la tecnología puede hacer más fácil la vida a las personas. Desde el pasado 15 de octubre se puso en marcha un proyecto piloto, inicialmente en 24 centros públicos de toda España, para que los ciudadanos no tengan que desplazarse al Registro Civil para inscribir a su recién nacido, sino que será el propio centro sanitario quién lo comunicará.

Es así, mediante tecnologías que a menudo se caracterizan por acortar distancias, físicas y temporales, como el Ministerio de Justicia está impulsando, en sentido estricto, una Administración de Justicia al alcance de todos y más próxima al ciudadano.

 

 

 

 
 
 

 

 

 
 
 
 
 
 
Nosotros  /  Nuestro Equipo  / Contacto 

copyright, 2015 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain - 
Tel.: + 34 91 858 75 55
info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal