Despachos

Operaciones

Colegios

Justicia

Entrevistas

Comunidad Legal

Reportajes

Colaboraciones

Internacional

LP emprende

Abogados Jóvenes

Mediación

Arbitraje

TIC

BLOGS

Agenda


 
 
25 de ENERO de 2016

La necesidad de autorización de la Junta General para la constitución de prendas, hipotecas y otras garantías

LAWYERPRESS

Por Jaime  Hidalgo  Labat, Dpto,  Mercantil  Ceca Magán Abogados

 

Jaime  Hidalgo  Labat, Dpto,  Mercantil  Ceca Magán AbogadosLa inclusión del apartado f) del artículo 160 de la Ley de Sociedades de Capital (en adelante, “LSC”) es una de las muchas novedades introducidas por la Ley 31/2014, de 3 de diciembre para la mejora del gobierno corporativo. El fin ha sido reforzar el papel de la Junta General al ampliar sus competencias, reservando a su aprobación aquellas operaciones societarias que por su relevancia podrían tener efectos similares a las modificaciones estructurales.

El artículo 160 (f) de la LSC faculta a la Junta General para deliberar y aprobar la adquisición, la enajenación o la aportación a otra sociedad de activos esenciales. La presunción de esencialidad del citado precepto, que se fija cuando la operación supera el 25% del valor de los activos del último balance, es ante todo una presunción iuris tantum y por ende no podrá admitirse como fundamento dogmático inamovible. Trasladando al órgano de administración la obligación de examinar la esencialidad del bien atendiendo a las circunstancias concretas de cada caso, ya que habrá ocasiones en que aun superando el mencionado porcentaje no será necesaria la aprobación por la Junta General al encuadrarse la operación dentro de las actividades ordinarias de la empresa (por ejemplo, la venta de varias promociones por una empresa inmobiliaria), mientras que en otras ocasiones la venta, aun no superando el porcentaje, sí deberá validarse por la Junta General (por ejemplo, la venta de una patente como base tecnológica de los productos de una empresa). 

Alrededor del artículo 160 (f) de la LSC han surgido dudas razonables sobre consideraciones tales como los actos dispositivos encuadrados en el artículo, la eficacia de los actos en caso de contravención o si existe necesidad de acreditar la falta de esencialidad del bien objeto de disposición.

Una de las primeras cuestiones surgidas gira en torno a la amplitud de los términos “adquisición, enajenación o aportación”, cuestionándonos si en los referidos conceptos se incluyen o no otros actos que sin tener las mismas consecuencias debieran someterse al control por la Junta General por considerarse que exceden de la administración ordinaria de la sociedad. De entre los actos dispositivos descritos por la norma, ¿cabe la inclusión de actos tales como la constitución de hipoteca, prenda o cualquier otro tipo de garantía sobre bienes de la empresa?

Debe puntualizarse que no estaremos ante una verdadera disposición, en los términos empleados por la norma, cuando sobre un derecho preexistente se constituyan nuevos derechos de menor entidad, esto es, un derecho real limitado que no implicará un verdadero acto de disposición. Así, actos tales como la cesión en arrendamiento de un activo esencial, la constitución de hipoteca o cualquier otra garantía análoga no implicarán una privación del uso del bien. Por lo que solo estaremos ante un acto de disposición (por ejemplo, usufructo, derecho de opción de compra, etc.) cuando se prive del uso y disfrute del activo esencial.

Ante la contravención del contenido del artículo 160(f) de la LSC cabe plantearse la eficacia de los actos de disposición desplegados. La Dirección General de los Registros y Notariado (en adelante, “DGRN”) en sus resoluciones de 27 y 28 de julio y 17 de septiembre de 2015, entre otras, se ha pronunciado a favor de la eficacia de tales actos al señalar, apoyándose en el contenido del artículo 234 de la LSC que serán ineficaces frente a terceros las limitaciones impuestas a las facultades de representación de los administradores aun cuando las mismas estuviesen inscritas en el Registro Mercantil, validando con ello no solo los actos comprendidos en el objeto social, ya sea de forma directa o indirecta, sino también los neutros y los aparentemente no conectados con el objeto social, excluyendo únicamente los contradictorios o denegatorios del objeto social. Lo que implica, sin perjuicio de las acciones internas que pudiesen ejercitarse ante el infractor, que los actos serán válidos y estarán revestidos de eficacia frente a terceros.

Por último, en lo referente a la venta de los activos esenciales, surge la cuestión, al hilo de la resolución de la DGRN de 28 de julio de 2015, de si es necesario el acuerdo de la Junta General o manifestación por el Órgano de Administración cuando no estamos ante la venta de un activo esencial. Pronunciándose la resolución en el sentido de determinar que no existe obligación legal de aportar un certificado del órgano social o manifestación expresa por el Órgano de Administración de la esencialidad o falta de la misma del bien objeto de negocio, si bien precisa que en su deber de velar por la adecuación a la legalidad de los actos y negocios que autoriza (el artículo 17 de la Ley del Notariado), el notario desplegará la diligencia investigadora que fuese pertinente, cobrando sentido la exigencia de certificación del órgano social o manifestación por el representante de la sociedad.

Por lo que podemos concluir, que aunque no es exigible la practicidad del certificado por el órgano social o la manifestación por el representante legal en cuanto a la inscripción del negocio jurídico podrá resultar de gran interés.

 

 

 

 
 
 

 

 

 
 
 
 
 
 
Nosotros  /  Nuestro Equipo  / Contacto 

copyright, 2016 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain - 
Tel.: + 34 91 858 75 55
info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal