La sucesión de empresas en las clínicas dentales

Publicado el viernes, 8 noviembre 2019

Rafael Osa Cazorla, Abogado de Proinda Consultores.

La transmisión de negocios o la utilización de locales donde se vinieran desarrollando actividades odontológicas pueden derivar en responsabilidades laborales tanto para el antiguo como para el nuevo empresario cuando concurren los factores que hacen posible que se produzca la llamada “sucesión de empresas”.

Rafael Osa Cazorla, Abogado de Proinda Consultores

Rafael Osa Cazorla, Abogado de Proinda Consultores

La “sucesión de empresas” tiene lugar cuando se realiza un cambio de titularidad, ya sea de la totalidad de la empresa o de un centro de trabajo, de manera que el elemento transmitido sigue manteniendo su propia identidad. Esa continuidad de la actividad por otro empresario se produce cuando el primer empresario cesa en su actividad, lo que puede suceder por jubilación del empresario, por compraventa de negocio o “traspaso”, o por el arrendamiento por otro empresario del local donde se venía desarrollando la actividad.

En actividades como las que desarrollan las clínicas dentales, en las que la actividad no solo descansa en la mano de obra,  sino que además, exige de instalaciones o importantes elementos materiales (maquinas, instrumental, etc.), aunque se produzca la continuidad de la actividad con un nuevo empleador y, este asuma un número significativo de empleados, solo se considera que hay sucesión de empresas cuando se transmiten también aquellos elementos materiales necesarios para el ejercicio de la actividad, es decir, existe “sucesión de empresas” cuando se produce un cambio de titularidad en una unidad productiva autónoma susceptible de afectación económica.

En lo que respecta a las clínicas dentales, los tribunales vienen entendiendo como indicios de una “sucesión de empresas”, entre otros, los siguientes; la transmisión del local, ejercer la actividad utilizando el mismo instrumental del anterior empresario, la transferencia de una parte cuantitativamente importante de la plantilla (por ejemplo; dos odontólogos de una plantilla de seis), o, el mantenimiento de clientela (mantenimiento del mismo número de teléfono de la anterior clínica, para que los clientes sigan llamando y, de esta forma, haya una continuidad de los antiguos clientes con la nueva clínica).

Cuando se produzca una sucesión de empresa por un cambio de titularidad en la clínica, esto puede acarrear consecuencias laborales, así como responsabilidades en materia de seguridad social, entre otras: el mantenimiento de los contratos laborales en las mismas condiciones que venían disfrutando los trabajadores con anterioridad al traspaso o la responsabilidad del nuevo titular de hacerse cargo de las deudas con la Seguridad Social del anterior propietario de la clínica.

Desde nuestra experiencia, indicamos siempre que es muy recomendable acudir a un experto para el asesoramiento ante cualquier modificación de la titularidad o “traspaso” de la clínica, con el fin de evitar futuras responsabilidades con los trabajadores y la Seguridad Social.

Sobre el autor
Redacción

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo