MARKETING

COMUNICACIÓN

INTERNET

FORMACIÓN

RRHH

PUBLISHING & EVENTS

DIRECTORIO

PORTADA

Noticias de Despachos

Operaciones

Vida Colegial Comunidad Legal Sistema Judicial Internacional
Arbitraje Mediación TIC Abogados Jóvenes Entrevistas Colaboraciones/Opinión Reportajes Agenda BLOGS LP emprende

José Ramón Moratalla Escudero - Marketing & Law - BLOGS de LP emprende

Marketing & Law

José Ramón Moratalla Escudero - @jrmoratalla

Las tasas judiciales de Schrödinger y otras paradojas

23 de FEBRERO de 2015

Estos días se han sucedido algunas noticias un tanto sorprendentes que evidencian el precario estado en el que se encuentra nuestra Justicia. Entre ellas cabe destacar el reconocimiento por parte del Ministerio de Justicia de su ignorancia sobre dónde han ido a parar los 500 millones de euros recaudados con las tasas judiciales. Y es que en el tema de las tasas judiciales todo pinta a que “hay gato encerrado”.

Y hablando de gato encerrado, este año se celebra el 80 aniversario de la publicación de uno de los trabajos teóricos fundamentales de la física cuántica, como fue el artículo "Die gegenwärtige Situation in der Quantenmechanik" (“La situación actual en la mecánica cuántica”) recogido en la revista Naturwissenschaften. Teoría conocida como el experimento del gato de Schrödinger o Paradoja de Schrödinger, debido a que fue su autor, el Nóbel de Física Erwin Schrödinger, quien la dio a conocer.

Se trata de un experimento concebido en el plano teórico en el que un gato encerrado en una caja, que no permite conocer nada de lo que ocurre en su interior, es sometido a una situación incontrolada de alto riesgo de muerte. El planteamiento de Schrödinger demuestra como en el mundo cuántico, el gato acaba vivo y muerto a la vez, y ambos estados son igual de reales. Ahora bien, en cambio, al abrir la caja, es cuando nosotros sólo podemos ver al animal en un único estado: o vivo o muerto. Siendo denominado esa etapa de tránsito de la realidad cuántica a nuestra realidad habitual o clásica, como “proceso de decoherencia” por la cual únicamente percibimos una única realidad: la clásica, es decir la que conocemos como mundo real.

Siguiendo ese mismo planteamiento del físico austriaco, de decoherencia también podríamos calificar el estado en el que nos hemos quedado al escuchar al actual Ministro de Justicia intentar justificar cómo esos fondos no se han aplicado a la justicia gratuita, a pesar de lo prometido por su antecesor en el cargo, y tal como así lo estipula la Ley de Tasas. A todo ello arguye que -al menos- dichos fondos han sido destinados a engrosar los recursos de la caja común. En definitiva, que como el gato de Schrödinger, los 500 millones estar están pero no sabemos cómo, si vivos o muertos, ni dónde, para ser destinados al fin para el cual fueron recaudados. Sin lugar a dudas nuestra Justicia se encuentra en pleno estado cuántico.

Ya en mi anterior post “El vicio de paripeismo en las reformas de Tasas Judiciales y de Justicia Gratuita” denunciaba la contradicción existente en la lectura del preámbulo de la Ley de Tasas, Ley 10/2012, de 20 de noviembre, por la que se regulan determinadas tasas en el ámbito de la Administración de Justicia y del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, EDL 2012/240441, cuando en el último párrafo del punto I de su Preámbulo dice: “la tasa aportará unos mayores recursos que permitirán una mejora en la financiación del sistema judicial y, en particular, de la asistencia jurídica gratuita, dentro del régimen general establecido en el artículo 27 de la Ley 47/2003, de 26 de noviembre, General Presupuestaria”, y ésta nuestra cruda realidad en la que –todo parece indicar que- hasta ahora ni un solo euro de lo recaudado se ha destinado al sostenimiento y financiación de dicho sistema.

Este caso plantea de nuevo la cuestión de determinar el valor jurídico de los preámbulos de las normas.

No quisiera, ni puedo extenderme en ahondar jurídicamente en este tema, pero sí quisiera recordar como esta cuestión ha sido y sigue siendo objeto de discusión en los tribunales. En este sentido baste señalar algunas sentencias del Tribunal Constitucional, en especial la del Pleno, dictada el 12 de noviembre de 1981, EDJ 1981/36, donde en su Fundamento Jurídico séptimo expone “los Preámbulos son un elemento a tener en cuenta en la interpretación de las leyes".

Como bien manifiesta Eneko Urrutia Sagardía, el preámbulo de una norma forma parte de la disposición, pese a que la jurisprudencia sostenga que el preámbulo no tiene valor normativo. Ahora bien, sí considero que cabría plantearse si ese carácter interpretativo que presenta el preámbulo se limita exclusivamente a la norma que lo acoge o si, en cambio, tiene una vis interpretationis erga omnes con respecto al resto del ordenamiento.

En este sentido traigo a la palestra otro fallo, también del Constitucional, si bien más reciente, como es la sentencia del Pleno con fecha de 6 de julio de 2006, EDJ 2006/93803, en la que sí parece reconocerse ese carácter de interpretación expansiva cuando en su Fundamento Jurídico octavo expresa: “Por su parte, en esta operación interpretativa habremos de partir de nuestro criterio, ya sentado, de que "cada norma singular no constituye un elemento aislado e incomunicado en el mundo del Derecho, sino que se integra en un ordenamiento jurídico determinado, en cuyo seno, y conforme a los principios generales que lo informan y sustentan, deben resolverse las antinomias y vacíos normativos, reales o aparentes, que de su articulado resulten". Sin lugar a dudas, convendrán conmigo que estamos ante un planteamiento interesante.

Bueno y para terminar, sólo citar que con respecto a esas otras noticias paradójicas que se han venido sucediendo en estos días, como son la de la desaparición en la Audiencia Nacional del sumario del borrado de los ordenadores de Bárcenas, y la denuncia social espontánea por muchos abogados a través de redes sociales, en especial Twitter, de los emplazamientos judiciales que en toda España se están realizando a más de tres años vista, dichas noticias evidencian –como anteriormente citaba- el estado de derribo de nuestra Justicia, nuestra “justicia cuántica”.

Cuántica o “cuéntica”, porque puestos a realizar paralelismos entre gatos famosos de nuestros cuentos  o comics y los errores en la forma de conducirse de nuestro Gobierno en materia de Justicia, podríamos citar las similitudes con la bravuconería del Gato con Botas, la despreocupación de Don Gato y su pandilla, la malevolencia de Catbert (tira cómica de Dilbert, by Scott Adams), lo increíble de Doraemon, la vagancia de Garfield, la inconsistencia del Gato de Cheshire (Alicia en el País de las Maravillas) la despreocupación de Isidoro, la inocencia de Pumbi, lo surrealista del Gato Felix, y –entre otras- la torpeza de Sylvestre (Piolín), Tom (Tom y Jerry) y Links (Pixie y Dixie).

En definitiva, ante tanto desaguisado hay mucho que explicar. “Si uno no puede explicar lo que ha estado haciendo, su trabajo carecerá de valor” (Erwin Schröeder).

 

[Nota: quisiera agradecer a Inés y Carlos, mis hijos, su inestimable ayuda a la hora de documentarme en personajes gatunos.]

 
 

 


Buscar en lawyerpress.com

 


Marketing & Law

José Ramón Moratalla Escudero

José Ramón Moratalla Escudero

Abogado Colegiado nº 98.477 del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, es miembro de ACIJUR, así como de la Red de Innovadores INFONOMÍA y de Networkingactivo.

En cuanto a su formación cabe destacar que es Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (1986-1991), habiendo sido becado durante la licenciatura por seis universidades españolas, cursando con posterioridad los master en Dirección de RRHH por el ISEE, y en Dirección de Marketing y Gestión Comercial (GESCO) por el ESIC, además de atesorar una amplia y valiosa formación continua de nivel executive en las áreas jurídica y de marketing, marketing online y contenidos digitales desarrollada entre otros centros de formación especializada, en IIR España, IDC, ESADE y CEF, principalmente.

Profesionalmente, cuenta en su haber con más de 15 años de experiencia en el área de Marketing en las principales empresas de los sectores editorial y de formación jurídica, habiendo desarrollado su carrera profesional, por este orden, en Wolters Kluwer, El Derecho Editores, Grupo Difusión, Grupo Editorial El Derecho y Quantor, y Ediciones Francis Lefebvre, desempeñando paulatinamente los cometidos de Gerente de Marketing, Comunicación y Relaciones Institucionales, Director de Marketing, Coordinador de Proyectos Especiales del departamento de Desarrollo de Negocio, y actualmente en el área de Estudios de Mercado del departamento de Desarrollo Editorial.

Autor de artículos jurídicos y de marketing cuenta con numerosas colaboraciones en medios impresos y digitales como La Gaceta de los Negocios en su suplemento Legal y Fiscal, las revistas Economist & Iuris, Inmueble, Ayuntamiento XXI, Bar & Restaurante, así como en los portales Microsoft, El Derecho, LawyerPress, etc… También ha sido subdirector de la revista Ayuntamiento XXI, asimismo coordinador y miembro de su Consejo Editorial.

Cuenta con cuenta en Twitter @JRMORATALLA, y perfil en las redes profesionales Linkedin y Xing. En el plano personal, casado y dos hijos, y tiene a bien lucir su condición de sisanteño (natural de Sisante).
 





 

 
 

Nosotros  /  Contacto  / MARKETING  / COMUNICACIÓN  / INTERNET  / DIRECTORIO DE BUFETES  / 

 

copyright, 2015 - Strong Element, S.L.  -  Peña Sacra 18  -  E-28260 Galapagar - Madrid  -  Spain -  Tel.: + 34 91 858 75 55  -  Fax: + 34 91 858 56 97   -   info@lawyerpress.com  -  www.lawyerpress.com - Aviso legal